null: nullpx

Porsche Cayenne Turbo S

La nueva Porsche Cayenne Turbo S toma se posiciona como el tope de la gama de SUVs de Porsche con su motor de 550 caballos de fuerza.
31 Mar 2016 – 05:01 PM EDT
Reacciona
Comparte

La nueva  Porsche Cayenne Turbo S toma se posiciona como el tope de la gama de SUVs de Porsche con su motor de 550 caballos de fuerza.

Con su complejo chasis activo, este deportivo vestido de SUV sobrepasa el manejo dinámico de muchos autos deportivos. Todas las capacidades básicas de la Cayenne, como manejo off-road, comodidad y gran capacidad de arrastre siguen presentes.

La nueva Turbo S tiene 50 caballos más de potencia comparada con la Cayenne Turbo, con lo que logra mayor aceleración y velocidad final. Esta versión hace el 0 a 60 millas por hora en 4.5 segundos y tiene una velocidad  máxima de 175 millas por hora.

Fue configurada para lograr el mayor desempeño dinámico posible, por lo tanto incorpora todos los sistemas electrónicos posibles de serie. De la Cayenne turbo toma la combinación de una suspensión de aire y el sistema PASM. También el sistema Porsche Dynamic Chasis Control (PDCC) el cual le ayuda a mantenerse lo más plana posible durante las curvas.

También tiene el sistema Porsche Torque Vectoring Plus (PTV Plus) que funciona junto al diferencial bloqueante trasero mejorando la tracción y por ende la seguridad en todo momento. También está equipada con el paquete Sport Chrono de serie.

El exterior y los extras que están equipados en la turbo S cumplen con las exigencias de un modelo tope de gama. Varios detalles exteriores están pintados en negro brillante y los rines de 21 pulgadas fueron diseñados exclusivamente para esta camioneta.

La Cayenne Turbo S 2013 estará a la venta en Alemania a partir de enero, por lo que seguramente poco después podrá ser adquirida de este lado del mundo.

Al igual que todos los Porsche que existen, la Cayenne  también tiene sangre deportiva por sus venas, y en especial este modelo Turbo S.

La nueva Turbo S tiene 50 caballos más de potencia comparada con la Cayenne Turbo, con lo que logra mayor aceleración y velocidad final. Esta versión hace el 0 a 60 millas por hora en 4.5 segundos y tiene una velocidad  máxima de 175 millas por hora.

El componente esencial de esta eficiencia mejorada fue la integración de una bomba de aceite regulada, la gestión electrónica del motor y la regulación de gases de escape.

La nueva transmisión automática de ocho velocidades Triptonic le siente realmente bien a este modelo.

No podía faltar el sistema Porsche Traction Management que mejora su comportamiento y le da una aceleración sorprendente, similar a un verdadero deportivo con la única diferencia de la altura y peso del vehículo; por lo demás, el conductor tiene la sensación de control permanente.

El cuerpo es de acero y aluminio, reduciendo su peso en casi 200 libras con respecto a la versión anterior, pero aumentando su rigidez y capacidad de absorber la energía al momento de un impacto. Su diseño es aerodinámico y elegante, por lo que luce más como los tradicionales autos deportivos de la marca alemana.

El frente es inconfundible; posee luces estilizadas y en la parte inferior resalta un faldón y grandes entradas de aire que la hacen ver más deportiva. El capó le da un look poderoso y las líneas le dan un perfil muy alargado. Las luces traseras también son largas y los escapes de forma rectangular, le dan un estilo atlético.

Al volante se siente y maneja como una Cayenne convencional, cuenta con lujo, tecnología y comodidad de primerísima calidad.

Por dentro cuenta con las mejoras típicas de un vehículo de lujo; el estilo es similar al del Panamera pero con materiales y acabados de mejor calidad, algo que parecía poco probable.

En la consola central se ubica la mayor cantidad de controles de conducción y en la parte superior la pantalla táctil de siete pulgadas.

Gracias a sus cualidades, la Cayenne es una de las opciones de compra más razonables, aún por encima de la versión híbrida, pues ofrece menos emisiones contaminantes y un precio mucho más bajo.

Manejando la Cayenne Turbo S uno se olvida inmediatamente de que está en una SUV y se maneja tan ágilmente como usted esperaría de una Porsche. 

La Cayenne Turbo S es un buen ejemplo que el alto desempeño y lujo no están divorciados de un vehículo SUV.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Pruebas de Manejo