publicidad

Los mitos que acompañan a los tiroteos en EEUU

Los mitos que acompañan a los tiroteos en EEUU

Univision Noticias conversó con el sociólogo especializado en criminología Dinur Blum sobre los mitos que rodean a la violencia armada en EEUU

Los mitos que acompañan a los tiroteos en EEUU ataque2.jpg

Por Mariana Marcaletti @mariamrom

El ataque al centro para personas con discapacidad Inland Regional Center en San Bernardino provocó todo tipo de conversaciones en internet: desde las imágenes de usuarios que se solidarizaron con las víctimas, hasta los testigos fotográficos de la escena y los que opinaron sobre la masacre para catalogar a los atacantes de “enfermos mentales” o  “terroristas” y los asociaron con estereotipos raciales.

Univision Noticias conversó con el sociólogo especializado en criminología Dinur Blum, de la Universidad de California en Riverside, que se encuentra a solo 11 millas de dónde sucedió el tiroteo este miércoles.

Conocimos a Blum porque tuiteó que “se encontraba bien”, ya que vive cerca de la escena del crimen.


Cuando le preguntamos por qué tuiteaba eso, él dijo que había sido abrumante la cantidad de mensajes que recibió de sus familiares y amigos, preguntándole si no le había pasado nada. “Sentí que necesitaba responder en redes sociales,” dijo. 

Justo cuando tocamos el tema de las repercusiones en línea de #SanBernardino, Blum contó en una entrevista a Univision Noticias que hay una serie de mitos que se repiten siempre, cada vez que sucede un tiroteo masivo, y que él podía explayarse al respecto, porque desde 2013 investiga el tema con su colega y amigo Christian González Jaworski.

En los últimos años, descubrieron que hubo más de mil casos de tiroteos masivos, si consideramos a un tiroteo masivo como un ataque en el que al menos cuatro personas son heridas o mueren.

publicidad

En 2015 solo, hubo más ataques masivos y muertos que días del año, como informó el equipo de #dataviz de Univision Noticias. 

Los mitos que acompañan a los tiroteos en EEUU calendarioataques.jpg

“Si es un atacante blanco, seguramente piensen que actúa solo, y que está mentalmente enfermo. Si es árabe, se lo cataloga como terrorista musulmán. Si es negro, seguro es miembro de una pandilla”, explica Blum. “Es siempre lo mismo: etiquetamos a las personas y hacemos que su grupo cargue con una connotación negativa”.

Uno de los estereotipos que más se repiten en redes en situaciones de tiroteos masivos como el de este miércoles, es que el atacante es un “enfermo mental”. 


“Comenzamos esta investigación porque cada vez que escuchábamos sobre un tiroteo masivo, el atacante o atacantes son descritos como ‘enfermos mentales’, y aunque no podemos descartar esa hipótesis (no somos psicólogos especializados), creemos que existen causas sociales de estos tiroteos,” contó Blum. 

Entre ellas, mencionó al aislamiento social y la acumulación de eventos negativos, como rupturas amorosas o pérdida de trabajo, como factores clave. El sociólogo explica que cuando una persona sufre un episodio que le resulta difícil de lidiar y no tiene una red social de apoyo que ayude a superarlo, es muy probable que trate de “dar un sentido de shock a su vida”, precisamente por esta sensación de “a nadie le importo.” 

 Cita ejemplos muy puntuales:

 ●      Aurora, California.  James Holmes había abandonado su escuela después de desaprobar exámenes y había roto con su novia poco antes de matar a 12 personas y de herir a 70. No tenía ningún grupo, excepto sus compañeros de videojuegos, con quiénes se reunía virtualmente pero nunca en la vida real.

●      Sandy Hook, Newtown.  Adam Lanza fue maltratado en la escuela cuando era niño, y su ataque, al parecer, fue un modo de venganza hacia el lugar, hacia las personas que le hicieron mal. 

●      Santa Bárbara, California.  Elliot Rodger atacó a mujeres porque siempre sintió que ellas lo ignoraron. 

 El investigador no intenta justificar a los que realizaron estos ataques, sino explicar cuál es el fenómeno social que explica, en parte, por qué se siguen repitiendo estos hechos.

 Además de la tendencia a tildar a los atacantes como “enfermos mentales”, otra reacción muy común es caer en estereotipos raciales para definirlos. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad