null: nullpx
Cargando Video...

Nosotros Los Guapos Capítulo 13

Univision29 Sep 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

vítor: a ver, espérame tantito,

parece que--

pensé que traías audífonos

y estabas escuchando

otra canción.

>> claro que no, vítor.

vítor: ah, estamos

escuchando la misma.

no bailas mal, bailas diferente.

si quieres,

mejor vamos a sentarnos.

>> ya te vi, ¿eh?

vítor: ¿a quién le está

hablando tu amiga?

porque siento que nos está

viendo a los dos

al mismo tiempo.

>> con tu marido no te ves

tan animada.

vítor: ¿eres casada?

>> sí, pero es bien aburrido

y ni sabe bailar

y está de viaje.

vítor: no, pues si está de viaje

no lo vamos a extrañar.

siéntate.

oye, y dime--

>> ay, allá me siento

bien solita.

vítor: ah, sí, qué bueno.

sí, pásale, siéntate.

oye, ¿no sientes como que aquí

como que sobra alguien?

>> ay, no.

berta y yo somos inseparables.

nunca estamos separadas.

berta: nunca.

vítor: qué bien, sí.

es que ¿qué onda tu amiga?

se te pega para todos lados.

y aunque está volteada

para allá, siento

como que nos sigue viendo.

>> ay, pero qué bárbaro.

vítor: oye, ¿y por qué siempre

andas con ella?

ya sé, eres la clásica que tiene

a su amiga fea para sentirse

bien bonita.

>> claro que no.

vítor: claro que sí.

así le hago yo.

yo también tengo a mi amigo feo,

se llama albertano.

>> ¿y dónde está?

vítor: pues ahorita está

en la casa porque

ni modo de traerlo,

era una cita, a solas,

entonces, ¿para qué traer

a alguien que nos está haciendo

mal tercio?

berta: ya regresé.

vítor: ah, qué bueno,

ya te extrañamos.

>> oye, ¿por qué no invitas

a berta?

porque ella nunca baila

con nadie.

vítor: ¿quieres bailar, berta?

berta: sí.

vítor: ¿sí?

berta: sí.

no, pues ahora sí

que ya bailó berta.

berta: vamos.

albertano: bueno, ultimadamente,

¿yo para qué necesito al vítor

si tengo indiscriminadamente

quién sabe cuántas películas

y series y canales en mi sistema

de cable?

mira, mira.

natacha: ¿para qué quieres

tanto cable si nada más

ve el canal dos?

albertano: pues es

el de las estrellas.

natacha: oiga, jefito,

ahí está su lechita de fresa

y también le traje

una galletita bien sabrosa

para que se me anime.

albertano: natacha.

natacha: ¿qué pasó?

albertano: ¿tú nunca me vas

a abandonar, verdad?

natacha: no, jefito.

albertano: porque el que se hace

llamar a sí mismo mi amigo,

conoce una chava en el internet

y, órale, vámonos y...

y me abandona y, chale,

no manches, no lo puedo creer.

no lo puedo creer, natacha.

¿por qué me hace esto?

o sea, no cabe duda que

las lángaras son la perdición

de los hombres.

ya me lo decía mi jefa.

natacha: ¿lo de las lángaras?

albertano: no.

que no me juntara con el vítor.

natacha: ay, mire,

ya de una vez, no estamos

centrados en materia,

como quien dice.

le quiero decir algo.

lo digo con ternura, ¿eh?

lo que pasa es que se rumora,

¿verdad?

se dice, ya ve cómo es la gente

de habladora.

