¿Y si las películas representaran la diversidad de la vida real por contrato? Frances McDormand abre la posibilidad en Hollywood

La ganadora del Oscar a Mejor Actriz dejó dos palabras en el aire tras su poderoso discurso: "cláusula de inclusión". Se refería a una cláusula que los actores protagonistas de las películas podrían firmar para obligar a que el elenco fuera un reflejo de la diversidad del mundo real incluyendo a mujeres, minorías, discapacitados y LGBT.

Parece que por el momento es solo una idea, o más bien, después de la 90 edición de los Oscar, una propuesta sobre la mesa para la industria de Hollywood. Cuando Frances McDormand, ganadora del premio a Mejor Actriz por 'Tres anuncios en las afueras', recogió su estatuilla dejó al público con dos palabras, " inclusion rider", y a todos los espectadores preguntándose a qué se refería la actriz.

En los premios de la diversidad en los que se reivindicó a los inmigrantes, en los que la presencia latina fue la mayor en la historia de los Oscar y en los que las protestas de las mujeres pivotaron del acoso sexual a las demandas por la igualdad, la palabra de la noche fue inclusión. Así lo ha confirmado el diccionario Merriam-Webster que distribuyó el ranking de las palabras más buscadas durante la gala. Y parte de la culpa la tuvo McDormand.


¿Qué es la cláusula de inclusión?

Es un concepto desarrollado por la investigadora de la Universidad de Carolina del Sur Stacy Smith que compartió en una charla TED. La idea es que los actores protagonistas de las películas o los que tengan poder negociador pueden firmar en su contrato una disposición para exigir que más allá de los caracteres principales de la película (el reparto y el equipo técnico, por ejemplo) se refleje la demografía real del lugar donde se rueda.

Es decir, según contó Smith a The Washington Post, en un drama contemporáneo los roles menores quedarían distribuidos aproximadamente así: 50% mujeres, 50% minorías, 20% personas con discapacidad y un 5% LGBT.

Smith no sabe aún de ningún actor o actriz que la haya firmado, y la propia McDormand aseguró a varios medios que solo había aprendido la existencia de este concepto la semana pasada, pero que podría significar un cambio real pues los intentos de reivindicar la inclusión en Hollywood se habían desvanecido siempre, hasta ahora. "¿La idea de que las mujeres sean tendencia? No. ¿La idea de que los negros sean tendencia? No. Eso cambia ahora", dijo.

Por el momento la actriz Brie Larsson ha hecho pública su intención de unirse a la causa.

Este enero se hizo público un caso similar, aunque no tipificado como cláusula de inclusión, y es el protagonizado por las actrices Jessica Chastain y Octavia Spencer. Las dos mujeres van a rodar juntas de nuevo tras hacerlo en 'Criadas y Señoras', pero en esta ocasión, cuando Chastain se enteró de que en su condición de mujer negra Spencer cobraría menos que ella se ofreció a negociar el contrato por las dos, asegurando a su compañera que lograría que cobrara al menos lo mismo que ella. Según explicó Spencer en un tuit, Chastain logró multiplicar su salario por 5.

"Esto es correcto excepto que debo aclarar que ahora voy a ganar 5 veces mi salario porque Jessica me apoyó. No sé qué o si le ha costado algo como su salario, solo sé que me apoyó y que le estoy eternamente agradecida", dijo la ganadora del Oscar por 'Criadas y Señoras' en 2011.

Chastain reconoció que ligó su contrato al de Spencer para negociar porque su compañera había estado peor pagada que otras actrices blancas durante toda su carrera. Además sugirió que los hombres deberían hacer lo mismo con sus compañeras mujeres.

En cualquier caso la cláusula de inclusión es de momento una idea en el aire que ha de concretarse firmando contratos, pero por lo que ayer se pudo ver en los Oscar la lucha por la diversidad, la representación y la igualdad no va a dar marcha atrás.

En el discurso de McDormand, uno de los más poderosos de la noche, la actriz lo dejó claro. "Todas tenemos historias que contar y proyectos que queremos que nos financen", dijo tras hacerse poner en pie a todas las nominadas de la noche. "No nos habléis de ellos en las fiestas de esta noche. Invitadnos a vuestro despacho en un par de días. O venid al nuestro, lo que os venga mejor", dijo dirigiéndose a los productores que financian las películas de Hollywood. Y así se marchó: "dejo aquí dos palabras: cláusula de inclusión".

Vea también: