null: nullpx
Cargando Video...

El Corazón Nunca Se Equivoca Capítulo 1

Univision14 Ago 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

polita: cuando eres mamá,

no dejas de aprender todos

los días.

pancho: desde que nacen,

no vuelves a dormir tranquilo.

pero ellos valen cada desvelo.

elsa: a veces, conocer

a tus hijos es...

muy complicado.

olegario: no es fácil aceptar

que algún día se tendrán que ir.

>> y cuando tienes tres,

la vida no te alcanza.

pero, con amor, logras

sacarlos adelante.

ubaldo: puedes ser su amigo,

pero necesitas ponerles límites.

aristóteles: queremos crecer,

independizarnos de nuestros

papás, pero siempre

necesitaremos sus abrazos.

temo: y sus consejos.

aunque tenemos que aprender

a cuidarnos solos.

carlota: yo necesito a mi mamá

más de lo que lo acepto.

diego: y yo sé que mi papá

quisiera que yo fuera diferente.

soledad: ¿cómo sabes si tus

hijos son realmente felices?

dora: a mí me hubiera gustado

ver crecer a un hijo.

nora: yo me quedé solterona.

pancho: el problema es

que los hijos crecen demasiado

rápido.

¿o no?

polita: un día son bebés

que cargas cerquita de tu

corazón.

y, después, tienes que dejarlos

volar.

[ronquidos]

aris.

imi aris!

pancho ya va a llegar

por nosotros.

a ver, despiértate, ándale.

aristóteles: cinco minutos más.

polita: qué cinco minutos más

ni qué nada.

ya, ya, aristóteles, ya.

es tardísimo.

te he dicho que el piso

no es lugar para la ropa.

aristóteles: ay, ¿por qué?

polita: ve nada más.

mira.

la hora.

aristóteles: no, ma, a ver,

¿por qué no me despertaste

desde antes?

polita: te dije que no te

desvelaras, ¿y qué me

contestaste?

aristóteles: que ya no soy

un niño.

polita: ¿estás seguro que estás

listo para vivir solo?

pancho: ¿estás nervioso, hijo?

andale, despepita.

no todos los días te vas a vivir

a la ciudad de méxico.

temo: [ríe]

pancho: [ríe]

¿y ahora qué andas viendo?

temo: no, nada.

pancho: nada.

iya estuvo, ya! ¿no?

temo: ipa!

pancho: es la única manera

que reaccionas.

te la vives todo el día.

ojalá se te hubiera

descompuesto.

todo el día te la vives

ahí, metido en el celular.

es tu último día en oaxaca.

el último.

apaga ese aparato un rato.

andale.

temo: tienes razón, pancho.

perdón.

te voy a extrañar mucho,

pa pancho.

pancho: yo más.

y, si vas a usar ese celular,

que sea para hablarme

todos los días.

temo: sí, papá.

pancho: ven acá.

elsa: ah, carlota.

hace mucho que no venías

a esta casa, hija.

carlota: ya sé.

la verdad, solo vine

por mi hermano.

elsa: ¿cómo estás, mi amor?

hice el desayuno que tanto

te gusta.

ya está en la mesa.

¿quieres pasar?

carlota: gracias, ya comí

en mi casa.

elsa: carlota, esta es

tu verdadera casa.

tu recámara sigue intacta,

esperándote.

carlota: pero yo no quiero vivir

contigo, mamá.

olegario: hola, hola.

perdón, estaba estacionando

la moto.

elsa: olegario, no sabía

que ibas a venir.

olegario: obviamente sí, elsa.

de hecho, yo pasé por carlota.

elsa: ¿y la subiste en tu moto

con un solo casco?

olegario: elsa, elsa, elsa,

cálmate.

no te preocupes.

lo utilizó.

ya sabes que yo tengo

la cabeza dura.

elsa: sí, ya sé.

olegario: además...

no podía faltar a un evento

de nuestro hijo.

carlota: lo que yo no entiendo

es por qué hacer esto

dos años después, mamá.

¿para intentar tapar tu culpa?

elsa: ¿hasta cuándo vas a dejar

de culparme, carlota?

yo no provoqué que andrés se--

carlota: se suicidara.

hay que atrevernos a decirlo.

mi hermano se suicidó.

ubaldo: diego, dime una cosa.

¿estás seguro que...?

¿que estás listo para irte

de la casa?

diego: sí, y creo que me va a ir

bien.

también quiero que este tiempo

les sirva a mi mamá y a ti

para llevarse mejor.

porque... tú todavía amas

a mi mamá, ¿verdad?

ubaldo: por supuesto, hijo.

todos los matrimonios tienen

subidas y bajadas.

y nos vamos a recuperar.

ubaldo ortega te cumple

de corazón.

