Más de la mitad de la población mundial se enfrentará a olas de calor extremo

Se entiende por ola de calor extremo cuando la temperatura y la humedad se vuelven tan elevadas que resultan amenazantes para la salud de los seres humanos.
20 Jun 2017 – 3:24 PM EDT

Cómo prevenir que el golpe de calor sea mortal

Loading
Cargando galería

Aunque parece obvio que ante el calentamiento global haya más olas de calor en el mundo, un nuevo reporte hecho por científicos de Hawaii asegura que incluso si se logran recortes dramáticos en la emisión de gases de efecto invernadero –que elevan la temperatura de la Tierra–, más de la mitad de la población mundial podría estar expuesta a olas de calor mortal para finales de este siglo.

Si el incremento de las emisiones de gases continúa creciendo a la misma velocidad que ahora, sus consecuencias podrían afectar hasta el 74% de los seres humanos, es decir, miles de millones de personas.

Se entiende por ola de calor extremo cuando la temperatura y la humedad se vuelven tan elevadas que resultan amenazantes para la salud de los seres humanos. Si bien no se ha identificado una serie de síntomas para este caso en concreto, los golpes de calor al cuerpo producen debilidad, dolor de cabeza o mareo, debilidad muscular, vómitos y palpitaciones.


Además, cuando hay una altísima humedad, esta exacerba los efectos de las altas temperaturas, ya que cierra el sistema natural de refrigeración del cuerpo, evitando la evaporación del sudor. Este tipo de fenómeno ha ocurrido antes en Europa (2003) y Moscú (2010) donde fallecieron 70,000 y 10,000 personas, respectivamente.

Estas altísimas temperaturas podrían alterar sustancialmente la forma como pasamos tiempo al aire libre, los deportes en exteriores y actividades sociales. Podría alterar también el ciclo hidrológico y el abastecimiento de agua y con ello, los cultivos de alimentos y hasta la migración de cientas de especies de animales.

¿El malo o el peor?

Los expertos señalan que disminuir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero no prevendría los episodios de calor, solo reduciría su frecuencia, disminuyendo en un 26% el número de personas afectadas de cara a 2100.

Camilo Mora, profesor de la Universidad de Hawaii y autor de la publicación apunta a que tenemos dos opciones: una mala y otra peor. "O saltas desde el cuarto piso o saltas desde el 8º piso", aseguró el colombiano.

Es decir, si se produce una reducción de emisiones, el escenario es menos letal. “Muchas personas alrededor del mundo ya están sufriendo los efectos de las olas de calor y según los modelos realizados, esto continuará así. Si no se reducen considerablemente las emisiones, la situación será cada vez peor. Nos estamos quedando sin opciones para el futuro”, explica Mora, asegurando que le preocupa la capacidad económica de los países más vulnerables para prepararse ante estos escenarios.


Según el autor de la investigación, sus palabras no surgen de inferencias ligeras. Para llegar a estas conclusiones los expertos examinaron más de 30,000 estudios y encontraron 783 casos de eventos mortales de calor reportados en 164 ciudades de 36 países desde 1980.

El que haya más eventos de calor extremo, no significará necesariamente muertes masivas porque existe tecnología como aires acondicionados o arquitectura idónea, pero significa un mayor reto para los trópicos puesto que allí el calor y la humedad son altos. Además, quienes no tengan los recursos económicos para comprar o pagar abanicos o aires acondicionados o no tenga acceso a agua potable, estaría, sin duda, en un riesgo mayor.

Además, según la Organización Mundial de la Salud, el aumento de las temperaturas y la precipitación variable probablemente disminuirán la producción de alimentos básicos en muchas de las regiones más pobres. Esto aumentará la prevalencia de malnutrición y desnutrición, que actualmente causa 3.1 millones de muertes cada año.


8 recomendaciones para protegerse del calor

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PlanetaCambio ClimáticoSaludLocal
Publicidad