Tensión en la frontera: la historia detrás de la foto viral de la madre y sus dos hijas

En entrevista con Univision Noticias, el fotógrafo de la agencia Reuters Kim Kyung-Hoon contó los detalles de cómo ocurrieron los hechos mientras capturó esta fotografía que marca el momento en que algunos migrantes reciben bombas lacrimógenas al intentar cruzar la frontera ilegalmente.
26 Nov 2018 – 6:36 PM EST

“No, no lo esperábamos”, dice el fotógrafo Kim Kyung-Hoon por el teléfono de un cuarto de hotel en Tijuana, México a Univision Noticias. “Del lado del muro fronterizo en donde estábamos, todo cubierto con extensos alambres de púas, había sí cientos de migrantes caminando de un lado a otro, había tensión, pero nadie estaba haciendo nada ilegal, por lo que no era lógico asumir que podría haber represalias”. De repente, sin embargo, empezaron a caer latas con gases lacrimógenos en medio de la prensa y las familias.

Fue entonces cuando apareció la escena que se hizo viral tras registrarla con su cámara fotográfica.

"Vi a una madre con sus dos hijas, una de ellas descalza, que emprendían la huida. Corrí junto a ellas con mi cámara, podía oír el llanto de las niñas, no sé si por los gases o porque se lastimaban al correr, hasta que en un momento les perdí el rastro ante el caos. Como no hablo español lo único que alcancé a preguntarles era que de dónde venían. De Honduras me contestó la mujer”.


Kim Kyung-Hoon es un fotógrafo surcoreano que vive en Japón, trabaja con la Agencia Reuters y desde el pasado 14 de noviembre fue enviado a Tijuana para cubrir con su lente lo que ocurre en la frontera entre México y Estados Unidos en donde miles de migrantes que vienen caminando desde Centroamérica esperan poder pedir asilo y encontrar una mejor vida.

Desde hacía varios días Kim Kyung-Hoon se había movido con el grupo de inmigrantes que, hartos del hacinamiento, habían dejado atrás el centro de Tijuana, en donde el gobierno mexicano había dispuestos desde principios de noviembre unos campamentos. Con su cámara los había seguido hacia unas improvisadas carpas que armaron en plena calle a unos escasos metros del paso fronterizo conocido como El Chaparral a donde movieron sus cobijas y sus colchones con la intención de ejercer más presión sobre las autoridades migratorias del lado estadounidense.

“Aunque al principio solo se movieron unas 30 personas, luego empezaron a llegar cientos y cientos a ese punto de la frontera y todo empezó a ponerse más tenso”, cuenta Kim, quien lejos de lo que esperaba se encontró con una caravana llena de hombres, en su mayoría solos y niños que caminaban de la mano de sus madres.

El domingo, mientras estaba a la espera de lo que podría ocurrir con los migrantes tratando a toda costa de encontrar una manera de entrar a Estados Unidos, que había cerrado el paso fronterizo, el fotógrafo se encontró en la posición que lo llevaría a capturar con su cámara una serie de imágenes que registran la realidad desde un ángulo privilegiado: “ siempre estoy buscando una imagen que cuente la historia por sí misma y aunque cuando tomé las fotografías de esta madre huyendo con sus hijas atemorizadas por los ataques no tenía tan claro qué había conseguido, fue durante la edición cuando me di cuenta de que había capturado justamente eso, una imagen que parece resumirlo todo”, cuenta el fotógrafo.

En las redes sociales, la noticia de que habían lanzado gases a los migrantes buscando disuadir a aquellos que intentaron trepar el muro de manera ilegal y en represalia a ataques usando piedras, se valía de la imagen capturada por Kim Kyung-Hoon para evidenciar la paradoja detrás de la decisión de lanzar bombas lacrimógenas.

"Estos niños están descalzos. En pañales. Asfixiándose con gas lacrimógeno. Las mujeres y los niños que dejaron sus vidas atrás, buscando la paz y el asilo, se encontraron con violencia y temor. Ese no es mi Estados Unidos. Somos una tierra de refugio. De esperanza. De libertad. Y no vamos a soportar esto", tuiteó el gobernador electo por California, el demócrata Gavin Newsom.

Su fotografía se hizo viral y pronto muchos reclamaron incluso su relevancia. “La peor parte de mi trabajo es documentar la desgracia y la tristeza de la gente. Cuando estoy en esa situación trato de ser lo más respetuoso posible, pero a veces eso significa poco para las personas afectadas. Pero tengo que hacerlo, tengo que hacer mis fotografías para llamar la atención del mundo sobre la tragedia de estas personas”.


Aunque Kim Kyung-Hoon no reveló el nombre de la mujer que retrató con su cámara, este lunes un colega fotógrafo le dijo haberla encontrado en un campamento por lo que se enteró que no solo tiene dos sino tres hijos y que el padre de los pequeños los está esperando en Louisiana, a donde emigró hace años y a donde ella espera poder llegar para reunir a su familia.

En fotos: Autoridades de EEUU lanzan gas lacrimógeno a migrantes en la frontera entre San Diego y Tijuana

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Trending
Publicidad