[vítores]

dora: estoy segura que nuestro

hermano va a ser el siguiente

jefe de gobierno.

nora: así lo creo, hermana.

soledad: pues eso espero.

si no, va a estar de muy mal

humor.

dora: ese tono no me gusta,

cuñada.

¿qué, siguen las cosas mal

entre ustedes?

soledad: lo importante es

que diego esté bien.

se los encargo mucho.

dora: haremos lo posible.

ubaldo: ah, aquí están.

tenemos que llegar a lo de elsa,

soledad.

ya deja eso.

dora: tu campaña va muy bien,

uba.

hoy me siento muy orgullosa

de ti.

ubaldo: [ríe]

al final, todo es por mi ciudad

y mi familia, hermana.

ustedes son mi motor.

soledad: un pequeño detalle,

amiga, para entender que,

a pesar de los dolores,

tu vida tiene que seguir

en pie.

elsa: gracias.

dora: desgraciadamente,

la muerte es parte de la vida.

nora: y siempre vamos a estar

aquí nosotras para sostenerte.

elsa: gracias por estar siempre,

amigas.

una madre siempre se tiene

que preocupar por sus hijos.

y tal vez ese fue mi error

más grave, no poner atención

a las señales que andrés,

mi hijo, nos estaba dando.

hijo, quiero decirte que no hay

un solo día que no piense en ti.

todos los días te recuerdo

y me duele mucho

no tenerte a mi lado.

extraño tu voz, tu risa,

tus besos.

[solloza]

y las tardes en familia,

donde el tiempo se detenía

y éramos tan felices.

siempre vas a estar

en nuestros corazones, amor.

[solloza]

nunca he sido una madre

perfecta, la que ustedes

hubieran querido tener,

pero esta es la que soy.

la que siempre los ha amado.

aristóteles: está muy padre,

¿no creen?

todos: [ríen]

pancho: simón, ya llegaron

a la roma de cuarón.

todos: [ríen]

temo: bueno, esperemos

que nuestra "roomie" sea

igual de padre.

aristóteles: sí.

polita: me gusta.

la privada está bonita,

la cuadra está tranquila.

vamos bien, chavos.

pancho: [ríe]

dora: no llegaron a tiempo.

y se me hace tarde para ir

a misa.

temo: ustedes son las tías

de diego, ¿no?

pancho: mucho gusto,

señora nora.

ah, dora.

señora dora, nora.

[ríe]

bueno, voy a despepitar.

lo que pasa es que le pedí

un consejo al papá de diegochas

popochas, y él me dijo

que podían rentar aquí.

nora: bueno, yo creo que primero

debemos decirles bienvenidos.

yo soy nora, y mi hermana es

dora.

toda una rima.

pancho: [ríe]

dora: ¿y qué, él es tu hermano?

no sabía que había más lópez.

aristóteles: eh...

polita: no, no son hermanos.

pancho: aristóteles y mi hijo

temo son novios.

dora: qué barbaridad.

esta colonia cada vez

se infesta más de... confundidos

como ustedes.

polita: perdón, señora,

ellos no están confundidos

para nada.

dora: ¿y usted qué es,

su abogada o cómo?

polita: no, soy su mamá.

y como la mamá de temo también.

dora: ay, pues qué bueno

que los padres estén

de testigos.

porque les exijo que no

conviertan esta privada

en un lugar de perdición.

o yo misma los saco.

ambos: iamigo!

ubaldo: no sabía que ibas

a acompañar a temo, pancho.

diego: ¿qué hubo?

pancho: polita y yo decidimos

estar con ojo de chícharo.

ubaldo: temo, estás enorme.

qué gusto verte.

temo: igualmente, señor.

le presento a aristóteles.

aristóteles: ¿qué tal?

ubaldo: mucho gusto,

aristóteles.

aristóteles: hola.

ubaldo: diego me ha contado

mucho de él.

aristóteles: y... ¿y esas

maletas?

diego: voy a vivir con ustedes,

voy a ser su roomie.

pancho: ay, no más...

[ríe]

¿en serio?

ubaldo: sí.

aristóteles: no sabía que diego

iba a vivir aquí.

diego: pancho me dijo

que estaban buscando dónde

vivir, y yo me sé toda

la ciudad.

es una gran idea, ¿no?

aristóteles: mira, la neta,

no creo que funcionemos viviendo

juntos.

diego: no seas pesimista,

enojostóteles.

