null: nullpx
Educación Pre-Escolar

Retrasar la escolaridad de los niños prematuros tiene consecuencias adversas

Nacen con desventajas cognitivas que pueden persistir hasta la adultez.
11 Mar 2016 – 12:45 PM EST

Retrasar la escolaridad de los niños prematuros tiene consecuencias adversas en su futuro porque tienen desventajas cognitivas que pueden persistir hasta la adultez si no se intervienen temprano, según un nuevo estudio de la Universidad de Warwick, en Inglaterra.

Según el reporte, uno de cada 10 nacimientos en todo el mundo, y en Estados Unidos, son prematuros. Los niños prematuros llegan al mundo con una serie de problemas propios a su falta de desarrollo, tales como dificultades en el aprendizaje, de destrezas sociales, de conducta, emocionales y condiciones motoras.

La interrogante es si pueden superar esos problemas con el tiempo, qué consecuencias tienen a largo plazo y cuánto los puede ayudar la escuela.

La investigación se basó en tres estudios de cohorte (observación de una población a través del tiempo) llevados a cabo en Inglaterra e Irlanda, y uno en Alemania.

Los científicos "hallaron que los niños moderadamente, muy y extremadamente prematuros, nacidos antes de las 34 semanas de gestación, tienen más probabilidades de tener déficits cognitivos y dificultades en el aprendizaje que los nacidos a término".

Los prematuros exhiben también menos destrezas en lectura y matemáticas, y las dificultades en matemáticas tienen un "efecto directo, independiente...en los ingresos en la adultez".

Una cantidad significativa de prematuros, por su parte, reportan más problemas financieros y desempleo, y están menos representados en las carreras profesionales que otros niños nacidos a término, porque nunca alcanzan a sus pares.

"A los 42 años de edad los adultos nacidos prematuramente tienen más posibilidades de tener ingresos más bajos y menos probabilidades de ser dueños de su propio hogar que aquellos que nacieron a término", explica la investigación.

Los científicos aseguraron que las deficiencias cognitivas pueden tratarse con educación, y por ello recomendaron no retrasar la escolaridad de los prematuros.

Hay padres que optan por no enviar a sus hijos prematuros a la escuela a la edad que se supone que vayan porque son más inmaduros que sus compañeros nacidos a término.

Esa estrategia, dijo el jefe de los investigadores, es errada.

"Todos los niños prematuros nacidos antes de las 34 semanas de gestación se pueden beneficiar de un seguimiento regular luego de ser dados de alta del hospital. Se requieren intervenciones cuando se acerque el momento de entrar a la escuela para facilitarles...un comienzo óptimo. No recomendamos retrasar la entrada a la escuela", explicó Dieter Wolke, director de la investigación.

Retrasar la entrada a la escuela podría tener alguna ventaja en caso de que el plantel no cuente con maestros preparados para darle apoyo adicional a los prematuros, como es el caso a menudo.

"Los maestros y psicólogos educativos reciben poco entrenamiento formal en los efectos de los nacimientos prematuros en el desarrollo y aprendizaje de los niños a largo plazo. y a menudo no están al tanto de las estrategias apropiadas para apoyar a los niños prematuros en el aula", agregó otra investigadora, Samantha Johnson, de la Universidad de Leicester.

Sin embargo, los investigadores no hallaron ninguna mejora en el desempeño académico de los prematuros cuyos padres optaron por retrasar su escolaridad.

"Los niños que retrasaron la entrada a la escuela por un año no tuvieron mejor desempeño en sus evaluaciones académicas...a pesar de ser en promedio ocho meses mayores que los niños que entraron a la escuela a la edad apropiada", dice el reporte.

Por el contrario, concluyeron que retrasar la escolaridad afecta los resultados en los exámenes estandarizados en lectura, escritura y matemáticas administrados a los ocho años de edad.

El estudio fue financiado por la Fundación Nuffield, que apoya investigaciones en el campo de la educación y políticas sociales.

Publicidad