null: nullpx

Este gecko se desnuda para escapar de sus depredadores

Una nueva especie de estos reptiles, descubierta en Madagascar, se desprende de las escamas de su piel para escapar de sus depredadores.
7 Feb 2017 – 3:56 PM EST

Si alguna vez intentaste atrapar una lagartija o gecko, es posible que este fuera más rápido que tu mano o que vieras con asombro cómo la criatura dejó atrás su cola mientras ésta aún daba latigazos. Esta es la estrategia típica de estos reptiles para escapar de los depredadores.

Un grupo de científicos descubrió no sólo una nueva especie de gecko en Madagascar sino que halló en ésta un mecanismo diferente -y también muy llamativo- para eludir a sus depredadores.

Esta especie, llamada Geckolepis megalepis, habita únicamente en la isla de Madagascar como el resto de las especies del mismo género ( Geckolepis). Son criaturas nocturnas y arbóreas que se alimentan principalmente de insectos.

Pertenece a un grupo a los que se les llama ‘geckos escama de pez’ -por su apariencia- y que desprende sus escamas al ser atrapados por un depredador. Así, logra soltarse y deja al atacante con la boca llena de escamas, cosa que lo distrae mientras el reptil se da a la fuga.


Pero no se trata de cualquier tipo de escama. Al describir esta nueva especie en un estudio publicado en la revista científica Peer J, el autor Mark D. Scherz, investigador de la Universidad de Munich y el zoológico estatal de la misma ciudad, asegura que el Geckolepis megalepis tiene las escamas más grandes de todos los geckos.

“Es extraordinario que estas escamas (que son muy densas e incluso podrían ser óseas, y por ende debe requerir mucha energía producirlas) se desprenden con gran facilidad de la piel debajo de ellas y se pueden regenerar rápidamente sin dejar ninguna cicatriz”, detalló el herpetólogo (biólogo especializado en reptiles y anfibios).

El reporte científico confirmó que las escamas de estos geckos están especialmente adaptadas para desprenderse fácilmente. Ellas están adheridas por tan solo una pequeña porción de su borde y la piel a la que están sujetas tiene como un troquelado que facilita que se arranque sin necesidad de aplicarle fuerza.

Contrario a lo que ocurre con otras especies de geckos, los Geckolepis pierden las escamas al más mínimo contacto con ellas y son capaces de regenerarlas en solo cuestión de semanas. En los otros casos los geckos ‘pierden’ su piel solo cuando el depredador los atrapa de forma muy firme. Esa piel toma mucho tiempo en regenerarse.

Esta característica, aunque fascinante, les trajo dolores de cabezas a los expertos a la hora de describir la nueva especie. Las diferentes especies de reptiles son típicamente descritas por los patrones que ‘dibujan’ sus escamas, en cada especie es diferente

A pesar de que quedaba claro que era una especie separada de las anteriormente descritas por la clara diferencia de tamaño de sus escamas, mantenerlas intactas a la hora de atraparlas ha sido su mayor desafío. Para lograr atraparlas sin tocarlas los investigadores debieron usar insectos como carnada para atraerlas hacia el interior de bolsas plásticas.


“Debes pensar de forma creativa cuando se trata de Geckolepis. Son una pesadilla para identificar”, expresó Scherz al explicar que tuvieron que recurrir al uso de micro-tomografías computarizadas para encontrar características distintivas en el esqueleto de la especie que sirvieran para diferenciarlas más allá de sus escamas.

El mecanismo de regeneración que presentan estos reptiles no ha sido completamente dilucidado aún. Los expertos piensan que al descifrarlo podría tener potencial para ser aplicado a la medicina humana. De hecho ya existen investigaciones con este objetivo utilizando patas de salamandras y colas de lagartijas.


Publicidad