¿prefieres que viva con ustedes

un superdesconocido?

carlota: hola.

por lo visto, ya estamos

completos.

este va a ser el hogar

de los cuatro.

quiero que se sientan cómodos

y libres aquí.

aunque no podemos evitar

las reglas.

y, claro, el pago puntual

de la renta, por favor.

pancho: espero que nos veamos

muy pronto.

temo: yo también, pa pancho.

solo es un hasta luego.

pancho: les pido que se cuiden

mucho, hijo.

yo sé que son muy valientes,

pero no busquen peligros,

por favor.

me quedo un poco más tranquilos

porque va a haber gente

que los cuide.

temo: y aristóteles y yo

nos vamos a cuidar, pa pancho.

pancho: están en una gran

ciudad.

no olviden quiénes son.

no olvides tus valores,

sus valores.

sé que vas a llegar muy lejos,

mi temo.

y cualquier cosa, lo que

necesites, recuerda que tienes

un papá que daría la vida

por ti y que te ama

con toda su alma.

temo: yo también te amo,

pa pancho.

hoy...

y siempre.

suegrita...

ya la está esperando

mi pa pancho.

polita: mi aris, mi temo,

ya no puedo guardar más esto.

aristóteles: ¿qué pasa, ma?

polita: es que no puedo dejar

que estén ustedes dos ahí

solitos.

yo también voy a vivir aquí.

yo sé que así no era su plan

original, hijo, y que necesitan

su independencia, pero te pido

que te pongas en mi lugar.

aristóteles: ma, es que yo

te pido que te pongas tú

en mi lugar.

ya estoy grande, me sé cuidar

solo.

mira, la idea era que temo y yo

empezáramos una nueva etapa

los dos, solos.

para enfrentarnos

contra el mundo.

polita: y van a tener

su espacio.

yo no pretendo vivir

en su depa.

hijo, sabes que mi mamá

me abandonó y tuve que--

que salirme a la calle.

yo no quiero que a ustedes

les pase lo mismo.

aristóteles: neta, gracias.

pero... ¿no crees

que tenemos que aprender

a resolver nuestros problemas?

o sea, necesito crecer.

polita: yo también tengo

mis propios planes para crecer

aquí, para seguir

como tu mánager.

porque creo que la familia debe

estar lo más cerca posible,

siempre.

temo: y... ¿ya saben en dónde

van a vivir, suegrita?

¿un lugar para rentar

encontraron?

[suena timbre]

yo voy.

eduardo: arqui.

¿cómo estás?

diego: andrés tenía problemas

cañón de depresión, carlota.

eso es algo muy complicado.

era muy difícil saber qué iba

a hacer con su vida.

aristóteles: ¿qué? ¿cómo que van

a vivir en la misma privada,

mamá?

eduardo: encontré un

departamento aquí junto

para vivir lo más cerca

de ustedes.

polita: solo seremos como

vecinos a los que pueden ir

a tocarle si necesitan algo.

eduardo: claro, y, técnicamente,

no estaremos pegados a ustedes.

nuestra casa está más

hacia el fondo.

polita: si les molesta mucho,

podemos buscar otro lugar.

aristóteles: no, no, no, no.

a ver, a ver, a ver, no...

no, eh, de todos modos,

la familia tiene que estar

unida, bien unida.

eduardo: les aseguro que somos

muy buenos inquilinos, señora.

dora: pues, eso espero.

porque no me dan confianza

las relaciones de mujeres

grandes con hombres más jóvenes.

y encima con un hijo

que encima resulta que tiene

novio, con o.

polita: nosotros venimos

en son de paz, doña dura.

dora: dora, también con o,

de orden.

no dura.

polita: es que resulta

muy inma-dura, ¿no, señora?

nora: ay, yo les aseguro

que, debajo de toda la dureza

de mi hermana, hay un buen

corazón.

y, aunque no lo parezca,

está ahí latiendo.

bum, bum.

hemos tardado mucho en rentar

este departamento, hermana.

y mira nada más esta criatura

tan hermosa.

hola.

[ríe]

esta privada necesita

la alegría de los niños, ¿no?

dora: pueden quedarse.

aunque con la misma advertencia

que a su hijo: respeto total

a las reglas...

y los códigos de la decencia.

temo: acá está.

aristóteles: compuse

una nueva canción.

para que, si nos sentimos mal,

la cantemos.

y sepamos que todo está bien.

