null: nullpx
Política de Educación

Dos senadoras republicanas complican la confirmación de Betsy DeVos como secretaria de Educación

A ambas, provenientes de estados con grandes extensiones rurales, les preocupa el impacto de la política de libre selección de escuelas en las escasas escuelas del campo norteamericano.
2 Feb 2017 – 11:08 AM EST

Dos senadoras republicanas, preocupadas por el impacto que la libre selección de escuelas pueda tener en las zonas rurales de los estados que representan, pusieron el miércoles en peligro la confirmación de Betsy DeVos como secretaria de Educación argumentando que no está comprometida con las escuelas públicas.

El nombramiento de DeVos fue referido al pleno del Senado el martes por el Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del cuerpo legislativo, con 12 votos a favor y 11 en contra, dividido en líneas estrictamente partidistas.



Dos integrantes de ese comité, las senadoras por Maine, Susan Collins, y por Alaska, Lisa Murkowski, votaron entonces a favor de DeVos no sin antes haber expresado sus reservas. Un día después, el miércoles, ambas confirmaron que no le darían el voto y pusieron en peligro la confirmación en el pleno.

Si el cuerpo legislativo votara nuevamente bajo líneas estrictamente partidistas, la votación quedaría empatada 50-50 y el vicepresidente estadounidense Mike Pence tendría su primera oportunidad de romper un empate en la cámara legislativa.

Si un senador republicano más abandonara a DeVos, terminaría con las aspiraciones de la republicana.

Los argumentos de Collins y Murkowski para rechazar a DeVos fueron similares. Por ejemplo, que no tiene experiencia en educación pública, algo que han argumentado opositores fuera de Washington DC.

Pero además las une que ambas vienen de estados mayormente rurales y temen que la libre selección de escuelas perjudique a las escuelas públicas del campo, donde los padres no tienen mucha libertad de escoger adonde estudian sus hijos, como ocurre en las ciudades.



DeVos y su esposo, Dick DeVos -heredero de la familia fundadora de la corporación Amway de productos del hogar- han dedicado sus carreras y millones de dólares a promover la libre selección de escuelas, sobre todo en Michigan, en donde lograron que en 1993 el estado aprobara su primera ley de escuelas charter.

En el año 2000 intentaron también enmendar la constitución estatal para permitir el uso de créditos contributivos o vales educativos para pagar por educación privada en el estado con dinero público, pero fracasaron. DeVos ha descrito ese fracaso como algo “realmente trágico”.

El movimiento de libre selección de escuelas, o ‘school choice’, aboga por la libertad de los niños de asistir a las escuelas que quieran más allá del barrio en donde residen y porque se utilicen fondos públicos para pagar por escuelas privadas o religiosas.

Este movimiento es polémico porque la subvención de escuelas privadas le quita recursos a las escuelas públicas gratuitas, pero es apoyado por numerosos políticos conservadores republicanos y por el presidente Donald Trump, quien ha prometido invertir 20,000 millones de dólares en fondos federales para promover la libre selección de escuelas.



El problema es que para que la libre selección de escuelas funcione, los padres de los estudiantes deben tener opciones y en el campo estadounidense, con su baja densidad poblacional y grandes distancias entre poblados, las opciones escasean.

Sacar a un estudiante de una escuela rural pública establecida para enviarlo a otra a decenas de millas de distancia es para algunos padres simplemente imposible.

DeVos “debe demostrarnos que de verdad entiende a los niños de Alaska y de todo Estados Unidos, tanto urbanos como rurales, quienes no pueden acceder a una opción alternativa como en muchas de mis comunidades”, expresó la senadora Murkowski el miércoles en el pleno del Senado, al anunciar que no votaría por la nominada.

“Debe demostrarnos que trabajará para ayudar a las escuelas públicas que están en aprietos y que se esfuerzan en educar a los niños cuyos padres no pueden llevarlos al otro lado del pueblo para que obtengan una mejor educación”, afirmó.

La senadora aseguró haber recibido mensajes de “miles” de residentes de Alaska, por teléfono, en persona, por correo electrónico y mediante peticiones expresando preocupación por el nombramiento.

“Tengo serias preocupaciones con una nominada… tan involucrada en un sola parte de la ecuación, tan inmersa en el impulso de los vales (escolares) que no se haya dado cuenta de qué es lo que funciona en las escuelas públicas, que es lo que está roto y cómo arreglarlo”, dijo la legisladora.

El trabajo de los DeVos en favor del ‘school choice’ tampoco impresionó a la senadora Collins, quien si bien la felicitó por haber “dedicado tanto tiempo y esfuerzo en intentar mejorar la educación de los niños”, cuestionó que lo haya hecho impulsando la libre selección de escuelas.

“La misión del Departamento de Educación es amplia, pero apoyar la educación pública es su base. Me preocupa que la falta de experiencia de la Sra. DeVos en la educación pública le dificulte entender por completo, identificar y ayudar en esos retos, particularmente en nuestras escuelas rurales en estados como Maine”, opinó Collins.

A Collins, por otro lado, tampoco le produjo confianza el aparente desconocimiento que durante su audiencia de confirmación demostró DeVos sobre la ley IDEA que hace posible la educación especial gratuita en las escuelas.



Cuando a DeVos le preguntaron durante su audiencia que si cree que a todas las escuelas se les debe exigir que cumplan con IDEA, la aspirante contestó que creía que “es un asunto que debe estar en manos de los estados”.

IDEA, sin embargo, es una ley federal y el departamento de Educación tiene la misión de hacerla cumplir.

Los senadores demócratas, por su parte, se espera que voten en bloque contra DeVos porque le reprochan su nula experiencia en la educación pública, sus intereses financieros en empresas que hacen negocios con el departamento de Educación o que podrían verse afectadas por decisiones suyas como secretaria, sus donativos al Partido Republicano o su activismo por el ‘school choice’.

La presidenta de la Federación Americana de Maestros, Randi Weingarten, expresó el miércoles que espera que otros republicanos reconsideren su apoyo a DeVos.

“Mientras más gente sepa cuán poco preparada está Betsy DeVos para fortalecer las escuelas públicas, cuán desconectada está de las escuelas públicas y cómo su historial está enfocado en conseguir charters con fines de lucro y vales, y no en ayudar a los niños, más gente se va a unir en su oposición”, dijo Weingarten.



Sin embargo, el senador Lamar Alexander, presidente del Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado, anticipó que el nombramiento será confirmado. “Betsy DeVos será una excelente secretaria de Educación”, dijo Alexander en una declaración escrita.

“Está comprometida con la educación pública y no hay un mejor ejemplo de eso que su trabajo en la reforma de escuelas públicas más importante de los últimos 30 años: las escuelas charter públicas”, agregó.

El secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, también dijo estar confiado en que el nombramiento pasará. “Confío 100% en que será la próxima secretaria de Educación”, dijo Spicer.

Publicidad