Secuestro

El canadiense secuestrado por los talibanes no les creyó a sus captores que Trump era presidente

Joshua Boyle, su esposa y tres hijos apenas comienzan a acostumbrarse a la libertad tras cinco años cautivos. Sus hijos creen que están en una tierra de maravillas y piensan que es un sueño que no durará mucho.
16 Oct 2017 – 6:54 PM EDT

Joshua Boyle, el canadiense recientemente liberado tras cinco años secuestrado por el talibán junto a su esposa, Caitlan Coleman, y tres hijos dijo que creyó que sus captores le estaban jugando una broma cuando le aseguraron que Donald Trump era el nuevo presidente de Estados Unidos.

La pareja fue raptada en Afganistán en 2012 cuando realizaban un viaje por varias exrepúblicas soviéticas. Coleman se encontraba embarazada justo cuando fue secuestrada y tuvo dos hijos más mientras se encontraba bajo cautiverio.

El pasado 11 de octubre Joshua Boyle, de 34 años, Caitlan Coleman, 31, y sus tres hijos fueron rescatados del talibán por tropas paquistaníes que estaban en una operación especial tras una pista recibida de la inteligencia militar de EEUU.

La familia estaba en el maletero de un auto cuando los efectivos incursionaron en el lugar donde pensaban que estaban secuestrados.

Mientras eran cautivos la familia nunco pudo tener acceso a noticias y lo último que supieron de Trump era su papel como presentador del programa de reality 'The Apprentice'.

En una entrevista al diario Toronto Star, Boyle supo que Trump había ganado las elecciones cuando el talibán estaba grabando una prueba de vida de sus cautivos. Sin embargo, no les creyó.


Acostumbrarse al Sol

"Nunca pensé que mis secuestradores hablaban seriamente", dijo.

Sus hijos apenas se acostumbran a vivir en libertad e incluso creen que su nueva situación no durará. Durante años vivieron bajo tierra, por lo que su acceso a la luz solar era muy limitado. En efecto, es lo que más les llama la atención a los niños, por lo que creen que la "tierra mágica" en la que viven ahora no durará.

En estos momentos la familia está en la localidad de Smiths Falls cerca de la capital de Canadá, Ottawa.

Según unas preguntas que respondió vía correo electrónico a la Canadian Broadcasting Corporation, CBC, lo que más tiene fascinados a los niños es la existencia del excusado y como baja el agua tras usarlo.

Su cautiverio ha creado una especie de miedo en los niños, especialmente cuando salen al jardín, debido a lo extremadamente raro que es para ellos.

Boyle está más preocupado por su hijo mayor. "No entiende que hay un Sol afuera (...) olvidémosno de Mickey Mouse, estamos lidiando con cosas básicas. No se trata de 'Bienvenidos a Occidente', es 'Bienvenidos a la Vida'", acotó el padre.

En fotos: 16 años de presencia militar estadounidense en Afganistán

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SecuestroTalibánAfganistán
Publicidad