null: nullpx

Las personas que viven en los Estados Unidos están cada vez más lejos de sus bosques

Estas son muy malas noticias para todos los estadounidenses, pues por mínima que sea, la degradación de las áreas forestales que se está viviendo afecta el turismo y la calidad de vida de los vecinos, así como múltiples especies.
21 Mar 2017 – 2:02 PM EDT

Descansar y disfrutar del verdor de la naturaleza y de su aire limpio es cada vez más dificil en norteamérica. La distancia promedio desde cualquier hogar de los Estados Unidos hasta el bosque más cercano aumentó un 14% entre los años 1990 y 2000, esta es una diferencia de aproximadamente un tercio de milla, es decir, de unos 500 metros.

Esto es especialmente cierto si se vive en el oeste de los Estados Unidos o en una zona rural o está en una tierra perteneciente a una entidad pública (federal, estatal o local), lo que llama la atención al Estado para que realice una mayor vigilancia en estas áreas, reveló un nuevo estudio hecho por Giorgos Mountrakis, profesor asociado de Ciencias Ambientales y Silvicultura en la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY) y el estudiante de posgrado Sheng Yang.

Aunque en distancia quizás no parezca ser tan amplia la problemática, lo cierto es que estas son muy malas noticias para todos los estadounidenses, pues por mínima que sea, la degradación del bosque afecta el turismo y la calidad de vida de los vecinos. Quinientos metros es mucha distancia para un reptil, para un ave que no encuentra donde reposar o para una especie que busca refugio de la lluvia o de un depredador. Además, está confirmado que la falta de bosque está relacionada con una mayor erosión, tierras más infértiles, fenómenos naturales más prejudiciales y corrosivos, menos nacientes de agua y menor calidad de aire.



Según el análisis publicado en la revista PLOS ONE, la distancia hasta la foresta más cercana también está aumentando de manera mucho más rápida en los paisajes menos boscosos, es decir, donde queda menos bosque o quedan solo áreas muy pequeñas y aisladas entre sí.

Para estos científicos, incluso la pérdida de pequeños parches forestales puede tener un impacto severo en la vida silvestre y el funcionamiento saludable de los ecosistemas. “La pérdida de los parches forestales que conectan las áreas boscosas más grandes del país puede hacer que sea mucho más difícil para las aves y otros animales moverse, en otras palabras, que terminen por quedarse atrapados y fallecer por falta de comida, depredadores o malas condiciones climáticas”, explica.

A estos pasos de fauna se les llama corredores biológicos y, como su nombre lo indica son indispensables para mantener la conectividad entre extremos y evitar el aislamiento de las poblaciones y una reducción de la variedad genética de estas que afecte su sobrevivencia.

Pero por si esto fuera poco, la pérdida de árboles tiene implicaciones severas en múltiples especies, entre ellas las aves migratorias que requieren de los remanentes de bosque para descansar durante sus extensos recorridos. "Se puede pensar en los bosques como pequeñas islas que los pájaros saltan de uno a otro", dijo Mountrakis.

Metodología

Para llegar a estas conclusiones, los expertos analizaron la cobertura forestal de la tierra mediante imágenes de satélites.

Entre otras cosas, así fue como observaron que durante los años noventa se produjo una pérdida masiva de bosque de cerca de 35,000 millas cuadradas (un poco más de 90,000 kilómetros cuadrados), un resultado que los sorprendió. Esta es una disminución de alrededor del 2,96% del bosque estadounidense, un área equivalente al tamaño del estado de Maine.

Según detallan, estas imágenes espaciales les dejaron claro que el mayor encogimiento forestal ocurrió en el oeste del país. Ellos atribuyen esta diferencia a factores como que hay una menor densidad de árboles y una mayor heterogeneidad del terreno, así como a la presión y daños causados por los incendios forestales y los insectos.

Se confirmó además que hay niveles considerablemente más altos de desgaste de los bosques en áreas rurales de los Estados Unidos que en áreas urbanas.


Bosques extraordinarios de América

Loading
Cargando galería

“El público percibe las tierras urbanizadas y privadas como más vulnerables, pero eso no es lo que mostró nuestro estudio. Las áreas rurales corren mayor riesgo de perder sus remanentes forestales”, alerta el autor.

Mountrakis agregó que el desgaste forestal puede tener serios impactos "para el clima local, para la biodiversidad, para la erosión del suelo. Este es el principal motor - podemos vincular la pérdida de los parches aislados a todas estas degradaciones ambientales".

"Quizá debamos empezar a prestar más atención -por lo que respecta a la biodiversidad- en las zonas rurales que en las urbanas. Debido a que los bosques urbanos tienden a recibir mucha más atención, están mejor protegidos”, concluyó.

Mountrakis y Yang sostienen que las estimaciones de la degradación forestal estadounidense pueden ayudar en la planificación de la conservación, pues es más fácil proyectar los cambios en las condiciones climáticas como la temperatura y la precipitación una vez que se estima la deserción forestal.

"La estimación de estos cambios climáticos puede conducir a una mejor comprensión de los posibles impactos sobre la diversidad genética de varias especies", concluyen.


Publicidad