Aunque parece ciencia ficción, de verdad hay un carro en órbita alrededor de la Tierra y va camino a Marte

Tras su exitoso lanzamiento, el cohete Falcon Heavy liberó en el espacio la pesada carga que llevaba: un automóvil Telsa con un maniquí astronauta en su interior. Las imágenes muestran cómo desde el parabirsas del carro se divisa la Tierra. El auto orbitará por millones de años en el espacio.

Costaba creer que fueran imágenes reales. Al propio Elon Musk, el innovador millonario dueño de una compañía de transporte espacial, parecía costarle creer lo que las cámaras de video puestas al interior del flamante descapotable rojo Tesla que puso en órbita le estaban mostrando.

“Aparentemente hay un carro en la órbita alrededor de la Tierra”, sentenció con cierta gracia Musk en su cuenta de Twitter mientras miles de seguidores eran testigos en tiempo real de cómo un carro por primera vez viajaba por el espacio.

Nadie estaba seguro de que esta hazaña se iba a lograr. El cohete Falcon Heavy en su lanzamiento debut podía explotar. Las probabilidades señalaban un 50% de riego de falla. Si eso pasaba, ni el carro, ni el maniquí que simula manejarlo, ni el famoso éxito de David Bowie, 'Space Oddity', que sonaba en su interior, ni el botón de Don't Panic puesto al lado del volante, -una referencia a la famosa serie de novelas de ciencia ficción de Douglas Adams- habrían sobrevivido para transmitir las imágenes que ahora sorprenden a muchos.

Pero el cohete espacial Falcon Heavy de la empresa Space X, el más potente y grande del mundo, despegó exitosamente este martes desde la base de Cabo Cañaveral, Florida, a las 3:45 pm hora del Este. Una vez alcanzó una determinada altura y según como estaba planeado, dos cohetes se separaron del principal y volvieron de forma sincronizada a la base en tierra firme. Luego, el cohete principal se separó de la carga que llevaba para regresar a la tierra y aterrizar en una plataforma en medio del mar.

En el espacio quedó entonces el auto rojo que aunque en la Tierra alcanza una velocidad superior a 250 millas por hora (400 kilómetros por hora), puesto en el espacio alcanzó, según cálculos de Popular Mechanics, 26,000 millas por hora (41,800 kilómetros por hora) convirtiéndose en el auto que ha viajado más rápido en la historia.

“Gastará 5 horas en entrar en los cinturones Van Allen, (ubicados en la magnetósfera terrestre), y luego iniciará su intento final hacia Marte”, describió en otro tuit Musk.


En realidad, los expertos explican que más que llegar a Marte, el auto quedará orbitando alrededor del Sol por millones de años. Pero que llegue o no al planeta rojo es, en realidad, completamente irrelevante. La verdadera función que tenía poner un carro dentro de un cohete era demostrar el peso que era capaz de transportar esa aeronave espacial, un peso que luego puede ser reemplazado por carga para las fuerzas aéreas de Estados Unidos, o por satélites.

Bueno, poner a todo el mundo a ser testigo de un automóvil viajando por el espacio también ha tenido otra función: que todos hablen, incluso a los que no la conocían, sobre la marca de automóviles Telsa del millonario Musk.

RELACIONADOS:Exploración EspacialPlaneta