null: nullpx

¿Sarah Palin como secretaria del Interior? Esto es lo que el gabinete de Trump podría hacerle a los parques nacionales

Los esfuerzos de conservación del medio ambiente en los parques de EEUU corren riesgo de perderse si Trump cumple con sus promesas.
18 Nov 2016 – 1:01 PM EST

En la América de Trump, Sarah Palin podría ser la próxima secretaria del Departamento del Interior. De acuerdo con una fuente anónima de Politico, la exgobernadora de Alaska, quien fue aspirante a la vicepresidencia, está siendo considerado para el puesto, y Trump ya ha dicho que sin duda será parte de su gabinete. Otras personas que, según se reporta, están en la lista corta de Trump para el cargo de Secretario del interior incluyen a barones del petróleo y al propio hijo de Trump, Donald Trump Jr., quien, según explica The Washington Post zafa finamente las leyes del nepotismo al negarse a cobrar un salario.

Cualquiera sea el caso, las cosas están a punto de cambiar drásticamente para los científicos y funcionarios que estudian, administran y preservan los parques nacionales y las tierras públicas de los Estados Unidos. El Secretario del Interior está a cargo de supervisar el Servicio de Parques Nacionales, así como de supervisar todas las tierras federales administradas por la Oficina de Administración de Tierras, y presidir el Servicio Geológico de los EEUU, una agencia de investigación científica masiva que estudia los recursos naturales de los Estados Unidos y sus amenazas –como el cambio climático– que Trump dice creer que es un engaño perpetrado por "los chinos".

“Oh, Dios mío”, dijo Dwight Pitcaithley, el exdirector de historiadores del Servicio de Parques Nacionales, al enterarse de que Palin podría ocupar el cargo de secretaria del Interior. Pitcaithley, actualmente profesor de la Universidad Estatal de Nuevo México, pasó 30 años con el Servicio de Parques antes de retirarse en 2005.

Pero ¿cómo sería un Departamento del Interior bajo la dirección de Palin, o cualquiera de las otras selecciones de Trump? En su sitio web, Trump promete “agilizar el proceso de concesión de permisos para todos los proyectos energéticos”, lo que probablemente significará recortar la revisión ambiental y “fomentar la explotación de recursos [combustibles fósiles] mediante la apertura a la licitación en tierras y aguas federales”. Pitcaithley espera que, casi de inmediato, se convierta en “temporada abierta” para la perforación de petróleo y gas en tierras públicas.

Por ejemplo, en Alaska, el estado natal de Palin, el enorme Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico ha sido disputado durante años por personas deseosas de explotarlo por su petróleo. Hasta ahora, los perforadores han sido evitados. “Creo que eso ya está en juego”, dice Pitcaithley. De hecho, la mañana después de las elecciones, el Alaska Dispatch News escribió que ahora con la Cámara y el Senado ambos republicanos, y Trump en la Casa Blanca, “los habitantes de Alaska en pro de este desarrollo ya podrían saborear el petróleo”.

Pero no estamos hablando sólo de perforación en terrenos públicos –ahora, dice Pitcaithley, lo único que bloquea al gobierno de arrendar tierras dentro de los Parques Nacionales a los perforadores son las leyes. Para permitir la perforación en, digamos, Yosemite, “simplemente cambiaría la legislación”, dice. Con el Congreso y la Casa Blanca ambos republicanos, y un Tribunal Supremo que probablemente se mantendrá conservador durante el mandato de Trump, “creo que hay buenas chances de que se llevarán a cabo en ciertos lugares”.

“No creo que sea demasiado errado imaginar una orden de censura sobre el Servicio de Parques para que dejen de hablar de ello. No creo que sea descabellado en absoluto”.

Todo esto, mientras tanto, es muy malo para el cambio climático. “Estamos empujando hasta el punto sin retorno. Si no hacemos algo en los próximos dos años, esto va a empeorar cada vez más”, dice Pitcaithley. El Servicio de Parques ahora ha desarrollado una división entera para tratar la adaptación al cambio climático, y se ha hecho oír sobre la amenaza planteada por el cambio climático a la ecología de Estados Unidos. Pero ahora, Pitcaithley predice que la administración Trump instalará una orden para obligar a los empleados públicos a dejar de hablar sobre el cambio climático.

“Bajo la segunda administración de Bush hubo una prohibición en el Servicio de Parques de hablar sobre el calentamiento global, en virtud de un decreto del Secretario del Interior”, dice. De hecho, durante la presidencia de George W. Bush, hubo informes de presiones ejercidas sobre científicos y funcionarios de varias agencias, incluida la NASA, para que dejen de hablar sobre el cambio climático. Un informe de Rolling Stone en 2005 encontró que la administración de Bush distorsionó activamente los informes de sus científicos federales que amenazaban con confirmar el cambio climático. Pitcaithley imagina que esto sucederá de nuevo.

"No creo que sea demasiado errado llegar a imaginar una orden de mordaza que se coloca en el Servicio de Parques para dejar de hablar de ello. No creo que sea un alcance en absoluto.

Pitcaithley también se preocupa de que la administración de Trump intente debilitar la Ley de Antigüedades de 1906, que permite a los presidentes crear monumentos nacionales en tierras federales, por lo que deben ser preservados indefinidamente. Obama ha utilizado la Ley de Antigüedades durante su mandato para crear 23 nuevos monumentos nacionales, incluyendo un enorme monumento marino frente a la costa de Hawaii y una extensión de tierra silvestre en el centro-norte de Maine. Los presidentes republicanos, dice Pitcaithley, casi nunca utilizan la ley. Pero bajo el mandato de Trump, le preocupa que esto se alterare fundamentalmente. “No creo que sea fuera del marco de la imaginación pensar que algún intento se hará para limitar su uso de alguna manera”.

“No veo que vaya a haber ganancias para la conservación durante la administración de Trump”. Pero los norteamericanos valoran fuertemente los parques nacionales –un informe de la Escuela Kennedy de Harvard realizado este año encontró que el 80% de los estadounidenses estaría de acuerdo en pagar más impuestos para mantener los parques nacionales– y atacarlos directamente sería políticamente imprudente para los republicanos que aspiran a futuros mandatos.

“La buena noticia es que para cada acción hay una reacción. Trump no tiene carta blanca. Creo que si se pasa demasiado, habrá un retroceso por parte del público, y eso se sentirá en las próximas elecciones”. Sin embargo, Pitcaithley no ve victorias para el medio ambiente en el corto plazo.

“No veo ganancias para la conservación durante la administración de Trump”. “Nunca en mis 40 años trabajando para el Servicio de Parques he visto algo que se aproxima a esto”, dijo. “Ni siquiera cerca”.

Nota original en inglés en Fusion.

Publicidad