null: nullpx

Un nuevo mundo de oportunidades y sueños

“Hoy vamos a presenciar un hecho histórico: veremos a la primera mujer en la historia de los Estados Unidos en aceptar la nominación para presidenta del país”.
Opinión
Directora de Comunicaciones de Latino Victory Project
2016-07-28T15:18:32-04:00

Esta semana los demócratas nominaron a la primera mujer para presidente de los Estados Unidos, rompiendo así una barrera más para las próximas generaciones y abriendo un nuevo mundo de oportunidades y sueños para nuestras hijas. Y hoy por la noche Hillary Clinton dará un discurso aceptando la nominación y dará cierre a una convención muy diferente a la que vimos en Cleveland.

Durante las últimas dos semanas, las convenciones electorales nos han mostrado dos visiones opuestas para el futuro de nuestro país. En una, la visión fue pintada con discursos de miedo, pánico y racismo; y en otra, con palabras de unidad, inclusión, amor y paz. Gracias a las convenciones, hemos presenciado en vivo y en directo los contrastes entre el Partido Republicano y el Partido Demócrata. Y estos contrastes no han sido ignorados por la comunidad latina.

Con una lista de oradores que no reflejó la diversidad de este país, la convención republicana le dio espacio y un micrófono a las voces más antiinmigrantes, homófobas y sexistas del Partido Republicano –entre ellos estaba el representante Steve King y el sheriff del condado de Maricopa en Arizona Joe Arpaio– quienes orgullosamente propagaron odio y miedo durante la semana entera para ganar el voto de quienes quieren ver a este país segregado de nuevo, donde los latinos, afroamericanos y las mujeres somos menos.

En el polo opuesto se encuentra el partido Demócrata que, con su mensaje de unión, inclusión, respeto, dignidad y prosperidad, aparece como el partido que llega al rescate, como una brisa de aire fresco en medio del calor infernal del miedo y odio que formaron los republicanos en Cleveland.

En la convención demócrata, se reconoció que este es un país de inmigrantes, y se reconocieron la lucha y las contribuciones de los dreamers y de la comunidad indocumentada por medio de las voces de Astrid Silva, Karla Ortiz y su madre Francisca Ortiz. Nuestra cofundadora, Eva Longoria, y los congresistas Luis Gutiérrez, Linda Sánchez y Rubén Gallego, hablaron sobre su experiencia, sobre las contribuciones de nuestra comunidad latina y de lo que nos hace hoy por hoy, ya un gran país.

En Filadelfia no hubo tiempo para el miedo. En cambio, varios artistas subieron al escenario y se unieron al estadio entero cantando una canción con el mensaje: “lo que el mundo necesita es más amor”. Ha sido una semana para sanar heridas, sanar nuestra alma después de tanto odio, y para renovar nuestra creencia en los valores de este país. Hemos hablado de planes concretos y de ideales que pueden ser propuestas reales lideradas por la persona más calificada para manejar la presidencia: Hillary Clinton.

Durante ambas convenciones, la comunidad latina ha estado despierta, escuchando, y al pendiente. Durante la convención Republicana, Latino Victory Fund, Latino Decisiones y Fusion hicimos una encuesta para asesorar la reacción de electores latinos hacia la convención, y el efecto que esta reacción tiene sobre su punto de vista del partido Republicano y de candidatos de dicho partido. La encuesta indica que 72% de los latinos estaban poniendo atención a la convención republicana.

De acuerdo con el sondeo, un promedio de 80% de los latinos dijeron no favorecer a Trump; el 82% lo describió como “racista” y 81% dijo pensar que Trump es inestable. Solo un 18% indicó que Trump respeta a las mujeres, y a pesar de la insistencia de Trump de que los latinos lo “amamos,” un 88 por ciento dijo no amar al candidato Republicano. Para añadirle más sal a la herida, un 79 por ciento de electores latinos describieron al partido Republicano (en general) como negativo (79 por ciento), anti-inmigrante (78 por ciento) y peligroso (76 por ciento).

Ronald Reagan decía que los latinos somos republicanos pero que todavía no lo sabíamos. Con esta retórica es difícil pensar en algún latino que se sentiría orgulloso de ser parte del Partido Republicano. De hecho el mismo Ronald Reagan ha de estar dando vueltas en su tumba al ver lo que ha pasado con su partido. Pero de acuerdo con una nueva encuesta de Latino Victory Fund y Latino Decisions, la división entre los latinos y el Partido Republicano va más allá de la retórica racista de Trump.

Los resultados de la encuesta dicen que el 64% de los latinos prefieren la plataforma del Partido Demócrata; el 95% apoya investigar los antecedentes de una persona antes de vender un arma; el 94% apoya una igualdad salarial; y el 80% quiere que el gobierno actúe para combatir el cambio climático y cree nuevos trabajos en el área de energía renovable.

En la misma encuesta también encontramos que la mayoría de Latinos creen que Hillary es la mejor persona para lidiar con asuntos como: conseguir acceso a educación universitaria asequible para todos, representar a los Estados Unidos alrededor del mundo, escoger a los próximos jueces para la Corte Suprema de justicia, y reformar nuestro sistema de justicia criminal.

Con el cierre de la convención demócrata entramos al estrecho final de las elecciones. El contraste entre ambos partidos, ambas convenciones, ambos candidatos y ambas plataformas no podrían ser más claros. El cierre de la convención republicana nos dejó temblando del miedo después de escuchar a Trump. En la demócrata en cambio, hoy vamos a presenciar un hecho histórico: veremos a la primera mujer en la historia de los Estados Unidos en aceptar la nominación para presidenta del país. Dados los números que tenemos, será un gran día para este país, para las mujeres y, sí, también para los latinos quienes en su mayoría apoyamos a Hillary Clinton.

Durante sus cuatro décadas de servicio público, Hillary ha hecho mucho por nosotros, y sabemos que en la Casa Blanca Hillary y Kaine serán nuestros embajadores y campeones. Saliendo de ambas convenciones, queda claro que los latinos confían en Hillary y en sus políticas. Hillary nunca se ha dado por vencida y no sale huyendo a la hora de una batalla. Hillary ha luchado por nosotros y ahora nos toca a nosotros luchar por ella.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad