Pruebas de Manejo

Evaluamos a fondo a la Honda CR-V 2016

Esta fue nuestra experiencia A Bordo de la crossover más popular en los Estados Unidos.
7 Jul 2016 – 6:32 PM EDT

La Honda CR-V es una crossover compacta que llego a los Estados Unidos en 1997, y desde ese entonces ha vendido más de 3.5 millones de unidades.

Esta se ha ubicado como líder en el segmento seguido por la Toyota RAV4, Ford Escape y Nissan Rogue (en ese orden).

La CR-V se diferencia de sus competidores por ofrecer una cabina amplia, silenciosa, y muy funcional, dejando en evidencia que este vehículo ha sido rediseñado (en el 2012) para cumplir con las necesidades más importantes para las familias.


El espacio de carga del Honda CR-V es 37.2 pies cúbicos detrás de la segunda fila de asientos convirtiéndola en la mas amplia en el segmento.

La segunda banca de asientos puede ser plegada (60/40) fácilmente a través de palancas ubicadas convenientemente en el área de carga y en los extremos laterales de los asientos. Una vez escondida, el espacio total disponible alcanza los 70.9 pies cúbicos.

La Honda CR-V 2016 cuenta con solo una opción para el tren motriz compuesto por un motor de 4 cilindros de 2.4 litros capaz de producir 185 caballos de potencia y 181 libras-pie de torque una transmisión automática constantemente variable (CVT).

Los niveles de consumo de combustible varían ligeramente dependiendo la selección de tracción delantera o permanente a las cuatro ruedas. La primera opción puede llegar a consumir entre 26 millas por galón en la ciudad y 33 en la autopista, mientras que la segunda opción (AWD) 25/31 mpg.

Encontramos detalles en su interior que reflejan la naturaleza deportiva de la marca japonesa. El botón rojo para encender a la CR-V es un ejemplo claro de este detalle.

La iluminación natural dentro de la cabina es un factor importantísimo para conseguir una atmosfera agradable para viajes largos y para la rutina diaria. En el caso de la Honda CR-V 2016, su cabina es capaz de albergar cómodamente a todos sus ocupantes.

La consola de instrumentos mantiene su carácter simple y claro con el tacómetro a la izquierda, el velocímetro en el centro y los indicadores para la temperatura de agua y nivel de combustible a la derecha.

La versión más costosa (Touring) cuenta con accesorios de serie como sistema de advertencia de abandono de carriles y preventivo de colisiones frontales con capacidad de distinguir entre peatones y objetos inanimados para ejecutar activación de los frenos automáticamente.

Otra de las grandes virtudes de la CR-V es su capacidad de alojar una gran diversidad de elementos ajenos al vehículo. Esto ha sido conseguido gracias a la extraordinaria labor de diseñadores e ingenieros para ubicar espacio útiles a través de toda su cabina.

La posición de manejo para el conductor es elevada, colaborando en una excelente visibilidad hacia el exterior del vehículo. Cuenta con calefacción para los asientos delanteros de serie para las versiones más equipadas.

La Honda CR-V cuenta con dos pantallas han sido estratégicamente ubicadas para minimizar distracciones para el conductor. Además, estas pueden ser configuradas por el conductor para mostrar diversa información útil y relevante para los ocupantes. La pequeña pantalla superior (no táctil) ha sido instalada en muy cerca de la línea de visión del conductor.

Todas las puertas han sido diseñadas para simplificar la entrada y salida de los ocupantes y la carga, estas son amplias y bajas para cumplir con este objetivo.

La sensación de manejo no es la más dinámica o ágil en este segmento. Si estas en el mercado por un producto con estas características, es recomendable considerar al Mazda CX5 o el Ford Escape.

El precio base de la Honda CR-V 2016 en los Estados Unidos empieza en $24,645. Se ofrece en 5 versiones: LX, SE, EX, EXL y Touring.

Imágenes del Honda CR-V 2016

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Pruebas de ManejoHondaCrossoversAutos

Más contenido de tu interés