null: nullpx
Tormentas y Huracanes

El huracán Newton toca tierra en Baja California Sur y se espera que llegue a Arizona como depresión tropical en la semana

Autoridades locales suspendieron las actividades en bares y otros centros nocturnos de San Lucas; también se suspendieron vuelos en el aeropuerto local y las clases en cuatro municipios.
5 Sep 2016 – 6:24 PM EDT

El Servicio Nacional de huracanes de Estados Unidos informó este martes que el ojo del huracán Newton de categoría 1, se encuentra sobre Baja California Sur, una zona repleta de complejos turísticos, que ha sido declarada en alerta.

El gobierno de México emitió una alerta por huracán para la costa oeste del estado de Baja California Sur, desde la zona al norte de Puerto Cortés hasta Cabo San Lázaro. Según el Centro de Huracanes, Newton previsiblemente alcanzará Arizona, ya como depresión tropical, a lo largo de la semana.

Además, Newton tocará tierra una segunda vez en el estado de Sonora, tras pasar la península, según informó el Servicio Meteorológico Nacional de México (CONAGUA)-

El huracán se desplaza con una velocidad de 17 millas por hora (27 km/h) y vientos sostenidos de 90 millas por hora (144 km/h).

El meteoro traerá una "amplia zona de nublados densos con tormentas torrenciales en regiones de Jalisco, Colima y Michoacán; tormentas intensas en zonas de Sinaloa, Nayarit y Durango; y muy fuertes en sitios de Baja California Sur, Zacatecas y Guerrero, informó en un boletín la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

A través de una cuenta oficial de Facebook, autoridades locales dijeron que en la etapa de acercamiento del huracán se determinó suspender las actividades en bares y otros centros nocturnos.

Horas antes, cuando aún era una tormenta tropical, Newton arrojó lluvias torrenciales que obligaron a unas 100 personas a evacuar sus hogares y dañaron viviendas en la ciudad de Uruapan, en el estado de Michoacán, reportó el gobierno municipal.

Algunos caminos resultaron bloqueados por las inundaciones y deslaves de lodo en el vecino estado de Guerrero, donde hubo desalojos de personas en helicóptero. No se reportaron fallecimientos en ninguno de los dos estados.

El lunes todavía hoteles de Los Cabos operaban de manera normal, dijeron algunos testigos a la agencia Reuters. Newton llega solo dos años después de que el huracán Odile golpeara la península y dejara seis muertos y 1,000 millones de dólares en daños.

"Todo está normal, incluso no ha llovido mucho, la ocupación hotelera está normal también a lo que recibimos en estas fechas, de hecho siguen llegado más personas", dijo Carla Téllez, recepcionista del Hotel Sandos Finisterra en Los Cabos.

El secretario de Turismo estatal, Genaro Ruiz, citado por la AFP, dijo que unos 15,000 turistas se encuentran hospedados en los municipios de La Paz, Loreto y Los Cabos, la mayoría en este último, considerado como uno de los oásis marítimos más atractivos del mundo.

Las autoridades han habilitado albergues en todo el estado de Baja California Sur con una capacidad para 16,000 personas, apuntó a su vez el subsecretario estatal de Protección Civil, Carlos Godínez.


Con el recuerdo aún fresco del huracán Odile, que en septiembre de 2014 provocó en Los Cabos la muerte de seis personas y pérdidas millonarias, el gobierno estatal determinó suspender este martes las clases en todo el estado, indicó por su parte el secretario estatal de Educación, Héctor Jiménez.

La proximidad de Newton también provocó la decisión de suspender a partir de la noche de este lunes los vuelos en el aeropuerto de La Paz, capital de Baja California Sur, prosiguió el secretario.

La tormenta causó inundaciones y deslaves en el estado sureño de Guerrero, donde se suspendieron las clases en cuatro municipios, incluidas varias comunidades del puerto turístico de Acapulco. Hasta el momento no se ha informado de víctimas.

En el estado de Michoacán también provocó inundaciones en localidades como Uruapan sin que se hayan reportado víctimas. Un centenar de personas afectadas en esa ciudad fueron trasladadas a albergues.

Ricardo de la Cruz, director de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, indicó en declaraciones a Milenio Televisión que ya están listos albergues en los estados de Guerrero, Jalisco y Colima, pero sólo en el primer estado han llegado pobladores porque en el resto de la costa la situación todavía no reviste peligro.

Por su parte, el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, anunció que este martes se suspenden las clases en todos sus niveles en los 18 municipios de Sinaloa, debido a las lluvias intensas que se prevén tras el paso del huracán Newton.

López Valdez Puntualizó que debido a las previsibles condiciones climatológicas se determinó la suspensión de clases para evitar poner en riesgo la integridad de los niños y jóvenes.

Aunque todo el estado está en alerta amarilla, la zona norte presenta un mayor riesgo debido a que las presas están a su máxima capacidad y es necesario el desfogue del agua, lo que pone en riesgo a quienes habitan en zonas aledañas a las riberas de los ríos.

Lea también:


Publicidad