publicidad
Coingreso de Estados Unidos

La primera guerra de planes de reforma migratoria

La primera guerra de planes de reforma migratoria

La reforma migratoria enfrenta dos tendencias irreconciliables en ambas cámaras del Congreso

Coingreso de Estados Unidos
Coingreso de Estados Unidos

Por Jorge Cancino - @cancino_jorge

Después de los ataques del 11-S y hasta la reelección del presidente George W. Bush en noviembre de 2005, no volvió a hablarse de reforma migratoria. Y cuando el Congreso lo hizo fue para debatir uno de los planes más severos hasta ahora aprobados por una de las cámaras.

Leer: La primera guerra de planes de reforma migratoria

El primer martes de noviembre del 2005 Bush ganó la elección con 274 votos electorales y 58,884,526 votos populares. Se convirtió en el primer presidente en la historia de Estados Unidos en ganar con mas del 50% de los votos, después de su padre.

Un mes después, el 15 de diciembre, la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley HR 4437 del congresista republicano James Sensenbrenner, que proponía:

  • Criminalizar la estadía indocumentada (una falta de carácter civil)
  • Deportar a los 12 millones de indocumentados (que había en ese momento)
  • Acelerar las deportaciones
  • Castigar a todos aquellos que de una u otra manera brindan ayuda a los indocumentados (cónyuges, familiares, amigos, abogados, religiosos, voluntarios, médicos, etc.)
  • Construir un doble muro en la frontera con México
  • Descalificar a los indocumentados para obtener una visa para trabajar temporalmente o imposibilitados de clasificar para una visa de inmigrante
  • Convertía a todos los agentes de policía del país en agentes federales del servicio de inmigración
  • Cualquier extranjero podía ser detenido por un policía para pedirle papeles de estadía legal. Si no lo hacían serían detenidos
  • Obligaba a los empleadores a verificar el estatus migratorio de sus empleados y enviar la información al DHS. Los infractores serían multados hasta con $25,000 dólares
publicidad


Teodoro Aguiluz, director ejecutivo del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN), en Houston, Texas, dijo en aquel entonces que la HR 4437 “dañaba a empresarios, contratistas, dueños de negocios, dueños de haciendas, de ranchos, de fabricas, de maquilas, abogados, familias, escuelas e instituciones, el alma de Estados Unidos”.

El discurso antiinmigrante que ha levantado olas de indignación. Univision

La otra cara

El 28 de marzo de 2006 el Senado aprobó un proyecto de ley de reforma migratoria patrocinado por los senadores Edward Kennedy (demócrata de Massachusetts) y John McCain (republicano de Arizona) que, a diferencia del plan de la Cámara, incluía una vía de legalización para millones de indocumentados.

El proyecto contó con el respaldo de la Casa Blanca de Bush, empresarios, organizaciones hispanas y el sector religioso.

El plan segmentaba a los indocumentados en tres grupos y a cada uno de ellos lo trataba de manera diferente:

  • Grupo 1. Lo integraban indocumentados que llevaban cinco años o más en Estados Unidos. Accederían a una residencia temporal de seis años y luego a la residencia permanente. Once años más tarde podrían solicitar la ciudadanía. Se beneficiarían 7.8 millones.
  • Grupo 2. Lo integraban indocumentados que llevaban más de dos años y menos de cinco en el país. Deberían registrarse en un puesto fronterizo y calificarían para un permiso temporal de trabajo hasta que cumplan cinco años de estadía. Cumplidos cinco años, debían cumplir con los requisitos del Grupo 1. Se beneficiarían 3.5 millones.
  • Grupo 3. Lo integraban indocumentados que llevaban menos de dos años en Estados Unidos (contados a partir de una fecha determinada por el Senado). No calificarían paran ningún tipo de beneficio y deberían irse del país. Afectaría a 1.4 millones.
publicidad


Para calificar y regularizar sus permanencias, los indocumentados debían:

  • Llevar tiempo en el país
  • Pagar una multa de $2,500 dólares
  • Hablar inglés
  • Tener un trabajo fijo
  • No tener antecedentes criminales
  • Estar al día con el pago de impuestos

El proyecto agregaba:

  • Construir un muro de 595 kilómetros en la frontera con México
  • Contratar hasta 4,000 nuevos agentes para la Patrulla Fronteriza
  • Contratar y enviar 2,500 nuevos inspectores adicionales a los puertos de entrada
  • Aumentaba el número de centros de detención de inmigrantes
La huella latina en Estados Unidos Univision

Tras la aprobación del proyecto de ley del Senado, el liderazgo republicano de la época convocó al Comité de Conferencia para armonizar ambos proyectos. Pero la primera semana de junio el llamado fue clausurado bajo el argumento de la seguridad nacional de Estados Unidos.

Ambos proyectos de ley dibujaron los extremos de las posturas migratorias en el Congreso. Ninguno de los bandos ha conseguido el apoyo suficiente para aprobarlas simultáneamente.

Para convertir uno de estos proyectos en ley se necesitan como mínimo 218 (de los 435) votos en la Cámara de Representantes y 60 (de los 100) en el Senado.

Desde 2013 rige de palabra en la Cámara la denominada Regla Hastert, que sólo permite llevar al pleno proyectos de ley que cuenten con el respaldo de la mayoría de la mayoría. Los republicanos cuentan actualmente con 246 asientos y los demócratas con 188.

publicidad

Notas relacionadas:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad