Decomiso en Florida muestra cómo se siguen comercializando las aletas de tiburón en EEUU

El aleteo, que consiste en quitarle las aletas al tiburón y devolverlo al agua, está prohibido en Estados Unidos, pero no lo está la venta de aletas. La incautación de un cargamento con decenas de estas revive el debate sobre la oportunidad que ofrece ese mercado de motivar la pesca de esta especie de forma ilegal.
6 Abr 2017 – 1:37 PM EDT

Las autoridades de la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de la Florida (FWC) decomisaron en marzo un cargamento de aletas de tiburón de un barco camaronero en Key West. En Estados Unidos está prohibido el aleteo de tiburones, que consiste en cortarle las aletas al tiburón y tirar el resto del cuerpo vivo al mar, pero la venta de aletas no.

Los oficiales de la FWC descubrieron en marzo un barco de pesca de camarones en aguas de Florida con un cargamento de entre 30 y 40 pares de aletas de tiburón a bordo. Como no había cuerpos de tiburones a bordo de la embarcación, se presume que los animales a quienes les pertenecen fueron devueltos al océano sin sus aletas. La causa de esta incautación está aún en proceso, confirmó la Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés).

El llamado aleteo o desaleteo de tiburones es una práctica de pesca cruel, pues provoca que estos animales se vayan hasta el fondo del mar, aún vivos sin poder ni moverse y allí mueran de inanición. Los pescadores hacen esto porque las aletas tienen un buen precio en el mercado asiático, pero no así el resto de la carne del animal y entonces, ellos prefieren no ocupar el espacio de sus botes con material que no les resulta rentable para venderlo.

El aleteo de tiburón es ilegal en Estados Unidos por ley federal desde el 2000 y existen otras regulaciones aprobadas en 2008 que obligan a que el tiburón pescado sea llevado a tierra con sus aletas atadas naturalmente. En la mayoría de los estados es legal quitar las aletas de los tiburones una vez que se han traído a la orilla.

La práctica del aleteo, además de ser cruel con el animal, tiene graves implicaciones económicas y ambientales, pues significa un desperdicio de recurso marino, una pérdida de fuente de alimento y una seria amenaza a la sostenibilidad de estas especies y su hábitat.

Los activistas ambientales de organizaciones como Oceana aseguran que el mercado interno estadounidense juega un papel vital en el fomento de la práctica del aleteo en todo el mundo. Al menos cinco de los 11 países exportadores de aletas a Estados Unidos no tienen prohibiciones para impedir que los cuerpos de los tiburones sean devueltos al mar una vez que se les cortan las aletas.

"Cuando los importamos, no tenemos ni idea de si proceden de pesquerías sostenibles de tiburones", dijo Mariah Pfleger, una científica de Oceana, en una entrevista con The Miami Herald.

El reciente decomiso en la costa de Florida plantea dudas y nuevas interrogantes sobre si el mercado estadounidense está contribuyendo a la pesca de forma ilegal de estos animales y con ello provocando un daño irreparable al océano.

Si bien el mercado principal de aletas de tiburón está en Asia, en EEUU también se consume, según Oceana. La comercialización de aletas de tiburón es responsable de la muerte cruel de al menos unos 70 millones de tiburones cada año.

Aunque sus promotores insistan, no existe evidencia de las propiedades curativas que supuestamente tiene el consumo de la sopa de aletas y, por el contrario, se ha demostrado que consumirlas puede ser perjudicial para los seres humanos pues contiene altos niveles de mercurio y BMAA, una neurotoxina vinculada con enfermedades degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

Aún se desconoce dónde o cómo se hicieron las capturas de los tiburones ni el desaleteo, pero el barco camaronero incautado se ubicaba unos 20 kilómetros al noroeste de Key West.

El caso es manejado en el momento por la agencia federal NOAA. "Es demasiado pronto para revelar detalles específicos", dijo la portavoz de NOAA Kim Amendol. No se han hecho acusaciones ni arrestos, dado que esto todavía está bajo investigación.

A principios de este año fue presentado un proyecto de ley en el Congreso para eliminar el comercio de aletas de tiburón en Estados Unidos. La ley de eliminación de ventas de aletas de tiburón ( H.R. 1456) fue presentada por el Representante Ed Royce y busca prohibir la posesión, venta y compra de aletas de tiburón en el país.

"Estados Unidos puede servir de ejemplo para el resto del mundo cerrando su mercado para las aletas de tiburón, que a menudo se consiguen dejando a estos animales sufrir una muerte lenta y dolorosa en el fondo del océano", advierte Royce.

A pesar de contar con el respaldo bipartidista, el proyecto de ley se enfrenta a la oposición de la industria de la pesca de tiburones, con cabilderos que argumentan que la prohibición de la exportación de aletas de tiburón dejaría a los pescadores estadounidenses sin trabajo.

Según un informe de Oceana, esto no es verdad. Mientras los ingresos del turismo de tiburones dejaron aproximadamente 220 millones de dólares en Florida y apoyaron la creación de más de 3,700 empleos durante 2016, la pesquería de tiburones en Florida generó sólo 960,000 dólares en desembarcos comerciales.

Vea también:

Rob Stewart: el cineasta amigo de los tiburones que desapareció en las aguas de Florida

Loading
Cargando galería