null: nullpx

Científica de EEUU usa truco de su abuela mexicana para purificar con cactus el agua

Según NOAA Fisheries, las granjas de peces o tanques de cultivo sonhoy responsables del cultivo del 50% de los alimentos del mundo.
15 Mar 2016 – 11:55 AM EDT

Por Alejandra Vargas M. y Mónica Isola W.

Cuando era niña, ella veía a su abuela mexicana hervir extractos de cactus para limpiar el agua de sedimentos y hacerla potable.

Esa imagen nunca abandonó su mente y actualmente, Norma Alcantar es bioquímica y dedica sus horas a estudiar el uso de la planta del nopal para descontaminar el agua de ríos tras un terremoto –como el de Haití– y del océano tras derrames de petróleo –como el desastre de la plataforma Deepwater Horizon en el 2010–.

Su última investigación tiene que ver con peces y fue presentada en la Reunión Nacional de la Sociedad Americana de Química (ACS), la sociedad científica más grande del mundo.

Con ella, Alcantar logró comprobar el beneficio del truco de su abuela con los cactus en una nueva aplicación: quitarle a los peces y mariscos de cultivo el olor y sabor intenso a tierra y humedad que tanto molesta a los consumidores.

Pareciera ser un aporte menor pero no lo es. Según NOAA Fisheries, las granjas de peces son hoy responsables del 50% de los alimentos marinos del mundo.

Los peces que provienen de estos sistemas acuícolas de recirculación (RAS) pueden tener sabores y olores desagradables debido a que, para evitar desperdicio de agua, el agua del proceso se recircula varias veces.

El sabor “terroso” del agua en la que viven los peces se crea por el crecimiento bacteriano.

Según Alcantar, del departamento de Química e Ingeniería Biomédica de la Universidad de Florida del Sur en Tampa, “esto es un gran problema puesto que estos compuestos se absorben en la piel y carne del animal marino y es muy difícil poder remediar la calidad del producto. Como consecuencia, el precio de estos productos se ve afectado proporcionalmente”.

Entonces, el empleo de extracto de cactus puede ser una solución fácil, barata y efectiva para combatir esto por muchas razones.

Los cactus son fáciles de cultivar y mantener porque son abundantes y crecen en todas partes, además, no requieren agua y no son tóxicos.

Además, la química interna del nopal es capaz de atraer y absorber esos componentes de forma sencilla.

"El mucílago también atrae a los sedimentos, bacterias y otros contaminantes. Captura estas sustancias y forma una masa grande, un material que se parece al algodón de azúcar y que luego se asienta", dice Norma Alcantar, quien reconoce que su eficacia no es del 100%, pero que combinada con otras reacciones, permite un proceso sencillo y funcional.

Para la investigadora, este hallazgo puede ser un enorme aporte económico y ecológico en todo el mundo.

Por ello, cuenta con el apoyo de la Fundación Nacional de Ciencia (NSF), la Iniciativa de Investigación del Golfo de México, el Laboratorio y Acuario Marino Mote y el Consejo de Revisión de Acuicultura del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida para realizarlo.

En contraste con la producción mundial de la pesca de captura,desde mediados de la década de 1980, la acuicultura ha mantenido una tasa de crecimiento anual del 8,3% en todo el mundo.

En los Estados Unidos, las ventas de la acuicultura marina crecieron una media del 13% entre el 2007-2011, liderado por aumentos en la producción de ostras y salmón. No es raro que ste tipo de granjas se hayan hecho muy populares porque ofrecen una oportunidad de generar alimentos accesibles en comunidades que no tienen muchas opciones de empleo remunerado.

EEUU. ocupa el puesto número 15 en la producción total de la acuicultura.

Alcantar y su equipo saben que el extracto del nopal es una gran promesa para el campo acuícola y hasta para la salud humana, por eso, los investigadores ya están estudiando actualmente la composición química de la mucílago, que se compone de carbohidratos y algunos 60 azúcares, con el objetivo de sintetizar en un laboratorio.

Entre otras cosas, ellos buscan cómo depurar la técnica para su uso masivo y continuar indagando en otros valiosos usos del mucílago del cactus, como purificar el agua contaminada con arsénico o su empleo en el tratamiento del Alzheimer.

También se continuará con el análisis de su efecto como dispersante de petróleo en el agua.


Publicidad