null: nullpx

¿Trump es realmente el único desinformador que Twitter logró encontrar en 24 horas?

“El paso adoptado por Twitter parece seguir el camino adecuado, puesto que busca hacer frente a la desinformación. Lo malo es que le faltan tantos grados de transparencia que queda difícil defenderlo por ahora”.
Opinión
Directora adjunta de la International Fact-Checking Network y fundadora de la Agência Lupa.
2020-05-28T12:22:19-04:00
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Van más de 24 horas desde que Twitter añadió una etiqueta azul a un tuit publicado por el presidente Donald Trump para sugerir que los usuarios de la plataforma busquen más informaciones sobre el voto por correo. Hasta donde se sabe, esta es la forma que la empresa ha encontrado para señalar la presencia de contenidos engañosos. Lo curioso, sin embargo, es que desde que el sistema pilló a Trump, no ha vuelto a encontrar a ningún otro político desinformando. Y esta es solo una de las críticas que el nuevo sistema está recibiendo.

Antes de todo, que quede claro: desde el punto de vista de un factchecker profesional, el tuit de Trump no ha sido verificado. En su etiqueta azul, Twitter no emite un veredicto sobre el grado de veracidad del contenido publicado por Trump. No dice que es "falso" ni que es "verdadero". Cuando el usuario hace click en el enlace, no encuentra un artículo detallado, con varias fuentes asociadas, como suele pasar con los factchecks (chequeos de datos). Encuentra una colección de tuits hechos por medios de comunicación; o sea, un conjunto de informaciones que, en realidad, aportan contexto.

El paso adoptado por Twitter parece seguir el camino adecuado, puesto que busca hacer frente a la desinformación. Lo malo es que le faltan tantos grados de transparencia que queda difícil defenderlo por ahora.

En la lucha contra las falsedades, es importante tener una metodología de trabajo muy clara. Dudas sobre cómo o quiénes podrán recibir esta nueva etiqueta, quiénes son responsables por crear los ‘ moments’ y cómo se eligen los tuits que componen estas colecciones, no pueden existir.

Twitter también debería ser transparente con relación a la evolución del sistema. ¿Está pensado solo para los Estados Unidos o también se aplicará en todo el mundo? Si la idea es internacionalizar la nueva herramienta, que haya un estudio cuidadoso sobre el uso de tuits personales en los ‘ moments’. En determinados países, esto puede significar exponer a un individuo a sobredosis de odio y amenazas virtuales.

Desde 2016, la International Fact-Checking Network (IFCN) mantiene un Código de Ética y Principios, y lo hace por entender que criterios como transparencia y apartidismo son vitales en la batalla contra la desinformación. Bajo la luz de este código, no tiene sentido, por ejemplo, que en 24 horas Twitter solo haya aplicado su nueva etiqueta a una persona.

No hay dudas de que el tuit de Trump sobre el voto por correo es engañoso, pero en las últimas horas, seguro que en Twitter se han publicado falsedades igual de graves sobre otras elecciones del mundo, y esos tuits no llevaron la etiqueta azul de contexto.

Al dar este paso unilateral y aparentemente sin respaldo técnico, Twitter parece no medir las consecuencias. En un primer momento, eleva la polarización en los Estados Unidos por permitir que los republicanos asuman el discurso de que la herramienta será utilizada en contra de ellos. Después, abre espacio para que el presidente abra una discusión sobre regulación de plataforma, siguiendo el tono de ideas peligrosas ya vigentes en países asiáticos. Finalmente, pone en jaque la comunidad de factcheckers que, sin haber participado de esta decisión, es súbitamente tratada como rival político.

El factchecking existe en los Estados Unidos desde los años 1990. Que una empresa estadounidense ignore esta información y todo el aprendizaje acumulado por los factcheckers del país es, por lo menos, un desperdicio.

A las diez de la noche, Twitter publicó que la nueva etiqueta sirve para señalar su política de integridad cívica. Para la empresa, los tuits de Trump, "pueden confundir a electores sobre qué tienen que hacer para recibir el voto y participar en el proceso electoral".

Esta columna forma parte de una alianza entre Univision Noticias y la International Factchecking Network (IFCN) / Poynter Institute con el fin de combatir la desinformación. Se publica simultáneamente en español y en inglés.

En colaboración con Luminate


¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés