null: nullpx

Estudio vincula el tráfico de cocaína con hasta el 30% de la deforestación de Honduras, Nicaragua y Guatemala

Reporte detectó que entre el 30 y 60% de la tala ocurre dentro de las áreas protegidas.
22 Jun 2017 – 5:02 PM EDT

El tráfico de cocaína por Centroamérica podría estar relacionado con entre 15 y 30% de la deforestación en Honduras, Nicaragua y Guatemala, según un artículo publicado en la revista Environmental Research Letters.

Este estudio analiza el impacto del dinero generado por el narcotráfico y plantea que las áreas deforestadas sirven para blanquear las ganancias ilegales al mercado formal.

Con datos de Global Forest Change— una base de datos georeferenciada que permite ubicar la pérdida de cobertura boscosa—, los investigadores notaron que en estos países desaparecieron grandes parches de bosque en patrones “anormales” e imposibles de explicar por la tala ilegal típica o por otros factores conocidos.

Según el estudio, entre 2004 y 2014, la cocaína puede haber contribuido a un millón de hectáreas deforestadas en Honduras, Nicaragua y Guatemala.

El dinero que deja el narcotráfico sirve para comprar tierras en zonas alejadas, con poca población y casi sin caminos. Allí desaparecen grandes áreas boscosas para dar paso a la tala industrial o son reemplazadas por ranchos ganaderos, que podría servir para lavar dinero de la droga al sistema formal. “Estas personas (los narcotraficantes) están barriendo con cientos de hectáreas de bosque cada año”, dijo el investigador principal del artículo, Steven Sesnie.

Los investigadores notaron que el caso más crítico es Honduras, donde el ritmo de deforestación se aceleró en 2005, cuando aumentaron los indicios de tráfico de cocaína. En Guatemala este punto de quiebre ocurrió en 2003.

“Para que la deforestación crezca mucho y muy rápido se necesitan muchas motosierras, mucho gas y muchos recursos que no tienen los agricultores de la zona”, explicó Sesnie, científico del Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos.

Al cruzar los datos de deforestación con los cargamentos de cocaína decomisados y las zonas donde se avistaron avionetas provenientes de zonas cocaleras, notaron una correlación fuerte que no puede explicarse por otros motivos conocidos, como concesiones madereras o plagas.
“¿Por qué irías a estas zonas remotas, donde no hay carreteras, a montar una finca ganadera”, se pregunta el investigador.

Según el estudio, entre 30 y 60% de la deforestación ocurre en áreas protegidas. “Hay evidencia de que hay una relación entre la colusión entre el extractivismo y las actividades del tráfico”, dice el director de Fundación Neotrópica, Bernardo Aguilar.

Los resultados apuntan hacia la necesidad de trabajar la conservación de manera más cercana con comunidades, para acercar la gobernanza del territorio a comunidades y pueblos indígenas, explica Aguilar, investigador asociado con Northern Arizona University.

*Scidev.net es una red internacional de comunicadores que publican noticias sobre ciencia y tecnología para el desarrollo global.
SciDev.Net: News, views and information about science, technology and development

Un bosque púrpura y otros 9 paisajes mágicos retratados por amantes de la fotografía

Loading
Cargando galería
Publicidad