'El triángulo del diablo' y 'Boofed': las grotescas expresiones del anuario de Kavanaugh que explica internet

Juegos para beber alcohol, inocentes alusiones a vómitos provocados por malestar estomacal y desprevenidas menciones a sus flatulencias. Así, el juez Brett Kavanaugh intentó explicar las palabras de su encriptado anuario durante sus audiencia en el Senado, pero una búsqueda en el Diccionario Urbano, que recoge la jerga juvenil de EEUU, delata el complejo y sexualizado contenido.
28 Sep 2018 – 2:39 PM EDT

“Una de las razones por las que estamos mirando su anuario, señor Kavanaugh, es porque es relativamente consistente con las fechas de los eventos que aquí nos ocupan”, sentenció el senador Sheldon Whitehouse, cuando presentó una copia de la página a manera de cartel gigante ante los miembros del Comité Judicial del Senado que oían la defensa del juez nominado a magistrado de la Corte de Suprema, en medio de las acusaciones hechas por la profesora Christine Blasey Ford de agresión sexual.

“Y porque estas parecen ser sus propias palabras. ¿Son, de hecho, sus palabras las que aparecen en este anuario?”, interpeló el senador al juez.

Kavanaugh titubeó, pero respondió afirmativamente.


De la forma más inesperada, el anuario del último año de la preparatoria de Brett Kavanaugh se ha convertido en una pieza clave en todo el debate que ha levantado la acusación de agresión sexual que ha hecho en su contra la profesora Christine Brasley Ford. Sobre todo, es una pieza clave del rompecabezas que podía delatar la posibilidad de que Brett Kavanaugh presentara en su juventud no solo comportamientos de consumo excesivo de alcohol sino abusivos frente a las mujeres.

Efectivamente, en los años 80, cuando las redes sociales no existían, los anuarios eran algo así como las cuentas de Instagram de los adolescentes. Si bien, el registro que se dejaba en estas páginas quería hacer al protagonista de alguna manera memorable y posiblemente había mucho de mitología y fantasía, eso no significa que esas páginas escritas de la forma más genuina por los jóvenes miembros de una promoción no develaran verdades esenciales sobre lo que eran en su momento.

La lectura de ese párrafo en el que un joven Brett Kavanaugh se describe a sí mismo hace 36 años lanza serías preguntas y a pesar de los intentos del juez Kavanaugh de explicarlos ante los miembros del Comité siguen pareciendo un delator de sus comportamientos. El senador demócrata Sheldon Whitehouse ha dejado claro que nada de lo que le ha dicho el juez le ha parecido creíble.

Aunque el senador Whitehouse enlistó 8 frases problemáticas, estas fueron las expresiones que han desatado las mayores críticas y debates:

‘El triángulo del diablo’


Kavanaugh escribe en su anuario “que ha sobrevivido”, entre otras cosas, al “triángulo del diablo” (en inglés Devil’s Triangle). Cuando el senador le pidió explicar a qué se refería exactamente con esa expresión, Kavanaugh salió adelante a señalar que se trataba de un juego para beber en el que se ponen tres vasos en un triángulo. “¿Y?”, preguntó el senador con ánimo de saber más detalles: “Es un juego de centavos”, respondió el juez.

La explicación, sin embargo, de la expresión acuñada por el ‘Diccionario urbano’, una página web que se encarga de recoger las expresiones populares y jergas que no aparecen en los diccionarios tradicionales, es muy diferente. El triángulo del diablo apelaría a un trío entre dos hombres y una mujer, con una acotación específica: “Es muy importante recordar que los hombres heterosexuales no deben hacer contacto visual durante el acto”.


Mientras Kavanaugh hacía esta referencia a un juego que parecía inexistente, a juzgar por una búsqueda rápida de internet, en la definición que recogía la página de Wikipedia para la expresión se agregó último minuto una nueva definición: “Un popular juego para beber practicado por Brett Kavanaugh y sus amigos”. La edición la había hecho, según delataba la cuenta de Twitter congress-edit, que sigue las actualizaciones de Wikipedia desde las direcciones IP del Congreso, alguien desde el propio Capitolio.

En cuestión de minutos, toda la página de Wikipedia que se refería a esta expresión se cayó. Aún ahora parece haber desaparecido de internet.

‘Boofed’


En esa encriptada lista de expresiones que escribió Brett Kavanaugh antes de dejar atrás sus años de preparatoria hay otra expresión particular. “¿Judge, ya has boofeado? (no existe una palabra en español). En inglés la frase exacta es: “Judge – have you boofed yet?”. De nuevo el senador Whitehouse increpó a Kavanaugh quien dijo que ‘Boofed’ significaba lanzar flatulencias.

De nuevo, la recolección que hace el Diccionario Urbano de la expresión parece tener un sentido más amplio. Boof: “abusar de sustancias legales o ilegales a través de la inserción de estas a través del recto”. Si se pone como un verbo en pasado, sino como una palabra Boffed: que se ha administrado a través del ano, sexo anal.

‘Renate aluminus’


Según un artículo de The New York Times , la palabra ‘Renate’ aparece 14 veces, incluida la página de Brett Kavanaugh, en donde se describe como un “alumno de Renate”.

La referencia parece apelar a la compañera de clase Renate Schroeder, quien aseguró al diario que nunca había visto esas referencias: “Me enteré sobre estas páginas del anuario hace solo unos días. No sé qué significa 'Renate Aluminus' en realidad. No puedo comprender lo que pasa por las mentes de los muchachos de 17 años que escriben tales cosas, pero la insinuación es horrible, hiriente y simplemente falsa. Rezo para que sus hijas nunca sean tratadas de esta manera. No tendré más comentarios ", dijo enfáticamente la compañera de Kavanaugh, que días antes de enterarse de la popular mención en las páginas del anuario había firmado una carta en su apoyo.

El senador quiso referirse a otras expresiones que parecían hacer alusión a fuertes borracheras y los vómitos subsecuentes. Kavanaugh, por supuesto, presentó otra explicación a “ser el mayor contribuidor del ralph club” en el semana de la playa, apelando a que el vómito se debía a sus constantes malestares de estómago.

No deja de ser paradójica que una mirada detallada a la forma como se narró en estos años el entonces joven Brett Kavanaugh, no solo resulte tan coherente y bien articulado con los bacanales y pérdidas de consciencia por el alcohol descritas por su amigo Mark Judge, quien en su libro ‘Wasted’, habla de un Bar O’ Kavanaugh, y, peor aún, con los detalles que las tres mujeres que lo acusan han dado los contextos en los que ocurrieron los agravios.

En bares, universidades y aviones: así se vieron los interrogatorios de Kavanaugh y Christine Blasey Ford (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad