null: nullpx

Tres razones por las cuales César Chávez fue también un líder ambiental

Chávez fue uno de los primeros en hablar de trato ético con los animales y luchar contra pesticidas.
31 Mar 2016 – 10:35 PM EDT


Este jueves cumpliría años un hombre que a punta de marchas pacíficas y huelgas de hambre sacó a la luz las condiciones injustas en las que vivía la mano de obra campesina en Estados Unidos, un problema que estaba fuera de la vista y de la conciencia social.

Se trata de César Chavez, un estadounidense nacido en Arizona que es conocido como creador del movimiento hispano en este país.

Su familia tuvo una granja y cuando la perdió tuvo que trabajar como peón y allí experimentó los retos que enfrentan estos trabajadores. Fue así como inspiró, entre otras cosas, el Movimiento Chicano en California.

Este amante de las rancheras y del yoga (que le quitaba el dolor de espalda generado por lesiones que sufría desde que trabajó como peón agrícola), admiró e imitó las estrategias de Gandhi y de Martin Luther King, de quien era amigo personal.

Tras conversar con amigos, familiares y algunas de las principales organizaciones hispanas en Estados Unidos, estos son sus principales contribuciones en materia ambiental.

*1---- Hace 50 años, él inició una lucha contra el uso de plaguicidas tóxicos que atentan contra la salud de los trabajadores del campo. Decía públicamente, “si pasamos por alto la intoxicación por plaguicidas, si nos fijamos en que los trabajadores agrícolas y sus hijos son afectados, entonces todas las otras injusticias que enfrentan nuestros pueblos se agravan por una tiranía aún más letal”.

"En el area ambiental, pienso que el aporte mas importante de Cesar Chavez fue su campaña contra el uso de pesticidas, que trajo mucha atención a los efectos de los pesticidas en trabajadores agrícolas y sus familias", explica Virginia Ruiz, directora de Salud Ocupacional de Farmworker Justice

La situación ha mejorado desde entonces, asegura Andrea Delgado, representante legislativa de Earthjustice. Según ella, el gobierno de Barack Obama mejoró el llamado Estándar de Protección para Trabajadores (Worker Protection Standard). Este establece que la edad mínima para aplicar pesticidas es de 18 años; incrementa la frecuencia del entrenamiento para los trabajadores de una vez cada cinco años a cada año; mejora el contenido y la calidad del entrenamiento para seguridad de los trabajadores; brinda nuevas reglas para la descontaminación y equipo personal de protección corporal; y mejora la calidad de la información que los trabajadores reciben sobre los pesticidas que han sido aplicados en su lugar de trabajo.

Sin embargo, aún quedan pendientes y actualmente hay una docena de grupos que buscan convencer a la EPA de fortalecer su ejecución. Entre ellas están: Alianza Nacional De Campesinas, California Rural Legal Assistance Foundation, Campesinos Sin Fronteras, Centro Campesino, Comite De Apoyo A Los Trabajadores Agrícolas, Farm Labor Organizing Committee, Farmworker Association Of Florida, Farmworker Justice, GreenLatinos, Labor Council For Latin American Advancement, Lideres Campesinas, Migrant Clinician’s Network, Northwest Treeplanters, Pesticide Action Network, United Farm Workers y Worker Justice Center Of New York.

“Actualmente, más de 75.000 personas han firmado una petición para que la EPA prohiba siete pesticidas de los cuales existe evidencia del impacto en el desarrollo neuronal de niños que habitan cerca de los campos donde se aplican”, detalla Delgado.

*2---- A César Chávez también se le atribuye haber puesto el bienestar animal y el vegetarianismo en la agenda de reflexión pública de los Hispanos, asegura el líder sindicalista y activista por la reforma migratoria Eliseo Medina, quien era amigo cercano de él.

Medina asegura que Chavez fue uno de los primeros en hablar de trato ético con los animales y criticar la llamada agricultura animal.

“El decía que dejaba de comer carne por dos razones. Primero porque era más saludable tener una dieta sin carne y además de eso habló del aspecto moral y dijo que él no creía que nadie tenía el derecho de quitar la vida de un ser creado por Dios”, confirma su hijo Paúl Chavez.

Y aunque ni sus amigos ni familiares identifican exactamente el porqué, Chavez pasó de comer en abundancia el estofado mexicano de cerdo conocido como Menudo a una dieta completamente vegetariana. “El decía que no comía carne porque era tolerar el maltrato animal”, explica su amigo Medina.

“Siempre respetó que los demás comiéramos y hasta le pedía a su esposa que nos hiciera el famoso estofado pues para él ‘comer juntos’ en las reuniones era una forma de expresarnos cariño. Sin embargo, él no lo comió nunca más. Nosotros siempre bromeábamos que seguro se hacía un licuado con lo que quedaba cuando nos íbamos de la casa”.

Medina también destacó que dio el ejemplo de respeto animal con sus dos amigos inseparables: huelga y boicot. Esos eran los nombres de dos pastores alemanes que le acompañan por todas partes y que él respetaba y consideraba como su familia. Incluso bromeaba en voz alta que ellos dos eran la razón por la cual él aprendió a comer tofu.

*3----Chavez no solo sacudió a los poderes agrícolas sino también trasladó parte de la responsabilidad de proteger al planeta a las personas 'normales' o consumidores y lo hizo además de forma pacífica, reconocen sus biógrafos.

Según narran sus amigos, para él lo más importante de su lucha era sacar a los trabajadores de los campos e invernaderos y hacerlos visibles ante los ojos de las demás personas mediante marchas y huelgas. Él pensaba que la lucha ambiental y social sólo se podía “ganar” si quienes compraban los productos eran conscientes de las condiciones injustas e insalubres en las que estaban los trabajadores, así como el maltrato animal que ocurría para la producción de productos de origen animal, explica su amigo Medina.

“Con ayunos, huelgas, y boicoteos internacionales en contra de las empresas cultivadoras de la uva y la lechuga, Cesar E. Chavez sacudió a los poderes agrícolas, al consumidorEstadounidense y al mundo, recordándonos que con nuestra voz y nuestro bolsillo, cada uno de nosotros podemos ejercer presión política y económica contra las injusticias que vivían los campesinos”, concluyó Delgado.


Publicidad