null: nullpx
Tesla

Por qué es peligroso tomar siestas al volante de un Tesla Modelo S en modo autónomo

Este es un auto que puede usarse ya como si fuera un vehículo autónomo, cuando en realidad no lo es y la propia marca desaconseja retirar las manos del volante.
1 Jul 2016 – 01:50 PM EDT

Aunque todavía no se conocen las circunstancias alrededor del accidente en el que por primera vez ha muerto un conductor que conducía un Tesla Modelo S en modo piloto automático, este es un auto que destaca por poder utilizarse ya como si fuera un vehículo autónomo, cuando en realidad no lo es, ni existe todavía una regulación sobre ellos. De hecho, existen videos en Youtube de conductores que circulan con autos Tesla Modelo S mientras toman una siesta, algo que desaconseja la propia marca.

Al activar el modo Autopilot, el propio sistema del auto requiere que el conductor apriete una opción del cuadro de mandos reconociendo que sabe que este es una tecnología en pruebas y que debe ser usada solo como un asistente de manejo. También, se recuerda al conductor que tiene la obligación de mantener sus manos en el volante en todo momento, así como mantener el control y la responsabilidad sobre su vehículo. Ese descargo legal puede limitar la responsabilidad de Tesla en caso de un accidente con Autopilot en acción, pero aparentemente hace poco para disuadir a algunos usuarios de utilizar sus vehículos irresponsablemente. Cada vez vemos más evidencia de que algunos conductores están poniendo en Autopilot más fe de la que el sistema merece.

El reciente accidente en el que el veterano de la armada Joshua Brown perdió la vida cuando su Tesla Modelo S chocó a toda velocidad contra el tráiler de un camión de carga pesada, es un sombrío recordatorio sobre los peligros de abandonar el control del vehículos a sistemas como Autopilot, que no están ni regulados ni totalmente probados y los cuales no deben ser considerados como una alternativa al control total del vehículo por parte de un conductor licenciado tras el volante. En el caso de Brown, según Tesla admite públicamente, el sistema no vio el tráiler que estaba atravesado perpendicularmente frente al auto en la vía.

El sistema Autopilot de Tesla, disponible como opción en algunos modelos de la marca californiana, no es el piloto automático que su nombre pareciera sugerir. Lejos de ser un sistema completo de conducción autónoma, incluyendo una base de datos con vías mapeadas para tal propósito, Autopilot es un cúmulo de sistemas activos independientes de asistencia al conductor que trabajando en conjunto hacen una imitación muy buena, pero no a prueba de fallas, de un verdadero sistema de conducción autónoma. En palabras de un representante de la compañía, “ Autopilot no convierte a un Tesla en un vehículo autónomo”.

En los Estados Unidos aún no existe legislación que regule la operación de vehículos de conducción autónoma a nivel nacional. La Administración Nacional para la Seguridad Vial (NHTSA por sus siglas en ingles) va a dar a conocer este verano sus recomendaciones en tal sentido. Sin embargo, en diciembre pasado el Departamento de Vehículos de Motor (DMV) del estado de California advirtió sobre los riesgos del despliegue de la tecnología a la vez que propuso legislación sumamente restrictiva sobre la misma. En aquella oportunidad el DMV de California argumentó que los riesgos potenciales asociados con el despliegue de una tecnología tan novedosa hacen que, en su opinión, los fabricantes necesitan obtener mas experiencia en el funcionamiento de vehículos sin chofer en las vías públicas antes de poner está tecnología a la disposición del público.

RELACIONADOS:TeslaVehículos Autónomos
Publicidad