publicidad

El polémico trío que Trump quiere nombrar para ‘cuidar’ el medio ambiente

El polémico trío que Trump quiere nombrar para ‘cuidar’ el medio ambiente

Una candidata a vicepresidente, un magnate petrolero y un negacionista del cambio climático son las opciones del republicano para tomar decisiones ambientales.

El polémico trío que Trump quiere nombrar para ‘cuidar’ el medio ambient...

A pesar de que el 97% de la comunidad científica reconoce la existencia del calentamiento global, de que Barack Obama lo ha llamado “la mayor amenaza para las futuras generaciones” y de que este año apunta a ser el más caliente de la historia, el republicano Donald Trump ha dicho que el calentamiento global es una “farsa” inventada por los chinos, y ya ha está reclutando a personas que piensan como él para su gobierno.

A solo 3 días de resultar electo, Trump ha llamado la atención internacional con tres nombres: Sarah Palin, Myron Ebell y Harold Hamm. Ninguno reconocido precisamente por su devoción por la naturaleza.

publicidad

Myron Ebell fue designado para encabezar el equipo de transición de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA).

Ebell, director del Competitive Enterprise Institute y reconocido conservador, ha dicho que el calentamiento global no es “ nada de lo que haya que preocuparse” y que el Plan de Energía Limpia es “ilegal”.

Otro nombre que también llamó la atención es Harold Hamm, un multimillonario en el mundo petrolero, quien suena como candidato para ser Secretario de Energía.

Por su parte, la ex candidata a la vicepresidencia Sarah Palin parece ser la ‘mejor opción’ para ocupar el puesto de Secretaria del Interior, un cargo con la responsabilidad de supervisar y administrar las tierras públicas y el servicio de parques nacionales de EEUU. Palin ha defendido abiertamente la perforación de petróleo y gas, y ha descrito a los combustibles fósiles como “ cosas que Dios ha puesto en la Tierra para el uso de la humanidad”.

Si ya el futuro del planeta está en riesgo, con estos anuncios la preocupación podría pasar a otro nivel. En manos de quienes ocupen estos cargos estará buena parte del futuro del medio ambiente en Estados Unidos y, en consecuencia, del planeta.

Con el Congreso y la Casa Blanca en poder de los republicanos y un Tribunal Supremo que probablemente se mantendrá conservador durante el mandato de Trump, el panorama ambiental no es alentador.

Ya hay ejemplos que demuestran el alcance de un gobierno que no se preocupa por el impacto de las industrias sobre el medio ambiente. Por ejemplo, “bajo la segunda administración de George W. Bush hubo una prohibición de hablar sobre el calentamiento global en los Parques Nacionales, en virtud de un decreto del Secretario del Interior”, como advirtió Dwight Pitcaithley, quien fue miembro del Servicio de Parques Nacionales durante 30 años y ahora es profesor de la Universidad Estatal de Nuevo México.

Trump ha dicho que pretende ahorrar unos $1,000 millones que ahora se destinan planes relacionados con el cambio climático, lo que significa dejar de invertir en energías limpias y dejar el cuidado del medio ambiente a la suerte de otros intereses.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad