Aunque el presidente Trump lo anuncie, EEUU no puede salir del Acuerdo de París hasta 2020

“Lo que escuchamos es un mensaje político que no tiene ningún fundamento legal”, explica a Univision Christiana Figueres, exjefa de la ONU sobre cambio climático y líder clave en la firma del Acuerdo del París.
8 Jun 2017 – 9:16 PM EDT

EEUU no puede salirse del Acuerdo de París hasta el 2020. El reciente anuncio del presidente Donald Trump "denota una triste ignorancia de cómo funcionan los tratados multilaterales” y “lo que escuchamos es un mensaje político que no tiene ningún fundamento legal”. Así lo explica a Univision la propia Christiana Figueres, ex Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, una líder clave en la firma del Acuerdo del París.

Según Figueres, previendo posibles desertores, el Acuerdo de París ya había definido que los países no podrían abandonarlo durante los primeros tres años y que cuando decidieran hacerlo, no sería efectivo hasta un año después.

Como el Acuerdo de París entró en vigencia en noviembre del 2016, aunque Trump puede expresar su deseo de salirse de él, sólo podrá comunicar oficialmente a Naciones Unidas que Estados Unidos sale del pacto hasta casi el final de su actual mandato, es decir, a partir del 5 noviembre del 2019.

Pero ni siquiera ese año se hace efectiva la salida. El protocolo de salida requiere de un año más para formalizar la deserción, de modo que, si Trump envía la petición de retirada a ONU en el 2019 -y no ahora, que no tiene validez legal-, EEUU estaría oficialmente fuera el 5 de noviembre de 2020, justo un día después de las próximas elecciones presidenciales.


Eso significa que está en las manos de los electores reafirmar la decisión de Trump. En este escenario, reelegirlo significaría avalar la salida efectiva del país. Pero, significa también que un cambio de presidente podría revertir nuevamente la decisión y reincorporar a EEUU en el Acuerdo de París por decreto presidencial.

“Los EEUU entraron dentro del Acuerdo de París por decreto ejecutivo y pareciera que pretende salir por decreto ejecutivo. Si un escenario así ocurre, podría también reincorporarse por un decreto ejecutivo. Vamos a ver para entonces... ”, dijo la exjefa de la ONU sobre cambio climático.

¿Y mientras tanto?

Para todos los efectos, técnicamente EEUU no ha salido del Acuerdo de París. Por esta razón, durante toda la administración Trump, EEUU puede participar en las reuniones y discusiones climáticas del Acuerdo si lo quisiera hacer. “Ahora bien, no sabemos aún si lo van a hacer. Ellos tienen la opción de no participar. Pero esa es una decisión que ellos van a tener que tomar, si no la han tomado ya”, recalca Figueres.

Así por ejemplo, los negociadores de 195 países se reunirán en noviembre próximo en Bonn, Alemania, para discutir cómo llevar a cabo el Acuerdo de París. Aunque cada nación ya ha presentado sus promesas o metas y plan para cumplirlas, ahora sigue la creación de mecanismos para fiscalizar que así sea. A partir del 2018, los países deben implementar sus medidas y utilizarán la “presión de pares” (entre países) para promover el cumplimiento de esos objetivos de reducción de emisiones.

Ahora bien, ante la negativa también anunciada de Trump de otorgar el dinero que EEUU había prometido a las naciones más vulnerables para prepararse contra el impacto del cambio climático, ¿qué se espera que ocurra?

Figueres explica que contribuir económicamente con las iniciativas de mitigación en los países más vulnerables no es parte, estrictamente, del Acuerdo de París. “Lo que conocemos como el Fondo Verde al clima no está dentro del acuerdo legal de París. Por lo que Estados Unidos no tiene ninguna obligación económica. Este país se había comprometido con $2,000 millones de los cuales ya $1,000 fueron entregados y están ejecutándose”, detalla.

“No sabemos aún qué va a pasar con los siguientes $1,000 ni las implicaciones que tendría que incumpla. Sabemos, sin embargo, que por las innumerables reacciones de apoyo al Acuerdo global, posiblemente se encuentre apoyo desde iniciativas privadas para recaudar y entregar ese dinero a las naciones que están contando con ello”, recalca Figueres, mientras aclara que el dinero ofrecido por iniciativas como la difundida por el exalcalde de Nueva York Bloomberg de 15 millones de dólares no se destinarán al Fondo Verde.

“Como todos los países miembros deben contribuir de manera equitativa a la operación de la Secretaría de Naciones Unidas para cambio climático, el dinero anunciado hasta ahora es la contribución estadounidense a esta organización”, precisa.

Independientemente de la voluntad personal y política expresada por Trump en días recientes, Figueres asegura que la reacción internacional, generando alianzas entre ciudades, estados y países, está provocando un avivamiento de la lucha ambiental en todos los sectores y fuerzas productivas de EEUU y el mundo, con consecuencias que ella evalúa como muy positivas para el futuro del planeta para “llegar más arriba de las metas del Acuerdo de París y más rápido”.


El cambio climático en imágenes

Loading
Cargando galería
Publicidad