¿verdad?

albertano: ¿qué?

natacha: ahí voy, ahí voy.

aquí en el edificio

y en todas partes,

así, en sus enredos sociales

y en todos lados,

se dice que el jefito vítor

y usted son, este,

pues algo más que amigos.

albertano: bueno,

es que es cierto,

el vítor y yo somos algo

más que amigos.

natacha: ah, caray.

está bien, qué bonita

su diversidad.

yo ya soy moderna nomás.

albertano: natacha,

lo que me quiero dar a decir

es que el vítor es mi carnal.

somos hermanos.

natacha: ah, ya.

bueno, pero ya está.

son hermanos, no siameses,

jefito, por favor.

no sea codependiente.

albertano: mira, ahí está.

natacha: por eso,

dese su lugar, dese a querer

para que lo extrañe.

albertano: pero ¿ya ves quién es

el que busca a quién?

natacha: yo se lo estoy

diciendo, piénselo.

dese su lugar.

albertano: no, no le voy

a contestar.

no quiero que piense que es

indispensable en mi vida.

natacha: está bueno.

un día a la vez.

solo por hoy.

albertano: sí, por hoy.

ah, no, ya sonó varias veces.

si es una emergencia,

no, pobrecito.

¿qué pasó, vítor?

¿qué quieres?

vítor: carnal, vente para acá.

te conseguí una chava,

está bien guapa.

albertano: no, no, no,

ahorita no puedo porque--

no, vítor, así no es.

mira, ¿sabes qué?

necesito un espacio, ¿cómo ves?

vítor: como quieras, carnal.

ahora sí, si no quieres venir,

es tu perro y tú lo bañas.

pero si te animas,

estamos en el club bamba.

ya les di una foto tuya, carnal,

y dicen que estás bien guapo.

albertano: no--

vítor: ¿todo bien?

¿qué pasó, albertano?

albertano: estoy bien,

estoy bien.

bueno, sí, voy corriendo

para allá.

híjole, no es lo que parece,

luego te explico.

necesita trabajar

su codependencia.

[música]

[música]

nacho: a poco crees que los

inquilinos de este edificio,

que son tan fifís, van a querer

comprar tus tamales, cuca.

cuca: les van a encantar.

van a ser tamales gourmet.

nacho: sí, pero nada más

porque los estás haciendo

de caviar, de langosta

y de queso gruyere,

¿crees que son gourmet?

es como si el vítor

y el albertano

dejaran de ser nacos

nada más porque tienen feria,

no.

natacha: ¿qué húbole?

¿qué me cuenta la pareja

millenial del momento?

nacho: millenial, no.

está bien que sea yo tragaño,

pero no me digas millenial.

natacha: no, digo pareja

millenial porque juntos

sí le andan pegando

al milagrito de años.

ah, se los dije con ternura.

cuca: ya no te juntes tanto

con esos dos.

te están pegando lo naco

y lo mamila, ¿eh?

natacha: oh, pues.

¿y a qué debemos el milagro

de que esté cocinando,

doña cuquita?

cuca: estoy preparando tamales

para vender.

natacha: ah, está bien.

no invente, doña cuca.

cuca: ¿eh?

natacha: ¿a poco con

la langosta, con el caviar,

con la carne y con el gruyere

piensa hacer los tamales?

no le haga.

cuca: por supuesto.

van a ser tamales gourmet.

natacha: oiga, pero ¿sí sabe

lo que cuesta esta comida?

yo me voy a ver en la penosa

necesidad de reportarla

con los jefazos.

cuca: claro que sí lo que cuesta

lo finolis.

y a ese precio voy a dar

los tamales.

los voy a vender aquí,

en este edificio.

natacha: doña cuca, qué bárbara.

de veras,

le deben toda la renta,

van y le atracan el refri.

cuca: ellos también atracaban

en mío cuando eran pobres.

nacho: sí, y no

les decíamos nada, ¿verdad?

cuca: no, para nada.

natacha: no me parece.

cuca: andale, natacha, ven.

no les digas nada y te doy

una comisión de las ventas.

natacha: ah, qué bonita.

no, qué bonita.

eso se llama corrupción

aquí y en china, doña cuca.

y si algo aprendí en el

honorable cuerpo de policía

es que jamás, nunca,

bajo ninguna circunstancia,

rechazar una generosa mordida.

así que el 20%

de las ventas netas.

