publicidad

Trump lanza a NBC una amenaza vacía pero útil para su campaña electoral permanente

Trump lanza a NBC una amenaza vacía pero útil para su campaña electoral permanente

La sugerencia de que las licencias de operación de NBC y otras cadenas que el presidente considera “asquerosas” pueden ser revocadas es legal y políticamente inviable, pero calza perfectamente en su estrategia electoral para 2020.

Trump amenaza con revocar la licencia de transmisión de la cadena NBC Univision

Una seguidilla de comentarios de Donald Trump sobre la manera como hacen su trabajo los medios de comunicación que publican notas críticas sobre su gobierno remató este miércoles con una amenaza que, puede resultar vacía por su inviabilidad legal y política, pero que arroja luces sobre la manera cómo el presidente preferiría resolver sus problemas con la prensa.

Este miércoles en un mensaje en su cuenta Twitter sugirió que a NBC y "las cadenas" podrían serle revocadas sus licencias de operación, a raíz de un reportaje de la cadena televisiva NBC en el que se asegura que el presidente pidió multiplicar por diez el armamento nuclear estadounidense durante una reunión con su equipo de seguridad en la que le mostraron cómo se había reducido ese arsenal en las últimas décadas.

publicidad



Luego, durante una reunión con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, Trump dijo que era “asqueroso que la prensa pueda escribir lo que quiera escribir”.

Aunque allí negó que quiera limitar la libertad de expresión, en el ambiente quedó un inusualmente duro y expreso ataque desde la Casa Blanca contra el principio consagrado en la Primera Enmienda de la Constitución de EEUU. Y no se trata del primero que expresa el mandatario.

Trump sobre el arsenal nuclear de EEUU: "Tiene que estar en excelente forma" Univision

“Obviamente cuando un funcionario público, más aún el presidente, amenaza a medios con algún tipo de procedimiento legal, es causa de grave preocupación como tema de la Primer Enmienda”, dijo el especialista en medios de la Universidad de Georgetown Andrew Schartzman citado por The Washington Post.

Pero Schartzman asegura que, pese a las posibles intenciones de Trump, NBC no corre el peligro de ver sus operaciones afectadas por las características del negocio de las telecomunicaciones.

La verdad es que la Casa Blanca no puede hacer nada contra las licencias de las cadenas de televisión, primero porque no tiene injerencia en la asignación de licencias de operación para estaciones de televisión, ese campo lo maneja la Comisión Federal de Comunicaciones.

Además, las licencias de las cadenas en EEUU no son otorgadas de manera directa, sino estaciones locales que suelen integrarse en redes bajo grandes marcas con las que operan bajo una figura de asociación en diferentes mercados del país.

NBC, CNN et all

NBC quedó en la mira de Trump la semana pasada cuando reportó que, en otra reunión del equipo de seguridad nacional, el secretario de Estado Rex Tillerson había llamado “idiota” a su jefe por algunas posiciones en política exterior.

Tillerson se vio forzado a convocar una inusual rueda de prensa para negar, no que haya calificado así al presidente, sino que hubiera pensando en renunciar como se decía en el reportaje.

En esa ocasión Trump metió a la televisora en el saco de las que, según él, producen “fake news” o noticias falsas. Hoy la equiparó con su “enemiga” favorita, la cadena de noticias CNN, con la que viene peleando desde sus tiempos de candidato presidencial por el supuesto trato injusto que le dio a su campaña.

Tras aquel reportaje sobre el supuesto descalificativo de Tillerson, Trump sugirió en un tuit al Comité de Inteligencia del Senado investigar las operaciones de esos medios, algo que muchos congresistas vieron con preocupación, porque representa un patrón de conducta de una persona que no es capaz de digerir bien las críticas que se le hacen.

Relacionado
Para Trump, las malas noticias sobre su gestión son "falsas...
Trump sugiere al Congreso investigar a los medios por supuestas noticias falsas


Por esos días había mucha información reactivando el interés el llamado 'Rusiagate', la injerencia rusa detectada por las agencias de inteligencia estadounidense en la campaña electoral del 2016 que supuestamente buscaba perjudicar a Hillary Clinton. Y aunque eso es algo que cuatro comités del Congreso y un fiscal especial nombrado por el Departamento de Justicia para el presidente se trata de un “engaño” con el que también buscan desprestigiarlo.

Es notable que durante el gobierno del republicano Richard Nixon, algunos quisieron infructuosamente bloquear las licencias televisivas que tenía el grupo de The Washington Post, el diario que mantuvo viva la investigación periodística sobre el caso Watergate y que acabó con la primera renuncia de un presidente en la historia de EEUU.

publicidad

¿Quién es más falso?

Desde sectores conservadores suelen señalar a medios liberales como supuestos creadores de noticias falsas, pero una búsqueda en internet permite identificar la propensión a la deformación de eventos y hechos en muchos medios de tendencia radical conservadora.

Entre ellos, Inforwars, una página web que en el pasado Trump ha alabado y que durante la campaña sirvió para difundir versiones inexactas y hasta falsas sobre el gobierno de Barack Obama o la campaña presidencial demócrata.

El presidente se enfrasca en peleas con medios tradicionales como The New York Times, The Washington Post o CNN, cuyas prácticas editoriales son mundialmente reconocidas (independientemente de algún error que puedan cometer ocasionalmente y que suele ser reconocido por esos medios).

Sin embargo, Trump aprovecha que los medios tradicionales, en la medida que son percibidos como parte del establishment político y social, no tienen muy buena imagen, como indican las encuestas especializadas que hace el centro de investigaciones Pew.

Este año, el Pew encontró que aunque la mayoría sigue esperando que los medios hagan una labor de contrapeso al poder, cuando se discrimina por afiliaciones ideológicas, los demócratas creen que les impide a los políticos hacer cosas indebidas, mientras que los republicanos creen que obstruye el trabajo de los gobernantes.

publicidad

En ese sentido, es seguro que el propio presidente sabe que no debería llegar a promover una acción contra la Primera Enmienda, pero su retórica le sirve para mantener encendida a su base electoral dentro de la estrategia de campaña permanente en la que está desde que asumió el poder en enero y que promete mantener al menos por los próximos tres años.

En fotos: Ejercicios militares de aviones de combate de EEUU en Corea a mediados de septiembre
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad