Una mujer que ganó $560 millones del PowerBall no quiere que se sepa su nombre, pero da donaciones millonarias

Es de New Hampshire y entabló hace unas semanas una demanda para permanecer en el anonimato, sin embargo, esta mujer ha empezado a dar donaciones por 250,000 dólares a varias organizaciones y planea, según su abogado, dar un total de 50 millones de dólares en ayudas.

La misteriosa mujer de New Hampshire, quien ganó 560 millones de dólares en enero gracias al PowerBall y entabló una demanda para poder permanecer anónima a pesar de haber cometido el error de firmar con su nombre el boleto de lotería, está ahora repartiendo importantes sumas de dinero a varias organizaciones.

La mujer que quiso a toda costa hacer que su nombre no se supiera, tras recibir un monto total por 352 millones de dólares (el valor del premio se modifica cuando el que gana decide aceptar un pago único en cheque), lo primero que hizo fue donar 249,000 dólares a las organizaciones sin ánimo de lucro ‘Girls Inc’ y a ‘End 68 hours od Hunger’.

“Ella sabe lo afortunada que ha sido”, dijo su abogado William Shaheen al diario The Washington Post, que además confirmó que la mujer planea donar alrededor de 50 millones de dólares a otras organizaciones.

"A pesar de que no sabemos la identidad de la ganadora, lo que sí sabemos es que su corazón está en el lugar correcto. Estas sustanciosas donaciones son un indicador de su generosidad”, dijo en un comunicado Charlie McIntyre, director ejecutivo de la lotería de New Hampshire Lottery.

Esta ganadora de lotería saltó a los medios porque cuando se dio cuenta que había elegido los números exacto del premio gordo en el PowerBall. Lo primero que pensó al conocer el premio es que la única forma de mantener medianamente una vida normal y tranquila era manteniéndose en el anonimato. Sin embargo, cuando llegó a la oficina se dio cuenta de que ese pedido no era posible: ella había firmado el boleto de lotería pensando que era un requisito obligatorio para reclamar.

El problema con haber firmado el tiquete es que, por temas de seguridad y de fiabilidad, las loterías están en la obligación de hacer público quién gana sus premios. “La integridad misma del juego depende de la identificación pública de los ganadores para evitar así fraude”, ha explicado Charlie McIntyre, director ejecutivo de la lotería de New Hampshire.

Pero cuando las personas quieren mantener un perfil bajo y conservar el anonimato, lo que suele proceder es que se crea un fideicomiso o sociedad anónima que es quien reclama el dinero. Pero al estar el tiquete firmado por ella, con su nombre de persona natural, ese es nombre que la lotería se ve en la obligación de hacer público.

En un intento por poder conservar su vida normal, la mujer interpuso una querella ante la Corte Superior del Condado de Hillsborough en busca de que su nombre no se difunda. “Ella quiere entrar a las tiendas y asistir a los eventos de su barrio sin ser señalada como la ganadora de 500 millones de dólares”, ha dicho su abogado a la corte.

Aunque su caso aún está siendo analizado por la corte y a pesar de que es posible que esta mujer pierda el anonimato y todos sepamos al fin y al cabo quién está detrás de esta particular y millonaria historia, está claro que a las organizaciones que están recibiendo sus donaciones les basta con saber que hay una ganadora de lotería de buen corazón quiere ayudar.


Vea también:

RELACIONADOS:Juego y LoteríaEEUU