¿qué húbole?

cuca: ya vas.

albertano: disculpe usted.

vítor, vítor.

vítor: qué bueno que llegaste.

bueno, te presento.

albertano: ¿sí te dijo

que estaba bien guapo?

vítor: está muerta de amor

por ti desde que vio tu foto.

albertano: fíjate, fíjate.

hola, yo soy albertano.

albertano santa--

maría madre de dios.

vítor, dijiste que estaba

bien guapa.

¿la atropelló un carro o qué?

vítor: es que si te decía la

verdad, no ibas a querer venir.

albertano: ¿y así, entonces?

así son.

vítor: ayúdame, albertano,

ándale.

mira, berta, te presento

a albertano.

albertano, ella es berta.

me cae que están hechos

el uno para el otro.

fija.

berta: vamos a bailar.

albertano: este, ¿cómo se llama?

híjole, ¿qué te cuento?

no, no puedo bailar

porque conociendo

lo de mi coxis.

berta: ah, bueno,

pues si no puedes bailar,

podemos hacer

lo que hacen ellos.

albertano: ellos, ¿quiénes?

berta: ellos.

albertano: ay, no,

mejor sí vamos a bailar.

berta: bueno, como quieras.

vente.

albertano: esta no

se baila juntos.

ya, ya.

ya, con esto, ya,

tampoco hay que ser--

siéntate, ya.

berta: es como que bailas

bien raro.

albertano: ¿y ahora

por qué raro?

¿raro qué o qué?

berta: todo el tiempo

me estuviste dando la espalda.

albertano: ah, es porque

te estaba haciendo yo el perreo.

berta: ay, pero no estabas

moviendo tus pompis.

albertano: porque no te digo que

es lo malo de mi coxis.

vítor: bueno, pues ya.

¿de aquí a dónde o qué?

berta: sí, ¿adónde?

albertano: no, ¿cómo que adónde?

pues cada quien ya para su casa,

¿no?

vítor: ay, carnal,

no seas aguado.

¿cómo que cada quién

para su casa?

¿quién te hizo mala cara o qué?

albertano: no, más bien

a la que le hicieron

mal su carita es a bertita, ¿no?

pobrecita.

>> ya, vamos a mi casa.

vítor: ah, pues sí, total

tu marido ni está, ¿verdad?

albertano: ¿qué?

vamos, que siga el bailable,

aquí no ha pasado nada.

vamos.

vítor, ¿sí me permites tantito,

por favor?

vítor: ¿qué pasó, carnal?

albertano: carnal, ¿estás

saliendo con una chava casada?

vítor: sí.

sí, carnal, ¿qué tiene o qué?

albertano: ¿estás loco

o qué te pasa?

¿que no conoces el mandamiento

de "no pedalearás la bicicleta

del prójimo"?

vítor: sí, carnal,

sí lo conozco.

pero ¿tú no conoces aquel

mandamiento que dice "si a esa

bicicleta le falta su aceitada,

hay que ayudar a su prójimo"?

vámonos.

albertano: orale, ya.

pues ya, vámonos.

con tantos animales,

esta casa se me figura

como la casa del nacho.

vítor: ¿del nacho?

albertano: del

national geographic.

vítor: ya.

albertano: está como tenebroso,

¿no?

a mí no me gustan

este tipo de cabezas colgadas

porque se me figura que en algún

momento van a empezar a mover

sus ojos.

a ver.

[mugido]

vítor, ¿oíste eso?

vítor: sí, carnal,

es que yo hice ese sonido.

mira.

[muge]

ya.

>> fiesta, fiesta,

qué linda la fiesta.

vítor: mira qué bonito.

qué bonito servicio.

oye, está bien bonita la casa.

de veras que qué buen gusto

tiene tu marido.

