Inmigración

Una joven denuncia que pasó un mes detenida por hablar en la escuela con un pandillero de la Mara Salvatrucha

Su abogado dice que el centro escolar facilitó de forma irregular a las autoridades información sobre la estudiante, que luego ICE empleó para iniciar un proceso de deportación.

NUEVA YORK.- Una joven salvadoreña pasó un mes en un centro de detención después de que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) la acusara de pertenecer a la pandilla Mara Salvatrucha. ¿La evidencia? Alguien la vio hablando con un miembro de este grupo en su secundaria de Brentwood, Long Island. Su abogado, Bryan Johnson, denuncia ahora que las pruebas que se emplearon contra ella fueron facilitadas por alguien del entorno de la propia escuela.

Según él, no es la primera vez que ICE detiene a estudiantes inmigrantes de Long Island gracias a información relativa a episodios acontecidos en un centro educativo, que en ocasiones relacionan a los acusados con miembros o actividades de la Mara Salvatrucha. "Hemos tenido varios clientes que han sido puestos en peligro por la escuela", dijo a Univision Noticias Johnson. "No sé qué vamos a hacer al respecto: las escuelas están actuando como la policía e investigando".

Si llega a la policía, la información sobre el atuendo, el comportamiento o las suspensiones de un estudiante por infracciones relacionadas con la MS-13 puede ser empleada por agentes de ICE para iniciar procesos de deportación. El problema, según Johnson, es que en muchas ocasiones estas pruebas no indican necesariamente la pertenencia a la pandilla. "Están utilizando cualquier alegación", dice. Sin embargo, el uso de esta inteligencia puede tener consecuencias irreversibles para los menores. Por ejemplo, su ingreso en centros de detención o incluso la deportación.

En el informe redactado por ICE para la juez de inmigración, obtenido por Univision Noticias, se justifica así la vinculación de la joven salvadoreña con la Mara Salvatrucha: "Fue observada en Brentwood High School con otros miembros confirmados de MS-13". También dice: "Ha estado en presencia de miembros confirmados de MS-13 en más de cuatro ocasiones". Después concluye: "En luz de su afiliación a una pandilla callejera violenta, no se le debe proporcionar ningún tipo de servicio de inmigración, alivio, beneficio ni debe ser liberada de la custodia hasta que finalice el proceso de expulsión".

La juez que instruyó el caso consideró que la evidencia presentada era insuficiente y la puso en libertad: "En realidad, no hay nada más que el haber sido vista en presencia de pandilleros", dijo. La joven, que llegó a Estados Unidos hace dos años tras una travesía a pie desde El Salvador, ahora tiene un caso de expulsión pendiente, por lo que todavía podría enfrentarse a un proceso de deportación. Su identidad se mantiene en el anonimato.

La noticia de su caso, revelado por la radio pública WNYC, llega solo unos días después de que la Unión de las Libertades Civiles de Nueva York denunciara que varias suspensiones de estudiantes inmigrantes en la zona de Long Island por su presunta vinculación a las pandillas estaban basadas en "acusaciones débiles". Por ejemplo, algunos alumnos han sido amonestados por hablar con un pandillero o por llevar ropas asociadas con la pertenencia a esta banda. Johnson dijo que uno de sus clientes fue detenido por dibujar unos cuernos de un toro, un símbolo de la Mara Salvatrucha, en una calculadora. "La política es arrestar a todos los estudiantes que tengan cualquier vínculo (con la MS-13) para usarlos para deportaciones", dice.

Una ley federal protege la privacidad de los informes personales de los estudiantes. Sin embargo, según Johnson, en varias escuelas de la zona de Long Island hay agentes empleados por la policía del condado de Suffolk. Según dijo un portavoz del distrito escolar a WNYC, estos oficiales no tienen acceso a documentación sobre los alumnos "pero sí acceso a los propios estudiantes". "Y observan una importante cantidad de cosas", dijo a la radio.

Por su parte, también en declaraciones a WNYC sobre este mismo caso, el jefe de policía de Suffolk County, Timothy Sini, aclaró que los agentes no pueden arrestar a una persona solo por pertenecer a una pandilla, sino que tiene que cometer un crimen. Por eso, sus agentes se dedican a vigilar cuidadosamente a los sospechosos hasta que cometen alguna ofensa criminal.

La actividad de la Mara Salvatrucha o MS-13 en la zona de Long Island ha atraído la atención del fiscal general Jeff Sessions y de Donald Trump, que ha prometido erradicar a la pandilla de la zona. Según la policía del condado de Suffolk, desde 2016 se han producido 17 asesinatos relacionados con la actividad de este grupo.