null: nullpx
Coronavirus

Echan a una pareja de un restaurante por usar mascarillas para proteger a su bebé contra el covid-19

Natalie Wester y José López visitaron un restaurante de Texas para cenar con unos amigos una noche que pudieron dejar a su bebé de 4 meses bajo el cuidado de su abuela. Pero debieron irse sin comer, luego de que una empleada les pidió retirarse las mascarillas que usan para proteger de un contagio con coronavirus a su hijo que padece fibrosis quística.
21 Sep 2021 – 01:28 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Una pareja de Dallas, Texas, visitó un restaurante protegiéndose con mascarillas faciales para evitar contagiar a su bebé recién nacido, que padece una condición de salud que lo hace más vulnerable al covid-19. Pero antes de que pudieran recibir sus alimentos, una mesera del local le pidió que se retiraran las mascarillas o se fueran del lugar.

Natalie Wester y su esposo, José López, llegaron el pasado 10 de septiembre al restaurante Hang Time Sports Grill & Bar en Rowlett, en los suburbios de Dallas, para cenar con unos amigos.


La pareja tenía la intención de disfrutar una noche fuera de casa después de convertirse en padres y disfrutar de un momento de esparcimiento. La mamá de Wester estaba libre y pudieron dejar a su bebé de 4 meses, Austin, un rato bajo su cuidado.

En conversación telefónica con Univision Noticias, José López aseguró que entraron al bar con su mascarilla. En la recepción, una empleada del lugar les pidió que se las retiraran. “Pensamos que solo era para identificarnos”, comentó.

La pareja siguió la instrucción y volvió a colocarse las mascarillas. Una vez adentro buscaron la mesa donde los esperaban los amigos de Wester. “Estuvimos en la mesa creo que 30 minutos. Pedimos una Dos Equis y otra bebida y nuestra comida. Creo que pedí unos jalapeños fritos”, aseguró López.

Después de un rato, una mesera volvió a la mesa.

Sin ser invitada, la empleada se sentó junto a Wester para decirle que había sido enviada por el gerente del local “porque dijo ser más amable que él” para decirle que necesitaban retirarse las mascarillas. “Y sí, esto es político”, afirmó.

“Luego me dijo que las máscaras no están permitidas en su local y que pueden hacer las reglas porque son negocios privados”, sostuvo Wester misma en una publicación hecha esa misma noche en su cuenta de Facebook. “Dijo que la máscara no funciona, que es como usar una malla metálica para mantener alejados a los mosquitos y no le da a la gente suficiente oxígeno", agregó Wester sobre su conversación con la mesera.

Expertos han refutado ampliamente el argumento de la gerencia del restaurante y reiterado que las mascarillas son efectivas a la hora de proteger de un posible contagio con coronavirus.

Para proteger a su bebé

La madre justificó el uso de la mascarilla, contándole a la mesera una condición de salud que padece su hijo Austin.

“Cuando nació, descubrimos que tenía fibrosis quística”, explicó la madre. “La fibrosis quística es un trastorno genético muy potencialmente mortal, y si mi hijo contrajera covid tendría que ser hospitalizado. Cuando mi esposo y yo salimos, lo cual no es frecuente, optamos por usar una máscara”.

Sin escuchar las razones de sus clientes, la empleada les dijo que podían pagar su cuenta y retirarse del lugar si había algún problema.

“No quisimos hacer ninguna escena, así que le dijimos que estaba bien, que cancelara nuestra orden y nos levantamos", aseguró López quien es originario de Reynosa, México. "Pero nos dijo que ya no se podía cancelar porque ya había metido la orden de la comida. Y por lo mismo que no conocíamos a los amigos de nuestra amiga, no quisimos hacer una escena. Tomamos la orden para llevar”.

López sostuvo que “es difícil de discutir con alguien que cree que el virus es un mosquito y que el oxígeno es algo más grande que no puede entrar por la máscara”.

A pregunta expresa de si sintieron que la gente que estaba a su alrededor en el restaurante estaba incómoda porque ellos portaban las mascarillas, López aseguró que no notó incomodidad en alguien más. “Más que nada fue el dueño porque cada quien estaba en su mesa, jugando billar”.

Tom Blackmer, dueño del Hang Time Sports Grill & Bar, dijo al periódico The Washington Post que su local prohíbe a los clientes usar máscaras “como parte de su código de vestimenta”. Además aseguró que “ es su derecho como alguien que compró y ha invertido en un negocio privado".

Blackmer añadió que “si bien la prohibición no se publica en ningún lugar por escrito, la anfitriona les pide a todos los que ingresan con una máscara que se la quiten”.

El empresario no negó lo narrado por la familia López, pero dijo que tiene derecho a rechazar el servicio a los clientes que no cumplan con el código de vestimenta del restaurante.

Desde el mes de abril, el local implementó la prohibición “porque no cree que las máscaras impidan la propagación del covid-19”, además de que que los delincuentes puedan usarlas para salirse con la suya en un robo, hurto o vandalismo en un lugar donde trabajan sus dos hijos adultos”.

López opinó que en el estado el tema del uso de la mascarilla está muy dividido. “La cosa es que aquí en Texas quieren libertad, pero quieren libertad para decirte qué hacer no para poder escoger”, dijo. “Aquí en Texas lo que la gente quiere es controlar a sus vecinos, a su gente”.

López concluyó que han recibido varios ataques en Facebook y sus otras redes sociales; sin embargo, no han tenido ninguna intención de atacar al restaurante o a su dueño, solo contar lo que les sucedió.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés