null: nullpx
Violencia

El turismo extranjero vacía las playas mexicanas ante la creciente cifra de violencia

Ante la violencia que azota algunas zonas turísticas de México, la llegada de vacacionistas de otros países ha disminuido en algunos casos poco más del 60% desde 2012.
22 Sep 2016 – 5:25 PM EDT

Estar despierto día y noche al ritmo de la música, vagar por la Costera Miguel Alemán a altas horas en busca de diversión o quedarse en la playa hasta que los primeros rayos del sol comiencen a asomarse. Así pasaban sus días los turistas extranjeros en Acapulco, hasta que desde 2011 la zona más concurrida del sureño estado de Guerrero también se convirtió en referente de violencia, narcotráfico, asesinatos, extorsiones y secuestros.

Lejos quedó la imagen de Elvis en los años sesenta paseándose por el puerto sin reparo en la película ‘Fun in Acapulco’ coreando Acapulco, look here comes the sun. Acapulco, it's a day for fun. This is no time for siesta, this is time for fun, o en años más recientes, a finales de la década de los noventas, cuando las playas de Guerrero eran el epicentro de los festivales musicales.

De acuerdo con cifras proporcionadas por la Secretaría de Turismo a Univision Noticias, la llegada de turistas extranjeros a las playas de Acapulco ha disminuido poco más del 60 por ciento desde 2012. Ese año se registró una afluencia anual de 16,362 personas y en años posteriores la cifra fue disminuyendo paulatinamente hasta que el año pasado, en 2015, se contabilizaron solo 6,500 visitantes procedentes de otros países. En lo que va de 2016 solo 4,713 personas han viajado al tradicional puerto de Guerrero.

Una de las principales razones para explicar este fenómeno son los altos niveles de violencia que han obligado a gobiernos de países como Estados Unidos a emitir alertas de viaje sobre el peligro que representa viajar a México y en especial a lugares turísticos como Acapulco, las playas de Sinaloa y Michoacán.

En la última alerta emitida, en abril de este año, el gobierno estadounidense hace énfasis en la prohibición de que sus ciudadanos viajen al estado de Guerrero y cita que por tercer año consecutivo, es la entidad más violenta al registrar una incidencia de 57 asesinatos por cada 100 mil habitantes, según cifras del Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública.


Para expertos en seguridad de México la pugna de cárteles por el control de la distribución de droga en los puertos turísticos y el ajuste de cuentas entre grupos criminales es una de las principales razones de la violencia creciente. A esto se suman las desapariciones forzadas, secuestros y extorsiones que vive las personas que basan su sustento en la llegada del turismo.

Juan (quien pidió que se omitiera su nombre real) y su familia, quienes viven en una de las colonias de Acapulco, son algunas de las víctimas y testigos de la disminución del turismo.

“Yo soy hijo de familia obrera, todos hemos trabajado en la rama del turismo. Mi papá es lo que se conoce como maestro de obras y trabajó en la construcción de la exclusiva zona Punta Diamante cuando Acapulco estaba en su apogeo. Construían centros comerciales, hoteles, fraccionamientos; ahora ya no hay trabajo. Mi mamá se dedicaba a hacer el aseo en las zonas residenciales, pero esos lugares se están vaciando”, relató.

Desde su niñez, Juan creció lidiando con los cientos de springbreakers que a las 6 de la mañana seguían invadiendo las calles de la Costera Miguel Alemán, alcoholizados y sin haber dormido en toda la noche, “enfiestados”. Pero asegura que eso ya se acabó desde hace algunos años; ahora los turistas que llegan toman la precaución de no andar por las calles a altas horas de la noche.

Establecimientos que brindaban servicios alimenticios a turistas durante la madrugada también se han visto afectados. Cuando Juan tenía 19 años y la violencia en Acapulco ya había estallado, trabajaba en un local de tacos. Pese a que el lugar estaba cerca de centros nocturnos, asegura que había noches que solo vendían, a lo mucho, cinco platillos.

“Ya no es el mismo turismo que venía antes, es raro ver extranjeros. Ahora es turismo local, gente que vive en el centro del país, en estados como Hidalgo, Morelos o la Ciudad de México”, relató.

Sin embargo, Acapulco no es la única playa de México que ha registrado una constante caída en el número de turistas. En Mazatlán, los datos arrojan que el año pasado tuvo una afluencia de 82,499 turistas extranjeros, 20 por ciento menos en comparación con 2012, cuando 102,665 personas visitaron el lugar. Ese mismo año, según datos de Semáforo Delictivo, se registraron 95 homicidios, sin embargo hasta julio de este año ya se habían contabilizado 97.


En entrevista para Univision Noticias, Javier Oliva, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México y experto en temas de seguridad nacional, detalló que es imposible hablar lugares que estén libres en su problemática del crimen organizado.

“No solamente se trata de la producción o trasiego de drogas sino evidentemente del blanqueo de dinero, la extorsión, el secuestro, el cobro de piso, etc. Hay estados que notablemente se encuentran en una constante violencia como Sinaloa, Michoacán, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Tamaulipas”, detalló.

Según el último mapa del narcotráfico publicado por la Agencia para el control de las Drogas de Estados Unidos, en el puerto de Acapulco domina el cártel de Los Beltrán Leyva y células delictivas de La Familia Michoacán y Los Caballeros Templarios que en los últimos meses han ido debilitándose.

Lea también:


Publicidad