null: nullpx

Toyota Corolla S 2014

El legendario auto japonés cambió de generación y pretende mostrarnos una nueva cara de Toyota, más “divertida”.
9 Oct 2015 – 10:37 PM EDT
Reacciona
Comparte

¿Cómo mejorar lo mejor? Es una pregunta con una respuesta muy complicada. Habría que comenzar preguntándonos, ¿qué es lo mejor? Parece que para la industria automotriz lo mejor es un auto confiable, ahorrador, cómodo, accesible y de fácil mantenimiento. Probablemente haya muchos vehículos que brincaron a su mente justo ahora, pero solo hay uno que ha logrado traducir todas esas aptitudes en ventas, al grado de convertirse en el rey a nivel global a lo largo de su no tan larga historia: el Toyota Corolla.

El legendario auto japonés cambió de generación y pretende mostrarnos una nueva cara de Toyota, una cara más “divertida”, con un diseño más juvenil que atraiga más compradores (como si los necesitara) sin perder lo que lo ha hecho grande a través de los años.

La confiabilidad y la calidad siguen estando ahí. En este nuevo Corolla encontramos la misma simplicidad bien hecha: buenos acabados, buenos materiales y buena ergonomía.

En el exterior encontramos un auto con un diseño más agresivo. Sus afilados faros delanteros y la nueva parrilla le dan un toque más deportivo y juvenil. La línea de la cintura va subiendo hacia la parte trasera y  acaba dándole al auto una postura más musculosa.

El interior tiene muy buena ergonomía y los comandos son fáciles de entender y de activación intuitiva. Los asientos tienen buen soporte lateral y la conducción de manejo es buena. Las plazas traseras tienen buen espacio y dos adultos podrán hacer viajes largos sin problemas, si se quiere viajar con un adulto más es recomendable que el viaje no sea muy largo.

El espacio de la cajuela es más que suficiente para poder llevar el equipaje de los ocupantes y el acceso a la misma es bastante amplio, facilitando las maniobras de carga y descarga.

El motor que utiliza esta nueva generación es un 4 cilindros de 1.8 litros con 132 caballos de fuerza que en nuestra versión de prueba venía acoplado a una caja automática de 4 velocidades.

La caja aprovecha lo más posible la potencia del motor y en la ciudad se siente como en casa gracias a la suavidad de los cambios. A pesar de lo bien lograda que esta la caja automática, nos hubiera gustado algo un poco más moderno, con por lo menos 5 velocidades. Pero aun así preferimos esta caja de 4 que las CVT que equipan algunos autos de la competencia.

El manejo es el esperado de un sedán compacto familiar. A pesar de su estética más agresiva, el Corolla no es un auto deportivo. La suspensión tiene una buena puesta a punto para el manejo citadino y absorbe las imperfecciones de la carretera de manera muy eficaz. La dirección tiene buena retroalimentación y en general el habitáculo es un buen lugar para pasar largos ratos en el tránsito. Su manejo en autopista es muy competente y se siente con aplomo en las curvas.

El Corolla se sigue sintiendo como un Corolla a pesar de su nueva estética, y eso es bueno. Cuando la gente compra este auto no lo hace por cómo se ve, sino por lo que ofrece como paquete general, y si algo nos ha enseñado la historia es que las ventas del Corolla lo colocan como uno de los mejores productos que ha creado la industria automotriz.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Pruebas de Manejo