null: nullpx
Vehículos Autónomos

Casa Blanca plantea política regulatoria para acelerar la llegada de vehículos de manejo autónomo a las vías públicas

El presidente Barack Obama dijo que esta nueva política ayudará a la tecnología a lograr una circulación de vehículos más segura y accesible así como vías menos congestionadas y contaminadas.
20 Sep 2016 – 1:05 PM EDT

Este martes el departamento de transporte de Estados Unidos adelantó su nueva política regulatoria para reglamentar la circulación de vehículos autónomos en el país. La misma está compuesta de un grupo aspectos regulatorios dirigidos a los diversos actores que llevarán a los vehículos autoconducidos a las vías públicas del país.

Este anuncio responde tanto a los rápidos avances que la tecnología de conducción autónoma ha experimentado en 2016, los cuales han superado las expectativas más optimistas, como también a los notorios accidentes en el que vehículos utilizando versiones de la tecnología se han visto involucrados, los que se han visto cubiertos por un manto de incertidumbre legal en cuanto a las responsabilidades de las partes involucradas.

La política anunciada contempla un plan de 15 puntos elaborado como una guía de funcionamiento de los vehículos autónomos, cuyo propósito es la seguridad en el diseño, desarrollo, pruebas y circulación de estos vehículos. El gobierno federal espera que el plan sea seguido por todos los actores involucrados en el diseño y manufactura de los automóviles autoconducidos, así como en el desarrollo del software que comanda los sistemas de conducción autónoma, pero reconoce que carece de la autoridad suficiente como para obligar su implementación. Sin embargo Anthony Foxx, el secretario de transporte de Estados Unidos está confiado en que los fabricantes seguirán el plan. "Es de su interés cumplir con los rigores que hemos establecido, a fin de ganar la confianza tanto del público como de los entes reguladores" dijo Foxx en declaraciones a AP.

Otro de los aspectos de la política anunciada es la restricción de las responsabilidades de los estados a únicamente el registro y aseguramiento de los vehículos y a la asignación de responsabilidades en caso de accidentes. Pero será la autoridad federal la que tendrá el papel de regular todos los aspectos relacionados a la circulación de vehículos autónomos y la licenciatura de sus ‘conductores computarizados’ a fin de evitar 50 procedimientos distintos y potencialmente contradictorios. Una medida que sin duda contará con el beneplácito de los distintos fabricantes.

La política también busca dar la flexibilidad necesaria dentro del actual marco regulatorio a fin de dar luz verde a las pruebas de ‘vehículos de diseño no tradicional’, y así facilitar el desarrollo de vehículos de conducción autónoma que sean seguros.

Por su parte la Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA por sus siglas en inglés) mantendrá su autoridad para ordenar llamados a revisión y estará encargada de identificar nuevas herramientas, autoridades y recursos para garantizar la seguridad de los vehículos autónomos. Muchos de ellos serán posibles dentro del actual marco legislativo pero otros requerirán la promulgación de nuevas leyes.

La política anunciada fue anticipada por el presidente Barack Obama en un editorial publicado el pasado lunes en el Pittsburgh Post-Gazette. En el editorial el presidente señala que una circulación más segura y accesible así como vías menos congestionadas y contaminadas son posibles gracias al aprovechamiento de tecnología para el bien.

“Pero tenemos que hacerlo bien” agregó el presidente, “los estadounidenses merecemos saber que estaremos seguros hoy cuando estamos desarrollando las tecnologías del mañana. Es por eso que mi administración está dando a conocer un cumuló de regulaciones para los vehículos automatizados – una guía que los fabricantes de vehículos autoconducidos deberán seguir para mantenernos seguros”.

Lea también:


Más contenido de tu interés