null: nullpx
Nuestros Maestros

Lo que pueden hacer los maestros para ayudar a sus estudiantes a superar un tiroteo, y prevenir el siguiente

La clave para ayudar a los niños a lidiar a corto y largo plazo con las experiencias traumáticas como los tiroteos está en cinco pasos, explicados en una campaña del Departamento de Justicia: escuchar, reconfortar, inspirar, colaborar y celebrar. Te brindamos consejos para ayudar a los niños a sanar y reconstruir tras una tragedia.
19 Feb 2018 – 01:50 PM EST
Comparte
Es importante no solo que los niños sepan que las tragedias no duran para siempre sino también que pueden aspirar a un futuro brillante. Crédito: Joe Raedle/Getty Images

Los tiroteos en las escuelas no son nada nuevo en Estados Unidos. La masacre en un centro STEM de Highlands Ranch cerca a Denver, Colorado, este martes es la última, pero otras como la ocurrida en una secundaria en Parkland, Florida, en 2018 en la que murieron 17 personas, o la de la primaria Sandy Hook en 2012, han tocado un nervio sensible. Mientras que los políticos debaten qué hacer, muchos padres y maestros quieren tomar acción y se preguntan cómo.

Una nueva campaña, “Changing Minds,” o ‘Cambiando formas de pensar’, intenta crear conciencia sobre cómo los maestros y otros adultos pueden ayudar a los niños que han experimentado un trauma como un tiroteo, pero sobre todo a trabajar proactivamente para prevenir otra tragedia.

La campaña es un proyecto del grupo de justicia social nacional FUTURES Without Violence, en inglés, o ‘FUTUROS sin violencia’, en la que el Departamento de Justicia de EEUU formó parte. Esta resalta cinco cosas que pueden hacer los adultos que son modelos a seguir para sus estudiantes: Escucharlos, reconfortarlos, inspirarlos, colaborar con ellos y celebrarlos.

Escucharlos

Para todos los niños, pero particularmente para quienes han experimentado violencia traumática, “un adulto paciente y receptivo que los escuche puede ayudarlos a sentirse seguros y valorados”, según explica la página web de la campaña, y así disipar sentimientos de frustración y rabia antes de que sea demasiado tarde.


Seth A. Horowitz, un neurocientífico auditivo y autor de ‘La ciencia y el arte de escuchar’, dice que “la diferencia entre oír y escuchar está en la atención”. Escuchar atentamente, o enfocarse en lo que uno está oyendo, aunque a veces sea difícil, es la fundación de todos los otros pasos para apoyar a los estudiantes.

La campaña de Changing Minds se formó a partir de investigaciones sobre cómo la violencia y otros tipos de estrés pueden reestructurar los cerebros de los niños, desencadenando el miedo, la ansiedad y la impulsividad.

La campaña también enfatiza que las relaciones estables y de apoyo, las que los maestros y entrenadores muchas veces tienen con sus estudiantes, pueden detener y a veces revertir el daño.

Cómo escuchar mejor

  • No los interrumpas.
  • Si son niños pequeños, agáchate para hablarles a su altura.
  • Pon atención a su postura y expresiones faciales, no solo a sus palabras.
  • También pon atención a cómo juegan y qué tipo de arte crean.
  • Si es un adolescente, háblales mientras hacen una actividad, como un deporte o mientras están en el carro.
  • A veces ayuda no mirarse directamente a los ojos para que ellos puedan expresarse con menos presión.
  • Antes de dar consejos, escucha. Repite en tus propias palabras lo que te comunican ellos.
  • Expresa curiosidad en la niña o niño y haz preguntas. Pregúntale, “¿Qué parte de la tarea te pareció difícil? ¿Por qué?”, en vez de, “¿Por qué no hiciste la tarea?”.

Reconfortarlos

Reconfortar hace sentir a los otros seguros. Los estudios muestran que los adultos que proveen apoyo físico y emocional consistente pueden amortiguar la respuesta al estrés de “huir o pelear” en los niños.

Es importante demostrarles que estás ahí para ellos. A veces puede ser difícil mantenerse en calma cuando los niños están exhibiendo síntomas de estrés tóxico. Respirar profundo y contar hasta cinco te ayudará a ti mismo a lidiar con el estrés.

Cómo reconfortar mejor a los chicos

Escucha activamente, incluso durante momentos de estrés que parezcan pequeños. Esto es relativo y el niño o niña puede estar sufriendo mucho, aunque el incidente no parezca gran cosa a simple vista para un adulto.


  • Muéstrales compasión, no solo para hacerlos sentir bien, sino también para darles un ejemplo de cómo comportarse.
  • Muestra afecto, abrazalos. En niños pequeños usa sonidos reconfortantes y puedes darles una cobija o un peluche.
  • Dales maneras apropiadas de expresar su frustración, como romper papel.
  • Ayúdalos a identificar sus emociones. Puedes decir, “Veo que estás brava porque te tumbaron tu juguete”.
  • Practica y repite tácticas de relajación con ellos, como respirar profundo, contar hasta 10, meditación, hablarse a sí mismo de manera positiva.

Inspirarlos

Es importante no solo que los niños sepan que las tragedias no duran para siempre sino también que pueden aspirar a un futuro de verdad brillante. Esto ayuda a reemplazar las sensaciones de desesperanza y angustia que se sienten tras una catástrofe por la motivación, la inspiración, la amplitud y el bienestar.


  • Ofréceles actividades en las que puedan trabajar construyendo una habilidad de la que se sientan orgullosos.
  • Crea espacio y oportunidades para jugar sin estructuras, actuando, disfrazándose, jugando con música, con plastilina, etc.
  • Conéctalos con actividades extracurriculares como danza, teatro, música o deportes.
  • Habla con ellos sobre qué adultos admiran y por qué. Nutre las cualidades positivas que veas en estos modelos.

Colaborar con ellos

Los estudios demuestran que los niños que han sido expuestos a estrés tóxico les puede costar trabajo ver y entender el punto de vista de otros. Lo que muchos atacantes masivos no tienen es justamente la empatía, o poder ver el mundo a través de los ojos de los demás. Estos jóvenes usualmente se sienten aislados, no tienen un sentido de pertenencia o la motivación para acercarse a otros o no saben cómo hacerlo.


  • Sugiéreles tomar un descanso cuando los niños se sientan atascados o frustrados.
  • Modela las palabras exactas que deben usar en momentos de frustración con sus compañeros.
  • Motívalos a unirse a actividades de trabajo en equipo, como música, deportes de equipo o teatro.
  • Conéctalos con servicios de apoyo de la escuela y la comunidad. Hazlos sentir que usar estos servicios es normal y que no tienen de qué avergonzarse.

Celebrarlos

Como maestro, puedes ayudar a los niños elevándolos, no menospreciándolos. ¿Cómo hacemos eso?

Una porra, un aplauso, una sonrisa, un saludo amable o una frase que los reconozca son expresiones simples que pueden ayudarlos a sanar mental y emocionalmente, a cambiar formas de pensar que no los ayuden y en cambio ayudarlos a prosperar.


  • Motívalos a celebrar su cultura y sus tradiciones, a interesarse en ella y ser curiosos.
  • Motívalos a ayudar a otros, a ofrecerse de voluntarios. Hazlo tú también con ellos para darles el ejemplo.
  • Elógialos públicamente cuando hagan las cosas bien. Cuando necesites redirigir su comportamiento, hazlo en privado y en calma.
  • Llámalos por su nombre, dales la mano, apláudalos o ‘choquen las cinco’.
  • Diles que te caen bien y diles qué es lo que los hace especiales.
  • En vez de criticar, identifica sus fortalezas y elógielas.

Un paso muy importante que no se menciona mucho es el cuidado personal. Según la campaña, "El cuidado personal es un mecanismo importante para cuidar a los demás. Para poder ayudar a los niños año tras año y tener el mayor impacto debemos cuidar nuestro recurso más esencial: nosotros mismos. Cuantos más adultos cuiden de ellos mismos y se auto regulen, se mantengan tranquilos, se apoyen a sí mismos, más podrán ayudar a los niños
a hacer lo mismo.


Para aprender más sobre la importante labor de los profesores latinos en nuestras comunidades, visita nuestro proyecto en conjunto con Pearson, Nuestros Maestros.

Loading
Cargando galería
Comparte
Publicidad