null: nullpx

¿Ocupará Ivanka Trump el papel de primera dama? Mientras Melania lleva 13 días sin aparecer, la hija mayor acompaña al presidente en un acto oficial

Las fotografías del presidente y su hija tomando el helicóptero presidencial para asistir juntos a una ceremonia militar revive un viejo vaticinio de campaña: ¿será ella quién asumirá los roles de primera dama ahora en la Casa Blanca? En realidad, no sería la primera vez que una hija asumiera estas labores.
2 Feb 2017 – 1:37 PM EST

El miércoles en la tarde, cuando Donald Trump decidió inesperadamente salir de la Casa Blanca y tomar el helicóptero presidencial hacia la base aérea de Delaware para rendirle homenaje al primer militar caído en combate durante su mandato, Melania Trump, la primera dama, no estaba en casa con él. Estaba, de hecho, a 224 millas de distancia ocupándose de Barron, el menor del linaje Trump.

En un evento como estos, sin embargo, en donde de lo que se trata es de rendir honores, era mejor que el presidente fuera acompañado. La que sí estaba en la Casa Blanca presta a responder a las decisiones intempestivas de su padre era Ivanka Trump, su hija mayor, quien se apañó con un sofisticado abrigo en negro y azul –perfecto para llevar el luto con gracia–, y quien salió a tiempo para acompañar al presidente en la diligencia.


Así, la primeras imágenes de Donald Trump saliendo como presidente de viaje en una misión oficial no son las de él acompañado de su mujer. No son las típicas imágenes de presidente y primera dama, sino las de él caminando con paso altivo al lado de su hija.

Los vaticinios sobre el rol determinante que cumpliría la que otrora fuera la directora de la organización Trump parecían por fin confirmarse con esa sencilla escena.

La relevancia que Ivanka Trump ha tenido en el manejo de los negocios de su padre, uno que no ha ostentado ninguna de sus tres mujeres, la camaradería profesional creada entre ellos desde sus tiempos compartidos en el set de 'El Aprendiz', su protagonismo durante toda la campaña presidencial en la que, por el contrario, Melania Trump apenas hizo un par de intervenciones, hacían que muchos predijeran este destino.


Ivanka Trump, la verdadera mujer detrás del poder de Donald Trump

Loading
Cargando galería

Luego, a pesar de que Ivanka asegurara convencida que “solo tendría funciones de hija”, sus gestiones, ampliamente reportadas en los medios, para que su padre se reuniera con Al Gore, con Leonardo DiCaprio y su presencia mientras su padre conversaba con el primer ministro de Japón, fueron argumentos que abonaron las teorías que reputados medios como el New York Times y el Washington Post se apresuraran a lanzar: “Estamos de cara a la primera hija más determinante de la historia de la Casa Blanca”.

La ausencia física de Melania, que completa 13 días sin ninguna aparición pública, ha sido muy notoria entre los habitantes de la Casa Blanca, que aún no saben bien cuál será su equipo (para estas alturas Michelle Obama ya tenía contratadas 24 personas) y son testigos además de cómo el ala este, designada siempre para los menesteres de la primera dama, está sumida en la oscuridad. “No hay secretario social, no hay director de comunicaciones, ni un director de staff”, delató la reportera de la Casa Blanca para CNN, Kate Bennet.

Primera dama ¿un rol o un parentesco?

Ivanka Trump se mudó a la Casa Blanca una vez su esposo, Jared Kushner, fue designado como asesor oficial del presidente. Había así una excusa perfecta para que Donald Trump tuviera no solo al astuto hombre de negocios cerca, sino para tener a su hija en casa.

Así, con Melania Trump poniendo como prioridad sus funciones como madre y sus responsabilidades con la buena crianza de su hijo de 10 años, Barron Trump, un camino despejado se le ha abierto a Ivanka. Nadie puede imaginar propiamente a la empresaria, dueña de una compañía de moda que lleva su propio nombre, haciendo las gestiones de recepciones, comidas y protocolos que debe cumplir una primera dama, pero no es difícil imaginarla como una asesora cercana de su padre.


Melania Trump, una primera dama inesperada

Loading
Cargando galería

No sería, a pesar de su rareza, la primera vez que algo así sucediera en la historia de los presidentes de Estados Unidos . De hecho, los usos más tempranos del término ‘primera dama’, designaron justamente a Harriet Lane, no la esposa, sino la sobrina del presidente James Buchanan, quien llegó a la presidencia siendo un soltero empedernido.

Ella se ocupó de hacer labores determinantes para poner en diferentes lugares de la mesa en las comidas de la Casa Blanca a representantes del norte y del sur, durante la guerra civil dejando claro de alguna manera que ella cumplía un rol. Así, el término nacería más apegado a unas funciones a un relación de parentesco.

Años más tarde, Thomas Jefferson depositó toda su confianza en su hija Martha Randolph, una vez que él era viudo en el momento en el que se mudó a la casa de gobierno. La presencia de su hija a su lado se hizo determinante al momento de aminorar las críticas contra el presidente cuando se rumoreaba sobre sus amores.

Pasó también con Grover Cleveland que delegó en su hermana Rose las funciones de primera dama mientras él contrajo matrimonio. Y en los años 70, durante la presidencia de Gerard Ford, su hija de 17 años, Susan, se encargó de acompañar a su padre a los eventos sociales cuando la primera dama Betty Ford se recuperaba de su mastectomía.

La diferencia en este gobierno con Ivanka Trump es que la primera dama, Melania, no solo existe sino que está en plenitud de sus facultades para ocupar su lugar.

Quizás, como está ocurriendo con otras tantas cosas, Donald Trump termine también por redimensionar la idea de una primera dama.


Publicidad