null: nullpx

Agencias de inteligencia de EEUU creen que Rusia interfirió en las elecciones para ayudar a Trump

El presidente Obama pidió una investigación sobre la supuesta interferencia electrónica y hackeo de información durante la campaña presidencial. Funcionarios con conocimiento del caso dicen estar seguros de que el triunfo de Trump era el objetivo de Rusia, acusada por Washington de influir en las presidenciales.
9 Dic 2016 – 10:50 AM EST

Agencias de inteligencia estadounidenses han concluido que Rusia actuó de manera encubierta para interferir en la campaña presidencial con el fin de ayudar a Donald Trump, según reportaron funcionarios informados en el caso, citados este viernes en la noche por los diarios Washington Post y The New York Times.

El informe que citan los medios mencionados fue publicado después de que el presidente Barack Obama pidiera una investigación sobre los diferentes episodios de hackeo de las elecciones presidenciales, en medio de crecientes llamados del Congreso por información sobre la magnitud de la interferencia rusa en la campaña.

De acuerdo con The New York Times, esta conclusión está ligada a otro hecho del que dicen tener plena seguridad y es que los rusos hackearon el sistema del Comité Nacional Republicano además de las organizaciones demócratas, pero eligieron no revelar la información que consiguieron sobre el partido del presidente electo.

"Las agencias de inteligencia han identificado individuos con conexiones al gobierno ruso que proporcionaron a WikiLeaks miles de emails hackeados del Comité Nacional Demócrata y otros, incluyendo el jefe de campaña de Hillary Clinton", dicen funcionarios que describen esto como parte de una operación más amplia para favorecer a Trump y acabar las posibilidades de ganar de Clinton.

Agentes de la CIA dijeron a los legisladores que estaba "totalmente claro" que el triunfo de Trump era el objetivo de Rusia, de acuerdo a las fuentes que hablaron con ambos diarios.

Las acusaciones

"Quizá hemos cruzado un umbral nuevo y nos incumbe revisar el estado de las cosas, y repasar, llevar a cabo alguna acción, para entender qué ha pasado e impartir algunas lecciones aprendidas", dijo la consejera de seguridad nacional y contraterrorismo Lisa Monaco a reporteros en la mañana del viernes sobre la investigación ordenada por Obama.

Estados Unidos acusó oficialmente a Rusia por tratar de interferir en las elecciones. La denuncia fue hecha por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por su sigla en inglés) en octubre de este año, semanas antes de la votación. Funcionarios de inteligencia apuntaron particularmente al hackeo de figuras del Partido Demócrata antes de las elecciones, en julio, y congresistas demócratas les han pedido a estos información clasificada al respecto.

Esta investigación se remontará hasta 2008, cuando se acusó a China de atacar las elecciones electrónicamente, y también 2012, según dijo un vocero de la Casa Blanca en una rueda de prensa el viernes en la tarde. En 2012 no se determinó que hubiera alguna intervención de "actores extranjeros", pero con las nuevas herramientas de investigación a disposición del gobierno quizá se hagan nuevos hallazgos, de acuerdo a este vocero.

"El presidente ha dejado claro que esto es inaceptable y está fuera de límites. Esta actividad no es nueva para Moscú, lo hemos visto por años cuando se meten en elecciones en Europa y Asia. El presidente le ha dejado claro a Putin que esto es inaceptable".

La Casa Blanca dejó claro que esto no era un intento por revertir los resultados de la elección, "aunque es evidente que el presidente hizo campaña por la persona que no ganó. Pero es un intento por mantener la integridad misma de las elecciones".

Senadores republicanos "se están preparando para lanzar un sondeo coordinado y de ancha envergadura" sobre el papel que jugó Moscú en las elecciones, según reporta el diario The Washington Post. Entre estos se incluyen miembros de alto perfil como John McCain, senador por Arizona y excandidato presidencial, y Lindsey Graham, exprecandidato republicano. Esta investigación que pidió Obama no está relacionada con las investigaciones o las peticiones de más información de congresistas.

"Voy tras Rusia de todas las maneras en las que uno puede irse detrás de Rusia", le dijo Graham a CNN en una entrevista el miércoles. "Creo que son una de las influencias más desestabilizantes en el escenario mundial. Creo que sí influyeron en las elecciones, y quiero que Putin personalmente pague un precio por ello".

La reacción de Trump

El presidente electo Donald Trump rechazó las conclusiones de las agencias de inteligencia estadounidense sobre la implicación rusa en estos hackeos durante la campaña presidencial.

"Esas son las mismas personas que dijeron que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva", dijo el equipo de transición de Trump el viernes en la noche en un comunicado.

"La elección terminó hace tiempo en una de las mayores victorias de la historia en el Colegio Electoral. Ahora es tiempo de movernos y 'hacer grande a Estados Unidos de nuevo´", dijo el equipo, mencionando la consigna de campaña del republicano .

Trump ha dicho en repetidas ocasiones que no cree que Rusia esté detrás de las interferencias a las elecciones. Quizá fue China, quizá fue Rusia, o "también podría ser alguien sentado en su cama que pesa 400 libras", dijo durante el primer debate presidencial en septiembre. Esta semana Trump dijo que quizá haya sido "un tipo en su casa en Nueva Jersey".

El magnate ha dicho que "tiene un muy buen cerebro", que "sabe más que los generales, y se ha rehusado a recibir los informes de inteligencia clasificados que reciben los presidentes electos normalmente. Actualmente recibe solo un informe a la semana.

Lea más:


Vea también:

Las mejores fotos de Obama por según el fotógrafo de la Casa Blanca

Con esta imagen, el fotógrafo de Barack Obama celebra el cumpleaños del expresidente

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.