null: nullpx

Peruanos crearon un catalizador para vehículos que reduce entre el 60 y 90% sus emisiones tóxicas

Se llama EcoEvol y se coloca dentro del tanque, lo que permite una combustión más completa. Incluso, eleva eleva el rendimiento de los vehículos en 30%, prometen.
7 Ago 2017 – 5:28 PM EDT

Una innovación creada por dos ingenieros peruanos que reduce significativamente la contaminación derivada de la quema de combustible, nació como una start-up estudiantil y, apoyada en fondos del Estado peruano, logra abrirse camino en el mundo.

Bautizada como Tecnología EcoEvol, esta innovación reduce la contaminación de combustibles en más de 60% y eleva el rendimiento de los vehículos en un 30%, según pruebas en laboratorio y campo.

Consiste en un catalizador que se coloca en el motor de motocicletas, automóviles, volquetes, tractores y cisternas de combustible de minas y embarcaciones, y puede –como en el caso de la minería subterránea– reducir las emisiones de monóxido de carbono (CO) hasta en 90%.

El desarrollo del dispositivo comenzó en 2013, cuando el hoy ingeniero Rodrigo Coquis era un estudiante de 21 años y ganó un concurso universitario de emprendimiento ( starp-up).

Como el fondo era pequeño se acabó pronto y desde entonces –junto con su socio Darío Lazo, también ingeniero, de 30 años– participaron y ganaron diversos concursos tecnológicos promovidos por el estado peruano para fomentar la investigación e innovación científico-tecnológica entre los jóvenes. En total recibieron unos $200,000.

Gracias a este apoyo, el dispositivo fue seleccionado por el programa Ideas Audaces de Cienciactiva del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, cuyo fin es impulsar emprendimientos innovadores provenientes de la investigación científica.

Actualmente tiene tres patentes en el Perú, una en España y está en los mercados de Perú, Chile y México, con planes de ser exportado a China, para lo cual cuentan con el asesoramiento de la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PromPerú).

“Creamos un catalizador que no se propone corregir el escape sino optimizar el combustible para evitar que salgan gases tóxicos”, explica Coquis.

Efectivamente, a diferencia de otros catalizadores que se colocan en el tubo de escape, este dispositivo se instala dentro del tanque de combustible, permitiendo una combustión más completa.

“Básicamente lo que hacemos es destruir las paredes celulares de las bacterias que contiene el combustible de manera que estas desaparecen. Al ser un nanodepósito, usa muy poco material costoso y eso lo hace muy asequible”, añade Coquis, que ahora posee su propia empresa, Green Tech, de la que es gerente general.

Las tapas están fabricadas de nitrilo preexpandido, proceso también creado por ellos, y cuentan con soportes que impiden que el catalizador gire. “De esta manera se previene el movimiento y se aplica un material que absorbe vibraciones e impactos”, detalla.

Para Francisco Quirós, ingeniero especializado en sistemas de inyección diesel, el catalizador es una “excelente innovación”.

Los catalizadores convencionales reducen el monóxido de carbono y los hidrocarburos no quemados a costa de pérdida de potencia, en cambio este dispositivo cataliza directamente el combustible, mejora la eficiencia de la combustión reduciendo las pérdidas por calor y logrando, además, algo fundamental para el contexto actual: menor emisión de gases contaminantes”, comentó.

La tecnología ha sido adaptada a cuatro productos. Funciona hasta en tanques de 400 galones, lo que permite que el diesel almacenado mucho tiempo en camiones no se deteriore y esté listo para ser usado en cualquier momento.

Según Coquis, eso es ideal para la minería subterránea, donde la concentración de monóxido de carbono en los gases de combustión del motor petrolero medido en el escape de los equipos que operan puede llegar a límites verdaderamente nocivos.

“En cuestión de segundos [los catalizadores] logran bajar los niveles de monóxido desde 2,000 ppm a 280-300 partículas por millón (ppm), lo que está muy por debajo del estándar peruano que es de 500 ppm”, precisa.

“Las minas trabajan bajo estándares muy estrictos, regulados internacionalmente y obtener esta reducción, que es auditada permanentemente, beneficia no solo a sus intereses sino a la salud de sus trabajadores y al medio ambiente. Esto demuestra que con los incentivos adecuados se pueden lograr grandes innovaciones”, concluye Quirós.

*Scidev.net es una red internacional de comunicadores que publican noticias sobre ciencia y tecnología para el desarrollo global.
SciDev.Net: News, views and information about science, technology and development


Publicidad