null: nullpx
Volkswagen

Volkswagen: Nunca pudimos cumplir con las regulaciones en EEUU

La imposibilidad técnica para cumplir con la ley desencadenó una cadena de errores que llevó a la crisis actual
10 Dic 2015 – 05:40 PM EST
Reacciona
Comparte
Hans Dieter Poetsch, Presidente y Matthias Mueller, CEO de Volkswagen Crédito: AP

En una rueda de prensa convocada en los cuarteles generales de Volkswagen en la ciudad de Wolfsburg en Alemania, su presidente Hand Dieter Pötsch (izquierda) atribuyó el origen de la crisis que afecta a la compañía a una cadena de errores originada en la imposibilidad técnica de cumplir con la exigente normativa que regula las emisiones de óxidos de nitrógeno ( NOx) en los Estados Unidos.

Todo comenzó en el año 2005 cuando  Volkswagen tomó la decisión estratégica de darle un enfoque agresivo a la comercialización de vehículos de pasajeros diésel en los Estados Unidos, donde la tecnología había sido tradicionalmente rechazada por los consumidores por sucia y ruidosa y se encontraba virtualmente abandonada por la competencia. En los Estados Unidos las regulaciones sobre el contenido de NOx eran mucho más rigurosas que en Europa por lo que  Volkswagen se vio obligada a desarrollar de un motor diésel de 2.0 litros para este mercado, conocido internamente como el EA189. En un punto del desarrollo del nuevo motor, se le hizo claro al equipo de ingeniería que no iba a poder lograr el desarrollo de un sistema de control de escape que cumpliera con las leyes de los Estados Unidos, a tiempo y dentro del presupuesto asignado.

Fue por ello que se tomó la fatídica decisión de diseñar un software con un algoritmo que reconoce cuando el auto está siendo probado para medir emisiones y cuando está siendo manejado en condiciones normales, en las que la producción de NOx es notoriamente mayor.

El primer vehículo en llegar al mercado con el motor EA189 fue el Volkswagen Jetta diésel del 2009 el cual tuvo una enorme acogida por su excelente rendimiento a un precio mucho más bajo que el de los autos híbridos de la época. El 'exitoso' motor pronto se encontró bajo el capó de otros modelos. Para el momento en que la la Agencia de Protección Ambiental EPA notificó a  Volkswagen de sus violación de la Ley de Aire Limpio la ventas de autos de pasajeros diésel de alcanzaban al 20% del total de sus ventas en los Estados Unidos.

Aunque Volkswagen eventualmente tendría acceso a la tecnología de reducción catalítica selectiva, cuya aplicación haría que el motor EA189 cumpliese con la ley, decidió no usarla ya que implicaba que los usuarios tendrían que visitar los centros de servicio con frecuencia para rellenar los tanques de la solución acuosa de urea AdBlue.

Pötsch insistió que sólo un número reducido de empleados estuvo envuelto en el engaño. Sin embargo reconoció que fallas sistemáticas en la compañía como la tolerancia al rompimiento de las reglas, contribuyó a que la crisis adquiriese sus dimensiones actuales. Hasta el momento 9 gerentes han sido suspendidos.

Volkswagen no ha dicho aún como va a lograr que los vehículos equipados con el motor EA 189 2.0 Litros diésel TDI cumplan con la ley en los Estados Unidos. Por ahora están ofreciendo un paquete de buena voluntad para los dueños afectados en este mercado, así como promesas de que se tomarán las medidas para que una situación similar nunca vuelva a ocurrir.

Reacciona
Comparte