[suspira]

temo: por eso voy a cantar

contigo para toda la vida.

aristóteles: [toca piano]

♪ si rio es por ti

si sueño es por ti

si tengo mi norte en el sur

es por ti

porque cuando te acercas

de nuevo

yo me voy de bajada sin freno ♪

diego: la neta es que...

necesito encontrar

un verdadero hogar,

donde pueda ser libre y feliz.

las cosas con mi familia

no están bien.

carlota: la verdad es

que yo necesito lo mismo.

mi familia también está

de cabeza.

y, si nosotros no nos ayudamos,

¿quién lo va a hacer?

diego: quién quita y un día

todos podamos ser grandes

amigos.

temo: algo así como...

una familia elegida.

todos: [ríen]

carlota: vas.

abrazo, comparto, sí.

sí, tienes que.

todos: [ríen]

aristóteles: [gruñe]

mi cabeza.

[música]

[música]

nora: [solloza]

"te amo sin importar lo que diga

el mundo, porque tú eres

mi mundo".

[bebé balbucea]

diego: no me gusta venir

a los eventos de mi papá, ma.

soledad: a mí tampoco me gusta

la idea, mi amor, pero tu padre

está en un momento

muy importante y tenemos

que apoyarlo.

diego: sí, es que una cosa

es apoyarlo y otra cosa es

fingir ante toda la sociedad

que somos la familia perfecta.

[vítores]

gente: iubaldo, ubaldo!

♪ ubaldo, ubaldo, ubaldo ♪

♪ ubaldo, ubaldo, ubaldo ♪

aristóteles: hola.

ubaldo: ari, temo, bienvenidos.

temo: gracias.

ubaldo: ¿qué opinan?

temo: yo creo que la amarilla

podría ser más amigable.

elsa: no estoy de acuerdo.

la corbata solamente lo va

a distanciar de la gente.

esa es la imagen de los

políticos de antaño,

es una percepción anquilosada,

señor.

necesitamos cercanía, empatía,

señor.

mateo: claro que, si hubieras

visto las pancartas,

lo sabrías.

ubaldo: lo siento, temo,

pero mi jefa de campaña sabe

muy bien lo que me conviene.

ser accesible, no inalcanzable.

elsa, te presento a cuauhtémoc

lópez.

va a estar trabajando

con nosotros.

elsa: señor, con todo respeto,

ya tenemos a mateo symanski.

cuauhtémoc no está preparado.

¿podemos discutirlo en privado?

me gusta elegir mi propio

personal en base a sus

aptitudes.

ubaldo: no, elsa, ya tomé

la decisión.

capacita a temo.

tú eres la mejor.

gente: iubaldo, ubaldo!

asistente: señor, ya es hora.

vamos.

gente: ♪ ubaldo, ubaldo ♪

iubaldo, ubaldo, ubaldo!

[aplausos y vítores]

♪ ubaldo, ubaldo, ubaldo ♪

aristóteles: tengo que pasar

esta prueba.

sí, tengo que pasar

esta prueba.

[música electrónica]

en nombre de oaxaca

y todas las flores.

[vítores]

[vítores]

temo: disculpe, señora reynoso,

bueno, ¿no cree que será mejor

idea hacer las encuestas

por digital o--?

elsa: en digital.

señor lópez, le agradezco

infinitamente su sapiencia

en una materia que yo ya soy

una experta.

limítese a obedecer.

temo: sí, señora.

mateo: gracias.

temo: ¿les puedo hacer

unas preguntas?

sí, ok.

¿ustedes conocen al señor ubaldo

ortega?

eh... ok, y ustedes son dos.

¿y se dedica--?

[música y vítores]

aristóteles: ¿qué está pasando?

mozo: mira, si los clientes

están felices, nos dejan

mejores propinas.

vamos, a bailar.

[aplausos]

idémosle la bienvenida

a nuestro nuevo integrante,

proveniente de oaxaca!

ies aristóteles!

[vítores]

[vítores y aplausos]

aristóteles: mi primer día

de trabajo estuvo mortal,

pero sí, sí me aceptaron.

ahora, voy con temo para cenar

con mis primeras propinas.

díganme, ¿adónde me recomiendan

llevarlo?

ayúdenme--

iey, mi celular!

iayuda!

elsa: muy bien, señor symanski.

me gusta que logre los objetivos

que se propone.

mateo: gracias.

elsa: ah, rápido, por favor.

ay...

¿y esto?

esto es un trabajo de primaria,

señor lópez.

ni siquiera se molestó

en terminar todas las encuestas.

temo: traté que respondieran

la mayor cantidad posible,

pero es que la gente no quería

responderme.

elsa: en este tipo de trabajo

no pueden existir pretextos

ni quedarse en el intento.

usted no cumplió con lo

solicitado.

los veo mañana para bajar

la información.

lleguen temprano a la oficina,

por favor, y gracias.

buenas noches.

temo: gracias.

elsa: señor symanski,

señor lópez, vengan, por favor.

aristóteles: [jadea]

polita: diego.

diego.

