null: nullpx

Propuesta en el Congreso podría limitar el derecho de los agricultores de EEUU a saber a cuáles pesticidas están expuestos

Desconocer esa información limitaría a unos 18 millones de agricultores la posibilidad de reaccionar a tiempo en caso de intoxicación o contagio, así como prevenir accidentes.
20 Jul 2016 – 12:35 PM EDT

Un proyecto de ley sobre el presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) podría despojar de financiamiento a una medida de protección contra la exposición a plaguicidas de los trabajadores agrícolas de Estados Unidos: saber a cuáles pesticidas están expuestos.

No obstante, la acción propuesta en el Congreso prohibiría el uso de fondos de EPA para aplicar o ejecutar la contratación de representantes que brinden información rápida y accesible (en su propio idioma) sobre el riesgo al que están expuestos cotidianamente por el uso de esos químicos.

Esta negativa podría atentar contra la vida de 18 millones de agricultores, pues desconocer esa información les limitaría la posibilidad de reaccionar a tiempo en caso de intoxicación o contagio, así como prevenir accidentes.

“Si bien la información de cuál pesticida usa cada agricultor se supone que está disponible, los productores no les quieren decir y los agricultores que quieren saber deben pedirla. Lo que ocurre es que los trabajadores normalmente no preguntan para evitar ser despedidos o calificados de instigadores. Es por eso que se necesita designar a un representante de los agricultores para que pueda tener acceso a la información sobre cuáles son los pesticidas utilizados y esta es la medida que se evitaría si no se destina el presupuesto necesario para contratar a estas personas”, explica explica Paola Macas Betchart, defensora de los derechos de los trabajadores del Centro de Justicia para Trabajadores.

“Ellos necesitan saber es el pesticida para usar la protección necesaria que necesitan en cada caso. Para aplicar algunos químicos de forma ‘segura’ se requieren guantes, para otros también mascarilla y hay otros que requieren más equipo. Si no identifican con qué están trabajando, están desprotegidos”, destaca.

El gobierno de Barack Obama mejoró el llamado Estándar de Protección para Trabajadores (Worker Protection Standard) para establecer que la edad mínima para aplicar pesticidas es de 18 años, brinda nuevas reglas para la descontaminación y equipo personal de protección corporal e incrementa la frecuencia del entrenamiento para los trabajadores sobre medidas de seguridad, explica Andrea Delgado, representante legislativa de Earthjustice.

Lucha de 20 años

Según explica Betchart, las mejoras a la normativa de Estándar de Protección del Trabajador (WPS por sus siglas en inglés de Worker Protection Standard) para cuidar a estos trabajadores agrícolas fueron aprobadas 2015 (tras 20 años de no haber sido actualizadas) y han sido celebradas por organizaciones ambientalistas y trabajadores debido al avance que significan para ellos. Estas están programadas para implementarse a partir de enero 2017.

“Sin embargo, esto no será posible si no existe el financiamiento necesario para implementar el estándar en su totalidad incluyendo el derecho a designar a un representante para obtener la información de los pesticidas usados en las granjas de para pagar a las personas que ofrecerían este servicio de información y eso es lo que está en discusión en este momento, añade la abogada.

“Al negar el acceso a dicha información a un representante designado, el Congreso crearía obstáculos que podrían retrasar el tratamiento médico y agregar más a los costos de atención médica. La idea de que los trabajadores no deberían ser capaces de designar representantes -para que les ofrezcan esta información- es inaceptable", coincide la organización sin fines de lucro Justicia Campesina en un comunicado de prensa.

La Casa Blanca también ha expresado su malestar ante la posibilidad de este desfinanciamiento en su sitio web, donde asegura que “esta disposición reduce inaceptablemente acceso de las personas en situación de riesgo a la información crítica de seguridad del trabajo”.

El trabajo agrícola es el trabajo físico exigente y peligroso. Como resultado de la exposición, los trabajadores agrícolas y sus hijos están en riesgo de desarrollar problemas de salud crónicos graves como el cáncer, alteraciones neurológicas y la enfermedad de Parkinson. Además, según un informe de la Academia Americana de Pediatría (AAP) los menores que conviven con estos químicos

No son pocos los accidentes que ocurren cotidianamente por el contacto con pesticidas. De hecho el Centro Nacional de Información de Pesticidas tiene una línea abierta para reportar incidentes por teléfono 1’800’8587378 y también por correo electrónico npic@ace.orst.edu.


Publicidad