>> ay, ¿cómo no va a tener

buen gusto si soy su esposa?

vítor: pues eso ya lo sé.

¿y sabes qué es lo que más

también me gusta?

que tu marido ya está

acostumbrado a los cuernos.

>> le encanta la cacería.

de hecho, ahorita está en safari

en africa.

vítor: ah, ¿sí?

haz para allá tu perro

porque me da miedo.

albertano: se ve que a tu marido

también le gustan las armas

de alto calibre, ¿verdad?

[grita]

avisa.

deberías de colgarte

un cascabel.

oye, ¿a qué se dedica tu marido

o qué?

>> es general del ejército.

albertano: ¿qué?

vítor.

¿ya escuchaste a quién le estás

pedaleando su bicicleta?

vítor: pues ¿qué tiene?

ahorita el susodicho está

en africa cazando leones,

elefantes y pinguinos.

berta: ay, en africa

ni hay pinguinos.

vítor: ¿cómo que no?

¿que no viste la película

de madagascar?

miguel: amor.

¿estás ahí?

>> es miguel.

vítor: por favor, dime

que miguel es tu chofer,

tu guarura o tu jardinero.

>> es mi esposo.

>> maldita sea.

¿cómo van a hacerme

cancelar las reservaciones?

icon las ganas que tengo

de disparar!

berta: y viene con mi papá.

albertano: ¿qué?

vámonos, vámonos.

quítate, quítate.

>> váyanse.

>> hija.

berta: papá.

albertano: yo no tengo

nada que temer,

ni siquiera la he tocado.

es más, ni me gusta.

berta: papá.

miguel: ¿quién eres?

[música]

[música]

>> ¿de qué tiene?

cuca: tenemos de caviar,

de langosta y de queso

gruyer con rajas.

>> súper.

pues deme uno de cada uno

y de caviar que sean dos,

por favor.

nacho: ¿no quiere llevarse

un librito de champurrado,

es mi receta especial.

¿sabe usted?

tiene guisqui--

>> ¿qué pasó, qué pasó,

qué pasó, señora?

no puede vender aquí.

el reglamento interno

del condominio prohíbe

el comercio en áreas comunes.

cuca: nachito, dale

sus croquetas al rottweiler.

nacho: bien, amigo, es un

pequeño donativo de parte

de tamales doña cuca sa.

>> muchas gracias, don.

pero le advierto que el humo

puede activar la alarma

contra incendios

y ahí yo ya no puedo hacer nada.

nacho: suavecito, suavecito.

aquí no va a pasar nada.

ya, ya circulando.

>> ¿esos son los míos?

miguel: responde, tarado,

¿quién eres?

>> el es mi estilista.

vítor: sí, soy su estilista.

miguel: ¿y este otro menso, qué?

>> el es el novio

de mi estilista.

berta: a poco.

albertano: ¿por qué todo

el mundo piensa que el vítor

y yo somos novios?

miguel: ¿cómo dices?

albertano: digo que el vítor

y yo somos novios.

nos queremos y sentimos

mutuo amor profundo.

y con eso ya ganamos

lo más grande de este mundo.

¿verdad, mi amor?

vítor: sí, mi vida.

digo, sí, mi vida.

>> vítor y él,

aparte de ser novios,

son socios en una estética.

>> no lo creo.

esos dos se ven muy machos.

berta: [llora]

>> ¿y por qué lloras, hija?

berta: es que este idiota

me dijo que estoy bien fea.

>> ¿este idiota te dijo--?

albertano: no, no, no, no.

a ver, a ver, a ver.

vamos a aclarar las cosas.

yo jamás dije que fuera fea.

híjole, aparte de todo

eres bien cizañera.

yo lo que dije es

que no me gustaba.

y claro, ¿cómo me va a gustar

si a mí me gustan los varones?

¿sí o no?

eso es una cosa más distinta.

yo no tengo nada

contra la gente fea.

al contrario, me gusta el vítor.

vítor: en la casa,

cuando llegues,

vamos a platicar, mi amor.

