null: nullpx
Referendos

Turquía vota 'sí' a otorgarle plenos poderes al presidente Erdogan

El mandatario Recep Tayyip Erdogan obtuvo una ajustada victoria en el crucial referendo de este domingo que le otorga más poder; pero la oposición denunció un resultado que divide profundamente el país.
16 Abr 2017 – 4:33 PM EDT

El 'sí' ganó el referendo realizado este domingo en Turquía para decidir si aprobar o rechazar las reformas constitucionales que concentrarían el poder en manos del presidente, Recep Tayyip Erdogan. El mandatario declaró la victoria del 'sí' tras conocerse los resultados y dijo que se trataba de una "decisión histórica".

El sí logró el 51,3% de los votos frente al 48,7% del no, con el 99% de las urnas escrutadas, según resultados no oficiales publicados por la agencia de prensa progubernamental Anadolu.

Este lunes, sin embargo, el gobierno turco recibió el revés de la misión de observadores internacionales que declaró que el proceso no cumplió con los estándares internacionales y criticó la decisión la junta electoral turca de aceptar boletas sin estampar, lo que pudo aumentar el fraude en el referendo.

"Con el pueblo, hemos realizado la reforma más importante de nuestra historia", declaró Erdogan a los periodistas en su residencia oficial en Estambul y llamó a los países extranjeros a "respetar" el resultado.

En momentos en que concluía el escrutinio, partidarios de Erdogan salieron a las calles y lanzaron fuegos artificiales en Estambul. Pero los primeros datos sobre la votación señalaban que el país está totalmente dividido sobre los cambios constitucionales propuestos, y que el 'no' triunfó en las tres mayores ciudades del país: Estambul, Ankara y Esmirna.

Tras este resultado, las 18 modificaciones constitucionales transformarán el sistema de gobierno de Turquía de parlamentario a presidencial, suprimirán el cargo de primer ministro y concederán amplios poderes ejecutivos al presidente.

Erdogan, que convocó la consulta e hizo campaña por el 'sí', insistió que este nuevo sistema asegurará la estabilidad del país y conducirá a un largo periodo de prosperidad. Pero quienes se oponen temen que el cambio lleve a un gobierno autocrático asegurando que Erdogan, que ha sido acusado de reprimir derechos y libertades, pueda gobernar hasta 2029 con un sistema con pocos contrapesos y equilibrios.

"Queridos conciudadanos, según resultados no oficiales, el referéndum que prevé una presidencialización del sistema concluyó con el 'sí'", declaró el primer ministro turco, Binali Yildirim, en un discurso de victoria en el cuartel general de su partido, el AKP, en Ankara.

"Con esta votación, hemos abierto una nueva página de nuestra democracia", continuó el jefe de gobierno, agregando que "este referendo no tiene un perdedor. El vencedor es Turquía".

Polémica campaña

Pero la campaña para este referendo polarizó alrededor de la figura de Erdogan a un país que ya estaba profundamente dividido. Sus detractores denuncian un texto redactado a medida para satisfacer las ambiciones de Erdogan, acusado de una deriva autoritaria, en particular tras el intento de golpe de Estado frustrado de julio pasado.

Devlet Bahceli, del Partido Acción Nacionalista, dijo en un comunicado que fue "un éxito muy importante; un éxito que hace imposible cualquier rechazo o negación". Aseguró que Turquía ha rechazado "la presión, el chantaje, la fuerza y las amenazas de todo el mundo que quería apoyar el 'no' ''.

Sin embargo, los dos principales partidos de la oposición de Turquía denunciaron "manipulaciones" y anunciaron su intención de pedir un nuevo recuento.

El principal partido de oposición, el CHP (socialdemócrata), anunció a través de uno de sus dirigentes que impugnará el 37% de los votos depositados.

Unos 55.3 millones de electores estaban convocados a las urnas para pronunciarse sobre la revisión constitucional.

"Estamos aquí tan pronto para decir 'no' por nuestro país, por nuestros hijos y nietos", dijo tras votar Murtaza Ali Turgut, un funcionario de Hacienda retirado.

Otro partidario del 'no', Husnu Yahsi, señaló: "No quiero montarme en un autobús sin sistema de frenado. Un sistema unipersonal es como eso".

Por su parte, en otro vecindario de Estambul, un votante que se decantó por el 'sí' mostró su pleno apoyo a Erdogan. "Sí, sí, sí. Nuestro líder es un regalo de dios. Siempre lo apoyaremos. Está gobernando muy bien", declaró Mualla Sengul.

Erdogan, 14 años en el poder

Los cambios concederán al presidente potestad para nombrar ministros, altos cargos del gobierno y a la mitad de los miembros del máximo órgano judicial del país, además de para promulgar decretos y declarar estados de emergencia. Se fija un límite de dos mandatos de cinco años para los presidentes y se les permite seguir al frente de su partido político. Las modificaciones entrarán en vigor en las próximas elecciones generales, previstas para 2019.

Erdogan, de 63 años, llegó al poder en 2003 como primer ministro, cargo que ocupó hasta 2014, cuando se convirtió en el primer presidente turco elegido de forma directa. Lleva años intentando ampliar el poder del presidente.

La votación llega en un momento con varios frentes abiertos para Ankara. Erdogan sobrevivió a un intento de golpe de Estado el pasado julio, que atribuyó a su exaliado reconvertido en enemigo Fetula Gulen, un clérigo islamista que vive en Estados Unidos. El estado de excepción impuesto tras el fallido alzamiento sigue en vigor. Las autoridades lanzaron una amplia ofensiva contra los seguidores de Gulen y otros opositores al gobierno, calificándolos de terroristas.

Unas 100,000 personas, entre las que hay jueces, maestros, académicos, médicos, periodistas y miembros del ejército y la policía, han perdido sus empleos y más de 40,000 fueron arrestadas. Cientos de medios de comunicación y ONG fueron clausurados.

Turquía sufrió también por una renovada violencia entre insurgentes kurdos y fuerzas de seguridad en el volátil suroeste del país, además de una serie de atentados, algunos reivindicados por el grupo extremista Estado Islámico, que opera al otro lado de la frontera con Siria.

Por otra parte, la relación de Turquía con Europa es cada vez más tensa, especialmente después de que Erdogan calificó a Alemania y Holanda de nazis por impedir que ministros turcos hiciesen campaña por el 'sí' entre expatriados.

Vea también:


En Fotos: Azotes, muertos, celebración y arrestos durante la retoma del poder en Turquía

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés