null: nullpx

Nada ni nadie detuvo a Catalina Creel: esto sucedió en el final de Cuna de Lobos

La historia de Catalina Creel, Leonora y José Carlos terminó. Con un episodio repleto de adrenalina, drama y sorpresas Cuna de Lobos se despidió dejando a todos con la boca abierta. Este es el relato del capítulo que dio fin al melodrama.
27 Nov 2019 – 10:47 PM EST

Luego de 25 capítulos donde la maldad dirigió el camino de Catalina Creel, Cuna de Lobos llegó a su final. La ambición y el rencor llevaron a la cruel villana a cometer los peores crímenes y a eliminar a sus enemigos de la peor manera, y el episodio de desenlace tuvo nuevas víctimas.

A continuación te relatamos los momentos que marcaron la culminación de esta nueva versión del melodrama protagonizado por Paz Vega.

El último crimen


Ni la muerte de su hijo la detuvo. Tras el trágico fallecimiento de Alejandro en el avión donde ella misma ordenó poner una bomba para asesinar a José Carlos, Catalina dio un golpe devastador para Leonora. Aprovechando que estaba sola, Creel la visitó para llevarse al pequeño Edgar por la fuerza.

Luis trató de evitarlo, pero la mujer del parche no se tentó el corazón y le disparó con el propósito de matarlo. Por su parte, Leonora se quedó con el alma vacía ante el secuestro de su hijo y de inmediato comenzó la búsqueda. Lo que no imaginaba es que su enemiga tenía un plan sin fallas.


A pesar de los esfuerzos, la policía no tenía la ubicación exacta de la villana, pero la paciencia llevó a Leonora a saber que se dirigía a su casa en Acapulco, México, y no esperó nada para ir tras ella.

La traición al eterno cómplice


Francisco acompañó a su amante hasta el último momento, pero el robo de su nieto quebró la complicidad. Al saber que había raptado a Edgar, le pidió que recapacitara y que solamente ellos dos escaparían. Sin embargo, Catalina no daría un paso atrás.

Mientras Francisco se dirigía a su automóvil, Catalina arrancó el suyo y lo enfiló hacia la figura de su gran amor. A pesar del sentimiento, no tuvo piedad y lo arrolló para seguir con sus planes. El cuerpo de Francisco quedó tendido sobre el asfalto tras la traición.

El dolor que destrozó a Leonora


Leonora encontró a Catalina en un yate lista para huir. Lamentablemente, no pudo rescatar a su hijo y fue sometida. José Carlos las alcanzó ya en altamar y se sacrificó para que su amada fuera liberada. Pero todo se tornó en un infierno en un abrir y cerrar de ojos.


Catalina tenía amenazada a Leonora de muerte y luego de arrojarla al mar le disparó a quemarropa. Al instante José Carlos se lanzó para salvarla y atrapar a Catalina, quien inesperadamente detonó un explosivo colocada en su bote para quitarse la vida e impedir su encarcelamiento.

Ya a salvo Leonora contempló la escena llena de dolor, pues su hijo se encontraba dentro del yate. Ante la impotencia el dolor se apoderó de todo su ser y el llanto llegó para nunca irse.

La vida de Leonora no volvería a ser la misma. El sufrimiento por la pérdida de su hijo la sumió en un mundo solitario y desesperanzador. Día tras día se paraba ante el mar esperando un milagro.

La verdad tras la muerte de Catalina


Cinco años más tarde la verdad llegaría. Sobreviviente de un ataque mortal, Luis siguió los pasos de su enemiga hasta hallar su rastro. Con las pruebas de todo lo sucedido llegó hasta José Carlos para revelarle lo que nadie imaginaba.


Mientras Leonora miraba con tristeza el horizonte en las orillas de una playa, José Carlos apareció para darle la mejor noticia de su vida. Al saber que su hijo estaba vivo, el corazón volvió a latir lleno de ilusión por recuperar a su hijo.

Lejos de ellos se encontraba Catalina Creel, quien engañó a todos con su muerte al salir antes de que su barco explotara para permanecer al lado de su nieto. Ahora lo llamaba hijo bajo el nombre de Alejandro. A pesar de todas sus fechorías, la villana se salvó de rendir cuentas frente a la justicia.

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.