null: nullpx
Polio

Reaparece la polio en EEUU: ¿cómo averiguar si estás vacunado?

EEUU confirmó un caso de polio y la posibilidad de un brote en Nueva York, mientras en Reino Unido las autoridades van a ofrecer a todos los niños de Londres una vacuna de refuerzo contra la poliomielitis. Repasamos lo que se sabe sobre la reemergencia de una enfermedad erradicada de EEUU en 1979.
Publicado 17 Ago 2022 – 12:42 PM EDT | Actualizado 17 Ago 2022 – 12:42 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

¿No estás seguro de si te vacunaste contra la polio? Es el momento de averiguarlo, recalcan las autoridades de salud, luego de que se detectara un caso de poliomielitis en Nueva York y se confirmara la presencia del virus en aguas residuales de la ciudad, lo que sugiere que podría haber muchos contagios más.

"Basándonos en anteriores brotes de poliomielitis, los neoyorquinos deben saber que , por cada caso de poliomielitis paralítica observado, puede haber cientos de otras personas infectadas", dijo la comisionada de Salud del estado de Nueva York, Mary Bassett.

La poliomielitis la causa el poliovirus, un enterovirus que puede infectar el sistema nervioso.

Los síntomas pueden ir desde los similares a los de la gripe (dolor de garganta, fiebre y fatiga), según los CDC, hasta una infección más grave de la médula espinal que causa meningitis e incluso parálisis.

El poliovirus se multiplica principalmente en los intestinos, y se propaga sobre todo cuando la gente no se lava las manos después de ir al baño.

La poliomielitis es muy contagiosa, al menos para los no vacunados, sobre todo en zonas con escaso saneamiento y seguridad del agua.

El estadounidense que quedó paralizado contrajo una forma de polio “derivado de la vacuna”. Esto pudo ocurrir porque algunos países utilizan una forma debilitada del virus para producir sus vacunas y en algunos casos (muy raros) pueden mutar y transmitirse a través de la falta de higiene a personas no vacunadas.

En EEUU, como en la mayoría de los países desarrollados, se utiliza desde principios de este siglo una forma actualizada de la vacuna que no contiene ningún virus vivo.

Los científicos están estudiando la posible conexión entre el caso de Nueva York y los rastros de virus de polio encontrados en las aguas residuales de Londres y Jerusalén en las últimas semanas.

Ante este panorama, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades han hecho un llamado urgente para que las personas no vacunadas lo hagan cuanto antes.

El virus sembró causó pánico entre los padres en la década de 1940, antes de que las vacunas estuvieran disponibles. Más de 35,000 personas quedaban paralizadas cada año a causa de la poliomielitis durante ese periodo.

Pero una exitosa campaña de vacunación en los años 50 y 60 redujo drásticamente el número de casos hasta que finalmente EEUU fuera declarado libre de polio en 1979.

Desde entonces, viajeros han traído ocasionalmente el virus, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La última vez que Nueva York confirmó un caso de poliomielitis fue en 1990 y Estados Unidos confirmó previamente un caso en 2013, según las autoridades sanitarias del estado.

¿Cómo saber si estás vacunado contra la poliomielitis?

La mayoría de los adultos estadounidenses fueron vacunados contra la poliomielitis durante la infancia y, por ello, es altamente probable que estén protegidos según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Las autoridades sanitarias recomiendan que todas las personas reciban la vacuna de la polio en cuatro dosis administradas en intervalos específicos entre los 2 y los 6 años.

Estas son un requisito para ingresar a las escuelas públicas en todos los estados, aunque algunos padres recurren a excepciones religiosas o filosóficas para no aplicarlas. Se estima que el 93% de los estudiantes de Kindergarten estaban completamente vacunados contra el polio para el año escolar 2020-2021.

La protección de esta vacuna dura de por vida. Ahora bien, ¿cómo pueden estar seguros los adultos de haber recibido la vacuna contra la polio durante la infancia?

Un dato importante para tener en cuenta es que la inmunización contra el polio se hizo ampliamente disponible en EEUU en 1955. Preguntarle a los padres o cuidadores puede ayudar.

Otra alternativa es consultar a médicos o clínicas a las que se haya acudido durante la niñez, o incluso a empresas para las que hayas trabajado que a veces exigen requisitos de vacunación.

Si nada de esto funciona, una opción, aunque un poco más engorrosa, es solicitar los récords públicos al Departamento de Salud de tu estado, un proceso que varía dependiendo de cada lugar.

Unos 30 como California o Colorado simplifican el trámite mediante solicitudes en línea o a través de aplicaciones móviles que permiten el acceso digital a los registros personales de salud; pero otros como Texas exigen el envío de fax o correos electrónicos para enviar la solicitud que puede tardar semanas en procesarse advierte un reportaje de NBC News.

Es posible que el estado no tenga los récords, pues algunos de estos sistemas se crearon recientemente.

Si llegas a encontrarlos, no busques el nombre de la vacuna bajo el término ‘polio’, pues no lo encontrarás. Las siglas que deberían aparecer son las de IPV, iniciales de ( inactivated polio vaccine) u OPV ( oral polio vaccine) .

Vacunarse contra la polio es un requisito para ser inmigrante legal en EEUU

Si no vivías en EEUU durante tu infancia, siempre es válido preguntarles a tus padres o intentar contactar a los proveedores de salud que te atendieron en su momento.

Otra opción es revisar si en tu país hay registros oficiales de vacunación que pudieras consultar.

Si tienes una visa de inmigrante o la tuviste al momento de ingresar a EEUU, por ley has debido obtener ciertas vacunas, entre las cuales está la de la polio.

¿Puedo volver a vacunarme contra la polio si no logro confirmarlo?

Ante la duda, si no encuentras la manera de confirmar si estás vacunado, puedes volver a recibir la vacuna contra la polio.

En estos casos, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan hablar con el médico y discutir esta posibilidad o la de hacerse una prueba de anticuerpos que puede ayudar a determinar si alguien está o no vacunado.

En adultos, la vacuna se administra en tres dosis: la segunda entre uno y dos meses después de la primera inyección, y la tercera entre los seis y doce meses posteriores.

Quienes no recibieron las dosis completas durante su infancia, deben recibir aquellas que les faltan.

La vacuna es altamente efectiva (99%) contra la poliomielitis severa.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:PolioCoronavirusSalud InfantilmpoxVacunas

Más contenido de tu interés