null: nullpx

Australia recibe al "monstruoso" ciclón Debbie

El fenómeno natural golpea la costa de Queensland con vientos de hasta 155 millas por hora tras una evacuación de miles de pobladores debido al poder destructivo de la tormenta, la más grande en un lustro.
27 Mar 2017 – 3:10 PM EDT

Miles de personas abandonaron en las úlrimas horas el noreste de Australia ante la llegada del ciclón Debbie, que en estos momentos azota la costa de Queensland con vientos de hasta 155 millas por hora (250 km/h).

Las autoridades locales estuvieron urgiendo a las personas que viven especialmente en zonas costeras que evacuaran lo más pronto posible el área, que ya recibe olas de hasta 26 pies (8 metros).

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, hizo el llamado urgente pese a que miles ya abandonaron una extensa franja costera ante la llegada del fenómeno natural este martes.

Los servicios de ferry y de tren, así como el aeropuerto de la zona fueron cerrados ante la llegada del ciclón categoría 4.

La tormenta está llegando a la costa entre las localidades de de Ayr y Mackay, cerca de las islas Whytsunday, un sitio turístico muy popular.

Horas antes, Bruce Gunn, director regional del buró de meteorología de Quennsland, pidió a la gente que vive en la costa y áreas bajas proclives a inundaciones seguir el consejo de los servicios de emergencia locales y reubicarse mientras hubiese tiempo.

Gunn afirmó que Debbie mantendrá fuerza de ciclón aún cuando toque tierra y se cree que su poder destructivo sea significativo así como la cantidad de lluvia que llevará a la zona.


El tamaño de Debbie no era visto desde 2011, cuando tocó tierra en la zona la tormenta tropical Yasi, que causó miles de millones de dólares en daños.

Es probable que la fuerza de los vientos de Debbie sea capaz de lanzar autos por los aires y las autoridades locales predicen que habrá daños estructurales de consideración en las casas que estén cerca del ojo de la tormenta.

La policía de Queensland ya reportó una víctima en un accidente de tránsito asociado a la tormenta.

También se esperan inundaciones generalizadas. Para los que decidieron quedarse en zonas más alejadas de la costa, los supermercados han sido el centro de la atención, ya que se han registrados largas filas consecuencia de la necesidad de aprovisionarse de bienes como baterías, alimentos y agua, necesarios ante los cortes de energía que ocurren tras la tormenta.

Publicidad