Además de narconovelas y narcocorridos, ¿tiene ahora México narcoquinceañeras?

Un video de YouTube en el que una joven de San Luis Potosí inspira la coreografía de su fiesta de 15 años en una batalla de narcotraficantes ha reavivado el debate sobre cómo la cultura alrededor de ese negocio ilícito ha permeado la sociedad mexicana.
20 Oct 2018 – 1:10 PM EDT

En esta fiesta de quinceañera no hay vals europeos ni elegantes edecanes que le entregan rosas. En esta fiesta que se celebró en julio de este año en San Luis de Potosí, México, y que se ha hecho viral en redes sociales, hay jóvenes que en lugar de corbatas llevan capuchas de maleantes, que en lugar de flores llevan armas y que no bailan sino simulan un secuestro.

Aquí, además, a nadie le interesa seguir el uno, dos, tres de los viejos bailes de salón. Aquí lo que importa es que se sepan mover bien las piernas al ritmo de la tonada Sanguinarios del M1’ de Movimiento Alterado, una de las bandas más emblemáticas del género narcocorrido. En el centro del salón está la quinceañera que, por su parte, ha decidido cambiar el pomposo vestido, tradicionalmente de colores chillones, por un minitraje blanco, corto y ceñido.

En medio de la tarima se oye una grabación que ella intenta seguir mientras los jóvenes a su alrededor se doblegan a punta de balazos sobre el suelo: “Mandaron a todos por mí, pero no sabían con quién se metían”. De inmediato la joven les da pistas a sus espectadores, (ahora convertidos en millones gracias a YouTube), de quién ha inspirado la temática de su fiesta. “Sólo hay una reina y esa soy yo”. Sí, ella encarna a 'La reina del sur', la famosa novela llevaba a la televisión de la narcotraficante que se ha convertido en exitosa mujer de negocios.

Rápidamente surgieron etiquetas para calificar lo que los invitados de su fiesta celebraron con fuertes aplausos y silbidos, pero que los espectadores masivos de internet, en donde se coló su video, condenaron como “Narcovals” o “Narcobaile”.

Esa preocupación creciente que acecha a la sociedad mexicana de que las narcosnovelas y los narcocorridos debiliten el tejido social y sean apologías al delito parecía ahora tener que poner sus ojos en un nuevo lugar: las 'narcoquinceañeras'.

El problema aquí no es ver al narco representado en una fiesta de 15, o en la televisión o en un corrido popular, el problema real es ver al narco en la calle y que ni el gobierno ni los políticos hagan nada”, dice tajantemente a Univisión Noticias Miguel Cabañas, profesor de la Universidad del Estado de Michigan, experto en narcocultura y autor del libro 'Narcoscapes'.

Cabañas asegura que a veces es más cruenta la batalla contra la producción cultural que narra al narco que la que se libra en contra de la corrupción en el país o de los narcos reales. "Los que están apoyando al traficante están en el poder, así que no es la niña quinceañera el problema, el problema real es que hay unas instituciones permeadas por los carteles que hacen que jovencitas como ella no hayan podido elegir si quiere y le gusta la cultura narco, simplemente ha tenido que convivir con ella”.

El narcotraficante en México, así como ocurrió en la Colombia de la década de 1980 y 1990, genera una cierta fascinación, esto se debe según expertos como el autor David Wilson, al hecho de que en general como sociedad siempre estamos intrigados por las formas en las que operan los hombres malos y salidos de la ley.

“El narco hace sentir miedo y excitación, los admiras a la vez que les temes”, explica . Además, como lo estudiado la profesora Vittoria Broso sus vidas y sus prácticas están llenas de secretos, de información oculta que las autoridades no tienen o no dan, de cosas que la gente no termina de entender y que la mantiene en una profunda y constante curiosidad”.

Sin embargo, Miguel Cabañas hace énfasis en que “el narco es una cosa y cómo se representa al narco es otra muy diferente”. ‘La reina del sur’ no es el narco real, es la novela de ficción que lo recrea, el corrido de 'Camelia la texana’, de los Tigres del Norte, también es pura ficción. “Por eso en este video lo único que veo es a una niña de Potosí que ha visto la Reina del Sur y que está buscando modelos mexicanos de la identidad. Una niña de su edad no va a ir a María Félix o Martha Cala, ella se aferra a algo de la identidad contemporánea y a la realidad y las imágenes que consume. Que haga esta representación no significa que apoye a los narcos, así como el que oye narcocorridos no es necesariamente un narcotraficante".

Aunque no se sabe aún si esta es un verdadera tendencia en México (una búsqueda en YouTube solo arroja otro video de 2014 de una fiesta de 15 en donde se hace una coreografía con limusina y edecanes armados y encapuchados) lo cierto es que de nuevo es una fiesta de quinceañera la que ha vuelto a poner en el mapa global a esta pequeña población de donde salió también el fenómeno viral de la quinceañera Rubí, cuyo cumpleaños se convirtió en un fiestón masivo que convocó a extraños de todo el país y que fue cubierto por medios de todo el mundo.

Lo único que parece ser una verdadera tendencia en la cultura mexicana es su gran compromiso por hacer de la fiesta de 15 años un momento memorable para sus niñas (y un lugar para provocar profundas conversaciones sociales).

Las quinceañeras de los XV de Rubí que no quieren ser memes

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Narcotráfico
Publicidad