null: nullpx
Secuestro

Los atacantes que degollaron a un sacerdote en Francia proclamaron ser de ISIS

Los supuestos terroristas, que fueron abatidos por la policía, tomaron una iglesia con rehenes en Normandía durante más de una hora. Uno de los retenidos liberados se encuentra gravemente herido.
26 Jul 2016 – 6:02 AM EDT

Dos personas armadas, que se identificaron como miembros de Estado Islámico (EI, también conocido como ISIS), fueron abatidas por la policía en Francia después de que retuvieran por más de una hora en una iglesia en Normandía, en el norte del país, a varias personas y degollaran a un sacerdote.

La toma de rehenes comenzó a las 9:45hora local. Los presuntos terroristas entraron por la puerta trasera del templo cuando se celebraba la eucaristía y cerraron la iglesia. Dentro de la iglesia los dos hombres secuestraron al cura junto a dos religiosas y a dos fieles que asistían a una misa matinal. Una tercera monja pudo abandonar el templo y avisar a las autoridades.

Los dos supuestos miembros de ISIS recibieron disparos al encontrarse con efectivos policiales cuando salían de la iglesia.

El presidente de Francia, François Hollande, consideró el hecho como un "sucio ataque terrorista". Según Hollande, los dos atacantes se proclamaron miembros de esta organización radical. Además, añadió que "debemos hacer la guerra a ISIS con todos los medios". El grupo islamista reivindicó el ataque realizado por "dos soldados" con un mensaje en Twitter desde su agencia de noticias.


El mandatario francés declaró que "han sido los católicos los que se han visto golpeados (por esta acción) pero son todos los franceses los que estamos preocupados".

Uno de los atacantes fue identificado como Adel Kermiche, de 19 años, nacido en Francia, mientras que el segundo aún no fue identificado, según informó el fiscal de París, François Molins.

Kermiche estaba fichado por los servicios franceses por tener "vínculos" terroristas. El joven incluso consiguió viajar a Turquía en mayo de 2015, donde llegó gracias a la una tarjeta de identidad de un primo suyo. Tras su vuelta a Francia, estuvo en prisión provisional. La justicia francesa le obligó a llevar un brazalete electrónico para estar localizado en todo momento y le asignó un domicilio con la posibilidad de salir de 8:30 am a 12:30 pm de lunes a viernes.

Un tercer individuo, nacido de 17 años nacido en Argelia, ha sido detenido por su presunta participación con el ataque.

El arzobispo de la cercana ciudad de Rouen, Dominique Lebrun, indicó que la víctima se llamaba Jacques Hamel y tenía 84 años. Las fuerzas de seguridad registraron la iglesia en búsqueda de explosivos.



El portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet, confirmó su muerte y señaló que otro de los rehenes se encuentra gravemente herido después de que los asaltantes trataran también de degollarlo, según una fuente citada por el diario Le Figaro.

Hollande, originario de la vecina ciudad de Ruán, y el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, viajaron de inmediato a Saint Etienne du Rouvray.

La sección antiterrorista de la Fiscalía de París encomendó a la Subdirección Antiterrorista (SDAT) y a la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI) las tareas de investigación.

Los servicios de emergencia y las fuerzas de seguridad están totalmente movilizados en Saint Etienne du Rouvray, según indicó el Ministerio del Interior.

Hasta el lugar también se desplazaron los artificieros que recorren el perímetro para tratar de detectar si los atacantes pudieron haber escondido explosivos en la iglesia.

El primer ministro, Manuel Valls, expresó en una primera reacción a través de Twitter su "horror" frente al "bárbaro ataque en la iglesia, que "hiere a todos los franceses".

El papa Francisco también se sumó a las condolencias y comparte el "dolor y horror" por el "asesinato bárbaro" de un sacerdote.

"Estamos particularmente afectados por esta violencia horrible ocurrida en una iglesia, un lugar sagrado en el que se anuncia el amor de Dios", dijo el Vaticano en un comunicado.

El suceso se produce en momentos de tensión en Europa ante el temor de la amenaza terrorista después de que se hayan perpetrado varios ataques.

Hace tan sólo doce días que Francia vivió un ataque reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) en la turística localidad de Niza (sureste) que dejó 84 muertos y decenas de heridos, después de que un suicida arrollara con un camión a los asistentes a un espectáculo de fuegos artificiales por el día de la fiesta nacional.

Lea también:

Publicidad