¿qué estás tomando?

elsa: señor symanski, dígale

al señor lópez en qué falló.

mateo: el problema, cuauhtémoc,

es que eres demasiado suave,

no tienes presencia al hablar,

te encorvas.

ni siquiera tienes seguridad

en ti mismo.

¿de qué te sirve tener una voz

si no vas a utilizarla?

elsa: ¿alguna respuesta

como para hoy, señor lópez?

defiéndase.

ese, señor lópez, es un grave

problema.

la falta de vocabulario.

la falta de carácter,

de determinación.

usted podrá venir recomendado

por el candidato,

pero yo no tolero el

favoritismo.

y, con su falta de iniciativa,

usted me implica una pérdida

de tiempo.

mateo: no estás hecho

para este mundo.

si yo fuera tú,

me iría buscando otra carrera.

y, obviamente, otro trabajo.

[vítores]

ubaldo: cierra la puerta,

carlota.

gente: iubaldo, ubaldo, ubaldo!

ubaldo: jálate una silla,

vente para acá.

gente: iubaldo, ubaldo, ubaldo!

ubaldo: me encanta el material.

tienes muy buen ojo, carlota.

carlota: usted hace mi trabajo

más fácil, se desenvuelve

muy bien.

ubaldo: es solo porque me

apasiona lo que hago.

la pasión es el elemento

más importante con el que una

persona cuenta.

carlota: este documental

va a servir para mostrar quién

es usted.

ubaldo: gracias, muchas gracias.

pero...

estamos solos, carlota.

háblame de tú.

carlota: ubaldo, espera,

por favor.

ubaldo: carlota, tenemos tiempo.

pedí que todos se fueran.

ya no aguantaba un segundo más

sin verte.

[puerta se abre]

aristóteles: ¿con el papá

de diego?

[música]

[música]

ubaldo: ¿pasa algo?

carlota: no, nada.

polita: ¿esto es droga?

elsa: cuauhtémoc no está

preparado.

limítese a obedecer.

usted no cumplió

con lo solicitado.

operadora: el número que usted

marcó está fuera del área

de servicio.

deje su mensaje después

del tono.

[suena tono]

temo: avísame en dónde estás,

por favor, porque te necesito.

polita: si estás consumiendo

drogas, juntos podemos encontrar

una solución.

puedes confiar en mí.

diego: son antidepresivos.

la única que sabe que estoy

en tratamiento es mi mamá.

no quiero que mi papá crea

que soy débil.

polita: no te preocupes,

no se lo voy a decir a nadie.

diego: he estado yendo

a la terapia a escondidas

porque no quiero que piensen

que estoy loco.

polita: diego, no.

estar deprimido nunca significa

estar loco.

más gente de la que piensas

sufre de depresión.

diego: tampoco quiero que mi

papá sepa porque...

el hermano de carlota no pudo

controlar su depresión y...

se suicidó.

polita: ¿se suicidó?

diego: yo no voy a hacer

lo mismo, no quiero

que me malentienda, señora.

polita: polita.

háblame de tú,

como a los amigos.

diego: yo quiero vivir

y ser feliz, polita.

pero ver que la relación

de mis papás cada vez es

más fría y más falsa me duele.

no puedo evitar sentirme solo.

[suspira]

sé que mi mamá

también se siente sola,

pero tuve que venir a vivir aquí

porque ya no aguanto

la situación de mi familia.

polita: tu mamá puede venir

a visitarte aquí.

ahora cuentas conmigo

para contarme todo

lo que sientes, todo

lo que piensas.

aristóteles: [suspira]

carlota: te suplico

que no le digas a nadie.

hay mucha gente en peligro.

aristóteles: a ver, ¿eres amante

del papá de diego?

dora: ah, qué bueno que te veo,

carlota.

espero que les hayas cobrado

el anticipo a tus tres

inquilinos, porque mañana

necesito la renta completa.

carlota: sí, doña dora,

estamos bien organizados.

dora: a tu mamá y a ti

las conozco desde hace tiempo,

pero no sé las mañas de...

los hombrecitos.

temo: iaris!

me tenías preocupado.

¿estás bien?

¿en dónde estabas,

por qué no me contestabas?

aristóteles: es que me robaron

el celular.

temo: pero ¿estás bien?

dime que estás bien.

dora: ya, ya, ibasta!

ya, sepárense.

no quiero esas muestras

de afecto entre ustedes dos

en mi privada.

carlota: perdón, doña dora,

pero ari y temo no están

haciendo nada malo.

se están abrazando.

dora: con un abrazo

donde son muy obvias

sus intenciones, las cuales

no tienen nada de limpio.

aristóteles: perdón, señora,

pero, con todo respeto,

temo y yo ya hemos pasado

por muchísima discriminación.

y, es más, entiendo que usted

sea conservadora, pero mi abuela

también lo es y aun así aceptó

nuestra relación.

dora: pues yo no sé cómo

chantajearon a su pobre abuela,

pero conmigo no van a poder.

y, para que lo sepan de una vez,

no tolero la homosexualidad.

así que, si no les gusta,

pues busquen otro lugar

para vivir.

carlota: no, no van a irse

a otro lugar, doña dora.

estoy segura que ari, temo

y diego van a ser excelentes

compañeros.

yo respondo por ellos.

dora: no entiendo por qué

los defiendes tanto,

pero no me voy a desgastar más.

tú serás la responsable.

[puerta se cierra]

temo: gracias, carlota.

de verdad.

pero no te tenías que aventar

esa bronca así por nosotros.

carlota: mi casa ya es su casa,

¿no?

y ayer quedamos en intentar ser

una familia elegida.

así que los gastos no es

lo único que vamos a compartir.

también nuestros problemas.

además, no pensaba decirlo,

pero aristóteles

me recuerda mucho a mi hermano.

se parecen en la mirada,

en su música.

solo que andrés ya no está

en esta ciudad.

ni en este mundo.

mi hermano murió.

¿le has dicho a alguien?

aristóteles: [suspira]

carlota: te voy a contar

toda la verdad, aristóteles.

aunque sé que no me puedo

justificar y que estoy muy mal,

no todo es como parece.

aristóteles: es que, ¿sí

te imaginas lo que va a sentir

diego cuando se entere?

carlota: sí, sí.

y nadie en el mundo sabe esto,

pero yo no estoy interesada

en ubaldo ortega.

te juro que lo que estoy

haciendo no es por gusto.

de hecho, me siento la peor

persona.

aristóteles: pero, entonces,

¿él te está obligando?

carlota: yo misma me obligué

a hacerlo, ari.

necesito estar cerca de él,

lo más cerca posible.

aristóteles: ¿para qué?

carlota: en mi corazón siento

que ubaldo ortega tuvo que ver

con la muerte de mi hermano.

andy sufría de depresión.

mi mamá era demasiado dura

con él, le exigía muchísimo.

mi hermano solo quería

que ella lo amara justo

como era.

elsa: hijo, estás desperdiciando

tu vida.

por favor, entiende,

solamente quiero tu bien.

andrés: bueno, pues es mi vida,

¿sí?

déjame vivirla

como yo quiero, ¿qué te pasa?

carlota: pero andrés amaba

mucho a mi mamá y quiso hacerla

sentir mejor colaborando

con ella.

así que empezó a trabajar

con ubaldo.

pero todo se volvió peor.

andrés: los chavos queremos

alguien que nos escuche, ¿sí?

no que nos haga menos, mamá.

alguien accesible,

no inalcanzable.

elsa: sí, mi cielo,

pero la gente no necesita

un amigo, necesita una persona

que tenga autoridad, papito,

por favor.

ubaldo: elsa.

me gusta más la propuesta

de andrés.

la gente conecta con el corazón,

no con la mente.

carlota: andy cada día

se peleaba más con mi mamá.

había una separación

muy fuerte entre ellos.

y ubaldo se acercaba más y más.

casi casi parecían papá e hijo.

andy, ¿por qué no buscas algo

fuera de la política?

algo que tenga que ver

con lo que realmente te gusta.

andrés: pues, porque lo que yo

quiero es que nuestra familia

esté unida, carlota.

si no nos ayudamos nosotros,

¿quién lo va a hacer, no?

carlota: un día, andy empezó

a portarse diferente.

casi no iba a trabajar,

ya no contestaba las llamadas

de ubaldo,

menos las de mi mamá o las mías.

andy, a mi mamá le va a dar

mucho gusto saber

que regresaste.

andrés: [toca piano]

carlota: unas noches después,

él me mandó este mensaje.

andrés: lota, me urge hablar

contigo.

por favor, márcame cuando oigas

esto, ¿sí?

tengo que verte.

te amo.

carlota: esa fue la última vez

que escuché la voz de andrés.

al día siguiente, encontramos

a mi hermano muerto.

aristóteles: es que no entiendo.

o sea, ¿por qué crees

que ubaldo tuvo algo que ver?

carlota: porque algo le pasó

a andrés en el trabajo.

no se hubiera alejado de ubaldo

así como así.

por favor, prométeme

que no le vas a decir nada

de esto a nadie.

y mucho menos a temo.

si le dices algo, se lo va

a decir a diego.

son los mejores amigos y--

y todo lo que he avanzado

con ubaldo se va a perder.

necesito saber por qué

se murió mi hermano.

te lo ruego.

aristóteles: voy a guardar

tu secreto.

pero con una condición.

resolvamos este misterio juntos,

¿va?

somos familia elegida.

y la familia siempre se ayuda.

nora: perdón por la tardanza,

tenía que esperar a que--

a que dora se fuera

a la iglesia.

es que no me deja sola

ni un segundo.

pero, bueno, todo sea

por mi sobrino diego.

¿trajiste la receta?

soledad: aquí está.

me vas a guardar el secreto,

¿verdad?

nora: soledad, yo no soy

mi hermana.

yo no voy a decir nada.

pásale, ándale.

soledad: sí, gracias.

olegario: cuidado, cuidado,

elsa, te vas a caer.

elsa: iay, olegario!

¿qué te pasa?

¿cómo entraste?

olegario: todavía es mi casa.

y, cuando dije que te iba hacer

de desayunar, doña mari

me sonrió.

y ella me va a ayudar

a lavar los trastes.

así que, por favor.

elsa: pues, muy bien.

olegario: ahora sí,

si me dices que no,

los gofres se ahogarán

en el mar de la dulzura

atesada.

elsa: ay, no, ya los ahogaste.

olegario: mejor.

así no le echas azúcar al café.

elsa: pues sí.

[tose]

ay...

olegario: elsa.

los dos perdimos un hijo.

y yo no estuve aquí

para apoyarlas.

yo no pienso dejar

que mi familia se rompa más

de lo que ya está.

elsa: hay rupturas que no

se pueden enmendar.

[carraspea]

ubaldo: vine a darles un aventón

a la uni.

es su primer día.

carlota: no es necesario, señor.

justo ya les iba a decir

la ruta que tenemos que tomar

en micro.

polita: no, señorita, lo siento.

no me parece buena idea.

creo que es mucho mejor

que ubaldo les dé un aventón.

yo me sentiría más tranquila.

ubaldo: ¿ya ve?

siempre deben hacerle caso

a la madre.

aristóteles: sí, ya sé.

ubaldo: qué sorpresa, soledad.

soledad: pensé que te habías ido

a la oficina, mi amor.

hola.

ubaldo: ¿tú crees que me iba

a perder el primer día

de escuela de nuestro hijo?

¿qué compraste en la farmacia

de mi hermana?

[música]

polita: ay, gracias por traerme

lo que te pedí.

estas medicinas me van a ayudar

mucho.

eduardo: no sabía que estuvieras

enferma, amor.

polita: es que tanto polvo

de la ciudad me da alergia.

temo: yo no sabía que tu mamá

tenía alergias.

aristóteles: no, pues es que yo

tampoco.

ubaldo: ¿conocías a mi esposa,

polita?

polita: [ríe]

por supuesto que nos conocemos.

sole, sole.

mi querida sole.

es la mamá de diego.

¿cómo no la voy a conocer?

soledad: sí, claro, claro.

polita es la mamá de...

diego: aristóteles, es el novio

de temo.

soledad: ah, tú te robaste

a nuestro yerno, ¿verdad?

itemo!

ay, qué gusto tenerte de vuelta.

¿sabes qué?

te voy a dar unos tamalitos

canarios.

temo: sí, muchas gracias.

polita: ellos ya son niños

grandes, guardan secretos.

aristóteles: si quieres--

no, no, no.

temo: a ver, a ver, a ver.

aristóteles: ¿qué haces?

¿qué te crees?

yo soy el novio de temo,

quítate.

diego: sí, temo es

mi mejor amigo.

yo debo sentarme al lado de él.

aristóteles: no, ¿cómo que--?

mateo: típico de provincianos,

caray.

