Salud Mental

¿Tiene Apple la obligación de hacer sus teléfonos más seguros para los niños?

El problema no es que tengan teléfonos inteligentes, sino el tiempo excesivo que pasan frente a ellos. Una investigadora propone una solución al problema que parte de la configuración del software de estos dispositivos.
27 Ene 2018 – 12:03 PM EST

El adolescente promedio pasa al menos seis horas al día mirando una pantalla, y la mayoría a través de un teléfono inteligente. Muchos padres, naturalmente, se han preguntado si pasar tanto tiempo frente a una pantalla es bueno.

Investigaciones recientes sugieren que no lo es. Los adolescentes que pasan cinco o más horas al día en dispositivos electrónicos tienen 71% más probabilidades de tener un factor de riesgo de suicidio que aquellos que pasan menos de una hora al día en un dispositivo. El uso de los medios digitales está relacionado con más depresión y menos felicidad, en experimentos, experimentos naturales y estudios longitudinales que muestran que el uso de los medios digitales usualmente conduce a la infelicidad y no a la inversa.

Steve Jobs podría haber acertado cuando le dijo a un reportero sorprendido en 2010 que no permitía que sus hijos usaran iPads y generalmente restringía su tiempo de pantalla.

De hecho, hay un consenso cada vez mayor de que las empresas de tecnología que nos han llevado a la era digital tienen la responsabilidad de construir algunas protecciones. Es por eso que ayudé a redactar una carta de los accionistas de Apple, encabezada por Jana Partners y el Sistema de Retiro para Maestros del Estado de California, que le pide a la compañía que tome medidas para proteger a sus consumidores más jóvenes. No solo es lo correcto, sino que también podría mejorar los resultados de la compañía.

Limitación, no eliminación

Según la investigación, el problema no es que los adolescentes posean teléfonos inteligentes. De hecho, los adolescentes que no usan teléfonos inteligentes en realidad son un poco menos felices que aquellos que los usan en una cantidad limitada de tiempo.

Solo cuando el uso supera las dos horas al día comienzan a aparecer problemas, que incluyen menos horas de sueño y un mayor riesgo de resultados relacionados con el suicidio, como depresión y planes suicidas.

La solución, entonces, parece fácil: limitar la cantidad de tiempo que se puede usar el dispositivo y cómo se puede usar. Esto funciona bastante bien para Apple: la mayor parte de sus ganancias se bloquea una vez que alguien compra un iPhone o iPad, independientemente de cuánto lo use el propietario.


El problema es que la mayoría de los adolescentes que reciben un teléfono inteligente no lo van a usar por una o dos horas al día. La investigación sugiere que los medios digitales estimulan los mismos químicos y regiones cerebrales que otros productos adictivos. Aunque algunos adolescentes pueden limitar su uso, una cantidad importante termina gastando la mayor parte de su tiempo de ocio con sus dispositivos, lo que, como se dijo anteriormente, podría ocasionar problemas de salud mental.

Algunos han señalado que los padres pueden usar aplicaciones de terceros como Kidslox o Norton Family Premier para limitar el tiempo que pasan en el teléfono o en las redes sociales. Aunque algunos padres pueden encontrar útiles estas aplicaciones, otros pueden verse abrumados por el proceso de instalación o encontrar que las tarifas de descarga son demasiado altas. Los adolescentes inteligentes también pueden encontrar formas de evitar estas aplicaciones.

Pero, ¿qué pasaría si Apple incluyera la posibilidad de limitar el tiempo de pantalla desde el sistema operativo del iPhone?

Por ejemplo, al registrar y configurar el teléfono, Apple podría incluir una opción para seleccionar la edad del usuario. Si dices que el teléfono es para un niño de 12 años, podría brindarle a los padres la opción de restringir las aplicaciones utilizadas, apagar el teléfono por la noche, limitar el número de horas que puede usarse y permitir la comunicación con una lista aprobada previamente de números de teléfono. A medida que el niño crezca, estas restricciones podrían modificarse o eliminarse, haciendo que esta parte del iOS se integre sin problemas la seguridad para niños y adolescentes en el iPhone —y la integración perfecta siempre ha sido la tarjeta de presentación de Apple.

Mejores teléfonos para niños más felices

Esto tiene otro beneficio para Apple: los padres podrían estar más dispuestos a comprar sus teléfonos inteligentes para niños si fueran más fáciles de regular. Aparte de comprar un teléfono plegable de la vieja escuela, que cada vez son más difíciles de conseguir, actualmente no hay una manera fácil de darle un teléfono celular a un niño sin abrir el mundo de acceso ilimitado a internet, los medios sociales y noches interminables discutiendo sobre dejar de lado el teléfono lejos a la hora de cenar.

Como madre de una niña de 11 años, me sentiría mucho más cómoda dándole un teléfono inteligente a mi hija si supiera que no la acosarán, que no verá cosas que no debería ver o lo usará durante seis horas diarias.

Las empresas de medios sociales como Facebook también tienen algo por lo que responder —y lo saben. Teniendo en cuenta los vínculos entre los ingresos publicitarios y el tiempo dedicado al sitio, equilibrar los beneficios y la seguridad será una tarea más difícil para ellos.

Pero para Apple, es sin duda una situación ganar-ganar: cuanto más seguro sea su producto para los niños, más podrá vender. Entonces, ¿por qué no hacerlo más seguro ofreciendo a los padres más herramientas y opciones?

* Jean Twenge es profesora de Psicología, Universidad Estatal de San Diego.

Tecnología al servicio de la salud: estos dispositivos ayudan al manejo de condiciones crónicas

Loading
Cargando galería
The Conversation
RELACIONADOS:Salud infantilDepresión
Publicidad