>> pues yo no sé tú, compadre,

pero yo no me trago esto

de que estos dos sean gays

y que sean pareja.

vítor: no, no, sí somos pareja,

¿verdad, gordo?

albertano: está bien que seamos

novios, pero te voy a pedir

que me digas baby,

dime como quieras,

pero no me digas gordo,

mi amor, porque me afecta

mi autoestima.

vítor: está bien, baby.

miguel: a ver, si es cierto

que son pareja, bésense.

vítor: ¿qué?

qué asco, no, yo no voy

a besar al vítor

porque hoy no se ha lavado

sus dientes.

¿sí o no?

vítor: sí, no me gusta besarlo

así porque le última vez le pasé

un cilantro y está gacho,

la verdad.

o sea, además ahorita nosotros

somos novios de manitas sudadas,

nos estamos conociendo,

¿verdad, mi amor?

albertano: sí, lo que pasa es

que mire, ¿cómo explicarle?

yo soy hijo de familia

y el vítor no ha querido ir

a hablar con mi jefa

pues para ver qué intenciones

tiene para conmigo.

vítor: sí, pero ¿para qué voy a

ir a hablar con esa vieja bruja

si siempre está de malas?

albertano: ¿en serio?

vítor: sí.

albertano: en serio, vítor,

¿le estás diciendo vieja bruja

a mi jefa?

vítor: ay, pues si tanto

la defiendes,

vete a vivir a su casa.

albertano: pues sí me voy

a ir a vivir--

miguel: iya!

así que son gays

y además son estilistas.

pues aquí mi compadre y yo

necesitamos un corte de pelo.

córtenos el pelo.

[alarma de incendios]

>> aquí es el humo.

cuca: ya se acabaron

los de caviar

y los de langosta.

nacho: vamos a ser millonarios.

>> hijitos, aguas.

les dije que aguas, hijitos.

natacha: bueno, pues ya se bañó,

don nacho.

yo creo que desde el bautizo no

le caía el aguita encima.

ah, con ternura.

cuca: ¿qué le hiciste al dinero

de las ventas, natacha?

[estornuda]

natacha: salud.

lo puse a secar ahí,

en el tendedero del balcón.

estaba bien mojadísimo.

nacho: no, hombre,

ahora sí nos cae la policía

porque creen que estamos

lavando dinero.

cuca: ay, hija,

cierra la ventana.

está entrando el chiflete,

está el aire muy fuerte.

natacha: está re fuerte.

en la torre, mi coronel.

don nacho, doña cuca,

vengan pronto.

cuca: ¿qué?

natacha: rápido, apúrense.

cuca: espérate, hombre.

estamos dolidos.

nacho: qué frío.

cuca: ¿qué pasó?

natacha: les tengo dos noticias,

una buena y una mala.

la mala es que el viento

se llevó todas las ganancias.

cuca: ¿y la buena?

natacha: pues que van a hacer

feliz a mucha gente

porque van a pensar que les está

lloviendo dinero del cielo.

mira ese niño, qué feliz va.

nacho: chamaco,

deja ese billete ahí.

vítor: no manches, carnal.

lo bueno es que alguna vez

trabajamos en una veterinaria

cortándole el pelo a los perros.

miguel: ¿qué dicen?

vítor: no, que somos bien perros

para cortar el pelo.

sí, miren.

albertano: ¿cómo ve, don?

>> ¿qué le hiciste a mi cabello,

estúpido?

albertano: ¿qué tiene?

quedó bien bonito.

una vez le corté así su pelito

al kikin y le gustó.

>> ah, ¿le cortabas

el cabello al kikin fonseca?

albertano: no, no, ¿cómo cree?

no, el kikin es freispul

al que le corté una vez

su pelito.

miguel: ahora sí se las ganaron.

Cargando Playlist...