null: nullpx
Moda

México acusa ahora a Louis Vuitton de copiar motivos indígenas en uno de sus sillones

La Secretaría de Cultura envió una carta a la casa de moda francesa reclamando por el supuesto uso de "bordados que se elaboran y son propiedad intelectual" de una comunidad indígena para el forro de un sillón de su colección Dolls by Raw Edges.
9 Jul 2019 – 3:53 AM EDT

A mediados de junio, el gobierno de México elevó una queja contra la célebre diseñadora Carolina Herrera por una colección inspirada en motivos indígenas que fue señalada de plagio y “apropiación cultural”. Ahora le ha tocado el turno a la lujosa marca francesa Louis Vuitton, cuestionada por utilizar coloridos diseños indígenas del centro del país para elaborar el forro de un costoso sillón.

La secretaría de Cultura mexicana, al igual que lo hizo hace un mes con Herrera, ha dirigido una carta a la firma de diseño francesa en la que manifiesta que se ha enterado “con sorpresa de que en la colección Dolls by Raw Edges de su firma, aparece una silla (modelo R98619) en la que se reproducen elementos que forman parte y se identifican con los bordados que se elaboran y son propiedad intelectual de la comunidad de Tenango de Doria", en Higaldo, un estado centro-oriental del país.

La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, que suscribe la carta fechada el 5 de julio, pregunta a Vuitton “si para la elaboración de la silla (...) buscaron y en su caso contaron con la colaboración de la comunidad y la de sus artesanos".

"Cada pieza artesanal es única e irrepetible y es, al mismo tiempo, el resultado de la continuidad del trabajo de muchas generaciones que transmiten el conocimiento, la destreza, y sobre todo la creatividad", explica la secretaria de Cultura, aludiendo al "vasto patrimonio cultural, tangible e intangible", de México.

El sillón de la polémica pertenece a la serie Dolls by Raw Edges y se vende por 18,200 dólares. Entre ellos aparece un diseño cuyo respaldo muestra motivos típicos -animales multicolor- de la etnia otomí, cuyas comunidades habitan en Tenango de Doria, en el céntrico estado de Hidalgo.

En la página oficial y las redes sociales de Louis Vuitton el mueble cuestionado por el gobierno mexicano ha sido eliminado, aunque siguen apareciendo los otros objetos de la misma colección.


El gobierno mexicano invitó a la firma francesa a participar en "una mesa de trabajo" junto con las comunidades indígenas para alcanzar "beneficios directos y concretos para todas las partes" y "dar el debido reconocimiento de la comunidad en la cual se efectuó la apropiación cultural".

El director creativo de la marca, Wes Gordon, se defendió diciendo que "rinde homenaje a la riqueza de la cultura mexicana" y reconoce "el maravilloso y diverso trabajo artesanal" del país.

Hace un mes, el gobierno mexicano también hizo un reclamo similar a la diseñadora venezolana Carolina Herrera por la colección Resort 2020, inspirada en la “riqueza cultural mexicana”, de acuerdo con Gordon.

Según el gobierno de López Obrador, las prendas exhibidas en la colección podrían constituir una apropiación de la cultura de los pueblos indígenas del país latinoamericano, pese a que la marca de ropa insiste en que se busca evocar un amanecer en Tulum, Quintana Roo (sureste) y un paseo por Ciudad de México.

También en una carta, Frausto le soliticó a la célebre diseñadora de modas y a su director creativo “una explicación por el uso de diseños y bordados de pueblos originarios”, cuyo origen, sostuvo “está plenamente documentado”.

En respuesta a la misiva, la reconocida firma argumentó que su colección busca homenajear a la cultura mexicana con respeto; además de demostrar el orgullo que tiene la marca por su origen latinoamericano.

Así son los indígenas de América Latina

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ModaMéxicoIndígenasArte y Cultura
Publicidad