null: nullpx
Trump Plaza

La implosión del Trump Plaza: el fin de otro 'gran negocio' que acabó en la ruina

La demolición del otrora majestuoso Trump Plaza de Atlantic City, New Jersey, acaba con la era de los casinos de Donald Trump en la ciudad, un negocio que nunca prosperó como esperaba el magnate y dejó a miles de empleados y proveedores afectados.
17 Feb 2021 – 07:39 AM EST
Comparte
Cargando Video...

La era de los casinos Trump en Atlantic City llegó a su fin el miércoles, con el derribo del hotel-casino de 39 pisos que perteneció al expresidente Donald Trump y que a mediados de los años 90 llegó a ser la más grande atracción para apostadores en Nueva Jersey: The Trump Plaza.

La demolición ha reabierto heridas en Nueva Jersey, donde muchos siguen considerando a Trump como un inversionista inescrupuloso que llegó, hizo dinero y se fue cuando la industria menguaba dejando una estela de desempleo, deudas y agraviados .

Hay muchos que quieren ver la implosión del hotel-casino ocurrida en la mañana de este miércoles como el comienzo del karma de Trump por su desempeño como presidente, a tan solo días del segundo juicio político en el que fue absuelto, pero condenado "moralmente" por importantes líderes de su partido y con la posibilidad de tener que responder ante los tribunales por las mismas acciones que contribuyeron al asalto al Capitolio y que motivaron su 'impeachment' en el Congreso.

Loading
Cargando galería

Lo que en circunstancias normales sería el simple derribo controlado de un edificio en desuso que afea una zona turística de una ciudad que busca recuperarse, adquiere un simbolismo político.

Y hasta de justicia, para los miles que perdieron sus trabajos y empresas en las bancarrotas del entonces magnate de la construcción y celebridad televisiva.

Por ejemplo, la demolición había generado una subasta para escoger a la persona que apriete el botón para detonar la implosión del hotel-casino. La mayor apuesta fue de 175,000 y las ganancias iban a ir a al Boys & Girls Club de Atlantic City.

La subasta, que prometía una experiencia que solo pasa “una vez en la vida”, fue cancelada en enero a pedido de Icahn Enterprises, la actual propietaria del inmueble, la empresa del multimillonario Carl Icahn, amigo y donante de las campañas de Trump.

Historia de un costoso fracaso

Trump abrió el hotel-casino de más de 600 cuartos en 1984, siete años después de la legalizaron los juegos de apuesta, convirtiendo a The Trump Plaza en la décima atracción para apostadores en Atlantic City.

Después de Trump Plaza, Trump abrió Trump’s Castle en 1985, y Trump Taj Mahal en 1990. Para resaltar sus propiedades, Trump trajo a celebridades como Michael Jackson, The Rolling Stones y Mike Tyson.

“Yo convertí a Atlantic City un verdadero buen lugar, y ahora es un lugar donde la gente puede venir e invertir”, dijo Trump al Star Ledger en 1998.

Años despúes, en la campaña de 2016, la entonces rival demócrata por la presidencia, Hillary Clinton, aprovechó la derruida fachada del abandonado casino para ofrecer un mensaje atacanto el historial empresarial de Trump, caracterizado por varias bancarrotas y negocios quebrados, que contrastan con la imagen de empresario de éxito que siempre proyectaba el candidato republicano.

En su mejor momento, en 1996, The Trump Plaza y otras propiedades del imperio de casinos de Trump en Atlantic City generaron miles de trabajos, según NJ Advance Media. El hotel-casino llegó a tener hasta 6,100 trabajadores por aquel entonces.

Luego el imperio de casinos de Trump tuvo un declive seguido por bancarrotas. Cuando The Trump Plaza cerró en septiembre de 2014, tenía el récord del hotel-casino con el peor rendimiento de Atlantic City. Desde entonces había permanecido cerrado.

Su cierre dejó a más de 1,100 trabajadores desempleados y ocurrió pocos años después de que Nueva Jersey perdió el título del segundo mercado de casinos más fuerte del país ante Pennsylvania, agregó NJ Advance Media. Las Vegas, en Nevada, sigue siendo la capital imbatible del juego en EEUU.

En Atlantic City llego a haber 13 casinos. Quedan nueve, según un conteo del The New York Times.

Por eso, el cierre de The Trump Plaza “se convirtió en el símbolo de la caída de la ciudad, así como de su imperio de casinos”, dijo The Press of Atlantic City.

En 2016, el hotel-casino pasó a manos de Icahn Enterprises, del multimillonario Carl Icahn, quien no ha dicho cuales son sus planes después de la implosión.

Efectos de la polarización

Trump atizó la polarización política en el país durante su gobierno, creando un movimiento de seguidores conservadores, nacionalistas y extremistas que creen que tuvo una buena gestión y dando pie una oposición de liberales y centristas que creen que fue una amenaza a la seguridad pública al punto de ser llevado a juicio político por instigar la insurrección.

“Creo que hay personas que van a estar contentas al ver Trump Plaza venirse abajo”, dijo David Spatz, quien cubrió los casinos como reportero de espectáculos, a The Cherry Hill Courier-Post.

A través de los años, el hotel-casino abandonado se fue deteriorando y el alcalde Marty Small prometió el año pasado que lo demolería.

“La meta de mi gobierno es demoler Trump Plaza”, dijo Small en su primer informe sobre el estado de la ciudad. “Eso no es aceptable en ninguna otra ciudad, excepto Atlantic City. Es una vergüenza, afea el horizonte, y esa es la peor monstruosidad de la ciudad”.

La demolición del hotel-casino será el fin de una era y el comienzo de nuevas posibilidades, dijo el presidente del concejo de Atlantic City George Tibbitt a The Press of Atlantic.

“Es el fin de una era y el comienzo de algo nuevo”, dijo. “Estamos ansiosos de saber que pasará más adelante”.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:Trump PlazaDonald TrumpNueva JerseyAtlantic CityCasinos

Más contenido de tu interés