¿pelearse por un lugar?

si solo vinieron a hacer bulto,

¿por qué no mejor le dejaron

su lugar a alguien más, eh?

temo: aristóteles, te presento

a mateo symanski,

el que te platiqué.

ayer estuvo en la convivencia.

aristóteles: ah, pues,

para tu información, mateo,

aquí todos venimos

para aprender.

y no sé por qué piensas

que naciste sabiendo todo.

mateo: no, provinciano.

yo nací esforzándome.

yo no necesito de la caridad

de los demás.

claro que es difícil entenderlo

cuando solo estudias

por la ayuda de la universidad.

elsa: aquí no habrá peleas

tontas por pasiones

innecesarias, señores.

en esta universidad,

la convivencia es sana, segura

e incluyente.

siéntense.

mateo: sí, maestra.

aristóteles: ya.

temo: oye, oye.

¿elsa es nuestra maestra?

elsa...

elsa: buenos días.

soy la maestra elsa reynoso.

temo: buenos días.

elsa: en comunicación oral

y escrita, sabrán que el cerebro

es mucho más fuerte

que el corazón.

hoy en día, hay quienes creen

que se beneficia a ciertos

sectores o que ciertos grupos

adquieren más beneficios.

aunque esto, claro, también

ya es una evolución.

¿se debe dar prioridad

a una minoría

por encima de los derechos

de la mayoría?

todos: no.

elsa: ¿es acaso un individuo

más importante que todos

los demás?

todos: no.

elsa: no, no me contesten

nada más por contestar.

vamos a razonar,

vamos a analizarlo.

¿de acuerdo?

mm, señor lópez.

señor symanski.

llegó el momento de demostrar

de qué están hechos.

carlota: [tose]

temo: siento que hay muchos

derechos que todavía faltan.

particularmente en las minorí--

mateo: no, cuauhtémoc,

los sentimientos no son

la realidad.

el problema no está

en la ausencia de los derechos,

está en cómo se implementan.

temo: históricamente hablando,

hay muchas minorías

que hemos sufrido mucho

y nos han hecho menos.

mateo: exactamente.

tomo tu mismo ejemplo.

los judíos hemos sufrido mucho

en nuestra historia.

¿ya por eso merezco más derechos

que tú?

deseo no es igual a derecho.

yo desearía que no hubiera

favoritismo por una persona,

y, lamentablemente,

no es una realidad.

elsa: aquí les va otro ejemplo.

un joven que no está capacitado

obtiene un puesto que no

le corresponde.

y solamente lo obtiene

por sus relaciones políticas.

¿qué es lo que se debe hacer

en ese caso hipotético?

aristóteles: no, temo, temo.

temo--

elsa: salirse del salón,

señor córcega, cuenta

como inasistencia, ¿eh?

y un alumno becado

no puede permitirse esos lujos.

aristóteles: maestra,

con todo respeto,

¿por qué tiene que tratar mal

a temo?

¿no le cae bien?

elsa: los afectos personales

son irrelevantes al momento

de evaluar las aptitudes

de alguien, señor.

esto no es una terapia, señores.

esto es una clase.

para prepararlos para el mundo

real.

aristóteles: pues, sí,

pero los jóvenes queremos

que nos escuchen, no que nos

hagan menos.

andrés: hacer menos a alguien

no lo ayuda a ser mejor, ¿eh?

haga lo que considere, maestra.

yo voy a ayudar a temo.

aristóteles: con permiso.

itaji, taji!

itemo!

temo, itranquilo, relájate!

cuauhtémoc, ¿y si mejor

renuncias?

¿y si mejor dejas todo esto?

antes de que pase algo peor.

temo: ino, ari!

o sea, no sabes lo mucho

que significa esto para mí.

¿no crees que yo también tengo

derecho a hacer mis sueños,

aristóteles?

estoy haciendo muchos

sacrificios.

aristóteles: lo sé.

yo también estoy haciendo

muchísimos sacrificios.

temo: no, no es lo mismo.

aristóteles: no, claro que es

lo mismo.

porque yo vine contigo,

yo me lancé a vivir contigo.

dejé mi casa, dejé mi vida,

dejé mi estado.

todo por ti.

profesora: ¿qué pasó, muchachos?

¿todo bien?

aristóteles: sí, sí,

no se preocupe.

profesora: ¿necesitan algo?

¿están bien?

aristóteles: todo bien, gracias.

temo--perdón.

temo.

ubaldo: ¿te das cuenta

de lo que esto podría significar

contra nosotros?

si algún adversario decidiera

usar esta maldita información,

armar un escándalo,

me tiraría la campaña.

soledad: ubaldo, tranquilízate,

por favor.

ubaldo: no, no me pienso calmar,

soledad.

porque tú no deberías ocultarme

las cosas.

y mucho menos mantenerlas

en secreto.

y menos si se trata

de nuestra familia.

diego...

y tú...

son míos.

y yo ordeno aquí.

Cargando Playlist...