null: nullpx

Centenares de jabalíes que viven en Fukushima serán sacrificados por altos niveles radioactivos

Cientos de jabalíes radioactivos circulan las calles de los pueblos evacuados. Estos presentan hasta 130 veces más radiación de lo que se considera seguro por alimentarse de plantas contaminadas.
15 Mar 2017 – 6:43 PM EDT

Los pueblos Namie y Tomioka, que quedan dentro de la zona de exclusión de 20 km a la redonda de la planta nuclear, ya tienen fecha para ser abiertas parcialmente a las personas tras el desastre ocurrido en Fukushima, Japón, en año 2011, en el que un tsunami le causó daños a la planta nuclear Daiichi.

Está previsto que los antiguos pobladores regresen a sus hogares el 31 de marzo y 1 de abril respectivamente.

Pero las condiciones no parecen estar listas para su retorno. Las infraestructuras han sufrido mucho deterioro por el abandono y las pilas de bolsas con desperdicios radioactivos son una vista común en las calles del área.

Sumado a ello, los jabalíes que solían habitar las montañas vecinas, han incursionado en los pueblos tras la evacuación y se hallaron cómodos allí, libres de amenazas y depredadores y con abundantes recursos. En este tiempo, han acabado con la agricultura local y se han alimentado de plantas contaminadas con radiación.

Estos presentan hasta 130 veces más radiación de lo que se considera seguro por alimentarse de plantas contaminadas.

Un estudio realizado por la prefectura de Fukushima demostró que de una muestra de 208 jabalíes capturados entre 2016 y principios de 2017, 106 de estos contenían niveles radioactivos mayores a los considerados seguros por el gobierno japonés. Algunos presentaban hasta 13,000Bq/kg (becquerelios por kilogramo), donde el límite establecido es de solo 100.

El mayor reto es que estos jabalíes radioactivos se han multiplicado y colonizado los pueblos. También hay registros de ataques contra personas.

Con el objetivo de normalizar la situación, las autoridades evalúan estrategias de manejo de especies como contratar cazadores especializados para que erradiquen a las criaturas contaminadas.

Estos cazadores plantan más de 30 jaulas dos veces por semana en el área. Por la abundante cantidad de jabalíes, estas tienen una efectvidad del 80%.

Una vez capturados, los animales radioactivos son sacrificados y luego se los transporta a un establecimiento donde se hacen descomponer los cuerpos por la acción de bacterias.

El consumo de la carne de estos está prohibido debido a sus niveles de contaminación, en un claro intento de ‘limpiar’ los pueblos antes del regreso de las personas. Desde abril, tan solo en Tamioka, ya se han capturado más de 300 animales, reportan las autoridades.

Debido a que la población de jabalíes está bien establecida y reproduciéndose, se cree que este trabajo tendrá que continuar por tiempo aún después del regreso de las personas.


Animales en Chernóbil

Loading
Cargando galería
Publicidad